El cocido maragato en Casa Coscolo


02-09-2014    |   


ARTÍCULOS



Por unos u otros motivos ser cocinero hace que mi interés aumente por disfrutar de lugares con encanto gastronómico, es decir, busco no solo aquellos lugares donde se disfruta de un buen producto y de una buena cocina, sino, de aquel lugar que también lleve unido una historia, un lugar, un escenario o algo que haga ser diferente e inimitable a lo demás. Lugares en muchos casos creados por el propio paso del tiempo y que gozan de reconocimiento popular (el más importante) y enorme encanto. Ser únicos siempre es un punto a favor y muchas veces se consigue con las cosas más sencillas. En esta ocasión mi viaje me lleva a Astorga, tierra de producto, abundancia, donde la legumbre y las chacinas son absolutas protagonistas entre muchos otros productos. Apenas cinco kilómetros nos separan desde Astorga del lugar del que hoy os quiero hablar y del que seguro muchos conocéis. Su nombre Casa Coscolo en el pequeño pueblo de Castrillo de los Polvazares considerado Conjunto Histórico-Artístico. Allí Pedro y Eva Coscolo regentan esta Hostería desde que decidieron hace ahora 12 años dar un giro a su vida y dejar sus respectivos trabajos, no relacionados con la hostelería, para embarcarse en esta aventura vivida en este pueblo de película.

 

 

 

 

 

Entre calles empedradas por donde no caminan vehículos sino personas existen varios restaurantes y todos con algo en común... ofrecer el mejor cocido maragato posible. Casa Coscolo es mi restaurante, mi casa, y mi  lugar donde comer este famoso plato, que descubrí no solo por un buen amigo sino también por tantos y tantos buenos comentarios de la gente. No os mentiré,  no son ni una ni dos los visitas que he hecho a esta casa, y espero que sean muchas más, en todas las ocasiones la experiencia ha sido espectacular. Aquí no hay que preocuparse en elegir lo que queremos comer y eso se agradece. A  Casa Coscolo se viene a comer cocido maragato, aunque tengan otras opciones para algunas excepciones.  En la comarca de la maragatería son muchas las leyendas que giran en torno a la historia de este plato, alguna asegura que tradicionalmente alimentaba a los trabajadores del campo en una sola comida para recuperar fuerzas después de un duro día de trabajo, pero también contamos como leyenda popular, que los mariscales de Napoleón durante el sitio de Astorga y teniendo su cuartel general en Castrillo de los Polvazares, decidieron comenzar a comer el pote por lo más consistente, sabiendo que la batalla estaba a punto de comenzar. Erraron dicha previsión y dándoles tiempo a seguir comiendo fueron dando buena cuenta de los garbanzos y del caldo. También se dice por la zona, que los arrieros maragatos en sus largos viajes a pie con las recuas de mulas, preparaban el puchero y empezaban a comerlo por lo sólido para que no se les enfriara y terminaban con el caldo caliente. Y por último escuchando a los mayores, “si sobra algo que sobre el caldo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este popular plato consta básicamente de elementos del campo en tres vuelcos, sopa de fideos, garbanzos con berza y patata, y carnes. Su característica es que se sirve 'a la inversa', siendo degustadas primero las carnes del cocido, para continuar con las verduras y garbanzos y rematar con la sopa. Que os voy a comentar del que considero mi plato preferido, siendo espectacular de principio a fin con la particularidad de terminar con la sopa, algo que "como bien dice mi padre" asienta la comida en el estómago. El inicio es una fantástica fuente de carnes compuesta por morcillo de ternera, gallina, lacón, chorizo, cecina, tocino, oreja, morro, pata, y el sabroso relleno en la que también encontramos una rica costilla ahumada. Le sigue un espectacular garbanzo de Pico Pardal de extraordinaria cocción, como es de esperar de la tierra, junto a la berza y la patata. Para finalizar una sopa contundente,  llena de sabor que hace de este momento un auténtico placer. De postre no hay opción posible, sus espectaculares natillas son el mejor y más recomendable final.

 

Sea verano o invierno siempre es buen momento para degustar estos platos de nuestro recetario tradicional. Pedro y Eva son un encanto y junto a su equipo hacen, a nosotros los clientes, sentirnos en casa desde el minuto uno. Esto es de agradecer, pero también es de halagar la dedicación y la lucha, para nada fácil, de promoción de lo que es su tesoro más preciado, su negocio, su ubicación y su proyecto. Soy consciente de que muchas veces se olvida a los más pequeños y no por ello menos importantes. Yo no lo voy a hacer y si hablo de esta casa y de esta plato popular es por que merece que dediquéis vuestro tiempo a conocerlo en profundidad. Y a todas esas instituciones, organismos, asociaciones o firmas que tengan posibilidades, decirles que apuesten por enclaves con encanto como este, con un reclamo claro por proteger un plato de nuestro recetario tradicional español, del que para nada me gustaría escuchar que nos estamos olvidando de él.

PD. En Casa Coscolo cuenta con habitaciones para hacer de este viaje algo más tranquilo y que sin duda lo merece.

 

Restaurante Casa Cosocolo

C/ El rincon, 1 (Plaza de la iglesia)

Castrillo De Los Polvazanes, Castilla y León, Spain

987 69 19 84

http://www.casacoscolo.com/

 

Quique Rodríguez | Cocinero y asesor de www.gastronomicumconsulting.com

Sígueme tambien en Twitter: @quiquerodrig 

TAGS    PATATA TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Quique Rodríguez

Cocinero, editor de contenidos para medios de comunicación y asesor gastronómico.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services