El Novio Perfecto


02-10-2014    |   


ARTÍCULOS



Según mi teoría del zapato, las mujeres plasmamos la actitud predispuesta en el zapato.  Es decir, puedes ir con un vestido monísimo, una buena melena al viento pero si llevas zapato plano, te enfrentas con otra actitud que si cierras el look con un taconazo.  Y a su vez, hay también matices: cuñas, tacón de aguja… ya saben a lo que me refiero.  Miren el calzado de su chica y háganse una idea de lo que les espera.

 

Sábado noche, Madrid, nos encontramos en la gran vía, con taconazo y ese fantástico olor a crema, es verano y aún lucimos el rostro relajado de las vacaciones.  Dos amigas que tienen que hacer un update de las últimas semanas.  Decidimos cenar en el nuevo restaurante de @Chicote por proximidad y porque comienza a ser un habitual. 

 

Sentadas en una mesa del Yakitoro, mantenemos la actitud del taconazo y optamos por pedir una botella de vino, para macerar las actualizaciones emocionales.  Tras inspeccionar la carta, nos miramos sonriendo y al unísono decimos “El novio perfecto” (así se llamaba el vino).   Cuando nos encontrábamos enunciando al camarero nuestro pedido, cerramos con: “y una botella del novio perfecto”, (esa humana atracción que destila este adjetivo calificativo).

-Bueno, si no lo han probado les informaré de que es un blanco joven, con 50% moscatel, 50% viura.  Es un vino seco, muy dulce, y que si me lo permiten se lo sugeriría mejor para el postre. – contesta el amable camarero.

 

Fue de inmediato, nos miramos y dijimos “pues entonces no es tan perfecto”.  Vamos a ver… ¿un tipo que sólo es perfecto a la hora del postre? Bien, sí. Correctísimo.  Ya querrían muchos. Pero carece de perfección.  El novio perfecto está en las sopas y en los carpaccios, en los pinchos y en los rebozados, acompañándote en el camino, hasta que el hambre se te acabe...  Sí, quiero. Elegimos un tinto.  Ese silogismo entre el vino y el menú, los hombres y sus momentos, nos dio bastante de sí y algunas carcajadas.  Buen naming para un vino sin duda totalmente dirigido al público femenino, que, según los estudios, son quienes realizan el 80% de las compras globales en el mundo.  Bien tirado. Y puestos a elegir novio, que mejor que el perfecto. Y caímos, vaya si caímos en la estrategia, lo que al final una ya ha besado a mucha rana.  Y lo siento, no soy de postres.

 

Nos centramos en la cena que fue buenísima.   ¿Qué os recomiendo? Va de brochetas el tema: la tortilla de patatas, los dados de berenjena, el atún rojo y pack choy lacado sobre pan y salmorejo, el tomate en jengibre, las patatas fritas en tempura con salsa de sésamo… paro que se me hace la boca agua con la memoria sensorial.  ¡Ah! Y mis amigos que sí comen carne, son muy fans de las entrecostillas y el pollo frito crujiente con salsa agridulce.

 

Estas son las patatas fritas en tempura con salsa de sésamo:

 

No incluyo más fotos porque se me olvida hacerlas y caigo cuando el plato está rebañado, de hecho esta es de otro día. Sí, ciertas personas malignas me llaman Dory.

 

Este restaurante está a tope desde el mismo día en que abrió.  Está de moda, se come muy bien, precio-calidad #Esbien.  A destacar el hueco en las mesas con hielo para mantenerte la cervecita bien fría.  Gustazo.

 

Al finalizar la cena teníamos una proposición en el debe.  Darle una oportunidad a este joven dulce pero en otras circunstancias, y en la próxima cita del grupo de amigas descorchar una botella.  Suele convertirse en perfecto cuando sucede en el momento oportuno.

 

@lourdesverger

TAGS    POLLO VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Lourdes Verger

Life hunter. @LourdesVerger ·Manteles y sábanas·




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services