Grandes vinos del mundo


26-01-2000    |   


ARTÍCULOS





Son pocos lo vino que merecen el calificativo de grandes, este adjetivo se asocia con frecuencia a vinos que no lo merecen, caldos de indudable calidad y moderno estilo que no aportan nada sustancialmente nuevo al panorama mundial ni se distinguen por una original manifestación de su terruño.Grandes con mayúsculas hay pocos. Con motivo de la reciente feria mundial de vinos y espirituosos Vinexpo el que escribe tuvo oportunidad de probar algunos.
Como el Château Rayas 1994, un densísimo tinto de Châteauneuf-du-Pape que necesita orearse varias horas para que se dispersen los aromas de reducción. Una vez que ha sido aireado este vino desarrolla sutiles y casi frágiles aromas de especias y trufa. La delicadeza de su nariz hace intuir un vino suave y sedoso, pero la untuosidad frutal del Rayas en la boca es espléndida, parece que uno estuviera bebiendo un vino licoroso, sin puntas de alcohol y con fundidos taninos. Es un tinto para ejercitar la paciencia y disponerse a encontrar increíbles contrastes.
De entre la amplia y heterogénea gama de vinos de Penfolds, la celebérrima bodega australiana, el Bin 389, elaborado casi a partes iguales con Cabernet y Syrah, es uno de los más serios y regulares. En el año 94, el 389 derrocha exotismo y seducción a partes iguales, con una nariz de finos aromas herbáceos, notas terrosas y netos recuerdos de aceituna negra. Al paladar los taninos son vivos y secos, denotando bastante juventud en un vino en el que ahora destaca la gran cantidad de fruta madura. Será más grande en unos años.
En Napa, California, zona vitivinícola abanderada de modernos vinos varietales y ensamblajes de inspiración bordelesa, se encuentra un tinto de categoría internacional que aporta un inusual carácter añada tras añada: el Insignia, de la bodega Joseph Phelps. Además de ser un fijo entre los clásicos para el gurú Parker, es ante todo y sobre todo un gran vino, de distinguidos aromas de moras con notas ahumadas. Graso, profundo y con taninos prietos y firmes, este inmenso Cabernet tienen un largo futuro y ninguna rudeza. De lo mejor de California.
El Don Maximiano 1997 procede de una de las bodegas chilenas con mayor proyección internacional: Errazuriz. Es su vino de lujo, el más caro y renombrado. Diseñado para competir con los vinos de culto californianos y los grandes châteaux bordeleses.
Cabernet Sauvignon en su mayoría y pequeños porcentajes de Merlot y Cabernet Franc definen el perfil varietal del Maximiano, que sorprenderá a quien lo pruebe por su refinamiento y concentración. En nariz, el vino ofrece desbordantes aromas balsámicos y frutales, mientras que en boca los taninos se sienten firmes y sedosos a la vez. Un vino de contrastes.
Para terminar, hablaremos de un tintoque todavía en el ecuador de su crianza se presagia como muy grande: Château Haut Brion 1998, que ubicado en la apelación bordelesa de Pessac-Leógnan este año se vio favorecida de una maduración temprana y homogénea, lo que le permitió obtener taninos jugosos y mucha fruta.
Compuesto en un 50% por Cabernet Sauvignon, un 45% por Merlot y un 5% de Cabernet Franc, el Haut Brion del 98 pasará aproximadamente un año y medio en roble. Catado a finales de junio directamente de la barrica se mostraba sencillamente impresionante, con taninos muy afinados, dulces, plenos de carácter, opulencia a raudales y un recorrido larguísimo en la boca. Un tinto lujurioso, elegante y hedonista en su concepción, hecho para beber y para guardar.

TAGS    VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Mauro Alberto García




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services