Entrevista con la cantante Vega, y su deliciosa receta de solomillo en agridulce


08-09-2011    |   


ARTÍCULOS



 

(M. Palmer) Era en Córdoba cuando Vega se pronunciaba Mercedes y transitaba por la etapa que parece pedirnos que contemos algo al mundo. A Mercedes no le gusta hacer esperar ni esperar demasiado lo que aún no está definido, por lo que no dudó en responder(se) que tenía creatividad para compartir, que para qué dilatar en el tiempo lo que ya tenía ganas de comprender, y que una guitarra podía ser tan buen canalizador de inquietudes como cualquier otro cante

 

A lo mejor ella ya lo sabía, pero no era la guitarra la que canalizaba nada, era su propia esencia la que le cantaba canciones en su estreno de voz por algunos pequeños bares y locales de su tierra, un escenario que no tardó en cambiar por entornos segovianos cuando decidió que estudiaría Publicidad y Relaciones Públicas

Cuánta denominación Públic-a, pero entonces…¿dónde estaba el Públic-o que mira, escucha y comparte?

No en las aulas. Sí en la tele. De nuevo auto-respuesta veloz: Vega entra en el concurso musical de televisión Operación Triunfo, que seguro le supuso algún descubrimiento y muchas experiencias

Por fin, aquí había público que mira, pero dónde está el que ella puede mirar y tocar?

En los conciertos, en las giras, en los viajes. Y allá que va, viajando por el Atlántico para grabar, y por Asia para cantar, o por su barrio para hacer hogar

 

Vega no se equivocó escuchando a su voz, la que no canta, la que le cuenta desde dentro que, incluso cuando se llevaban voces un poco más aniñadas, un tanto dubidativas, la voz de Vega -tan cálida como contundente-  no tenía por qué hacerse pasar por menos madura/menos segura, para parecer más profesional

 

P. De qué hablaba la primera letra que escribiste, incluso antes de coger una guitarra y de cantar tus primeras canciones en público? La conservas? 

No, no la conservo (acabó en una caja de zapatos con el resto de recuerdos de amores de adolescencia) (risas) pero recuerdo perfectamente la historia que escribí. Era un texto que reflejaba las conversaciones que mantenía una chica apesadumbrada (yo) con un amigo al que escuchaba pero que nunca conseguía ver, a pesar de sus miles de intentos por salir corriendo en su busca cada vez que le oía. Resultó que hablaba con su propio corazón. Siempre me gustaron los monólogos (risas)(ya lo sabéis todos, pero Vega tiene una sonrisa maravillosa)

 

P. Las sensaciones iniciales en esos pequeños locales debieron ser importantes para tus siguientes etapas, qué pensamiento te movió a dar el paso de ofrecer tu primer concierto?

Mi primer concierto, como el resto de acontecimientos musicales que sucedieron hasta 2003, fue fruto de las circunstancias sin que intercediera un anhelo personal. Tenía 15 años y yo tocaba la guitarra para acompañar a una amiga que cantaba (un tomatito femenino version flamenco pop inexperta jajaja). Un día ella se puso enferma y jamás llego al local. Valor y al toro. Lo demás ya es historia. Fue el comienzo, la chica tímida de la voz grave tuvo que dar la cara... y para su asombro.. gustó. Hasta ese día nunca había sido una voz protagonista

 

Click para escuchar un adelanto de su nuevo disco

 

P. Y ahora? Tu recientes canciones son una dosis de energía y decisión, a quiénes o a qué le cantas en tu nuevo álbum?

En mis canciones se ve la evolución personal. La chica apesadumbrada dió el cambiazo en el kiosko de los estados de ánimo, llevándose el optimismo bajo el brazo con la certeza de que es mucho mejor compañero que el pesimismo, certeza obtenida a base de bien. Le canto a cuatro cosas fundamentalmente, la honestidad, la autoconfianza, la esperanza y el amor. Indudablemente son cosas que todos y cada uno sentimos, disfrutamos y a veces padecemos, todo el mundo esta invitado a sentirse reflejado

 

Desde su primer viaje a Segovia, hasta su establecimiento en Madrid ha habido muchos viajes, muchas ciudades, muchas personas. A veces da tiempo a conocer realmente, a veces no. Sabemos de, por lo menos, una persona que emociona a Vega. Es mujer, y es cantante. Se llama Luz Casal, y hay     testimonio de su encuentro    

 

 

P. Qué admiras en Luz Casal? Cómo fue el concierto y tu encuentro con ella?

De Luz admiro todo lo que se puede admirar de ella como artista, que lo es y mucho!

 

Como mujer admiro su coraje, sus arrestos y sus ganas de seguir ofreciendo sonrisas por doquier. No pudieron ponerle mejor nombre, ella es luz es su sentido más estricto

 

Para mí es un referente musical importante. La miro, y pienso desde la gratitud que me encantaría ser como ella en ese ensueño de la chica que soñaba con subirse a un escenario. La conocí hace muchos años, bailé unas sevillanas para ella y su marido en una caseta de la feria de Córdoba. Muchísimos años después sigo emocionándome al escucharla y verla subida a un escenario. Luz para mí es ese tipo de artista que quiero ser, cante lo que cante, está su sello, sean boleros, rock, pop o sinfónico. Su voz, su forma de interpretar y su registro la hacen única. En mi opinión lleva el rock en las venas, y un bolero, cantado así, se transforma. Fue un concierto memorable, un repertorio muy completo donde ves exactamente quién es Luz Casal. Me lo pasé entero a moco tendido, emocionada (aún más por verla en el mismo escenario donde dos años antes yo misma toqué, en María Pita - La Coruña)

 

 

 

P. Tienes alguna ciudad, país, persona en la lista de “pendiente, pero en algún momento, tengo que llegar hasta ti”?

País: Nueva Zelanda
Ciudad: Edimburgo
Persona: cuantas más conozca mejor, eso enriquece

 

Se diría que los círculos, capaces de flexibilizarse en lazo, acompañan a Vega donde ella esté. A veces no los nombra como círculos, a veces Vega dice “es el barrio”, otras dice: “la pasión”

Quizá es todo eso, quizá puede resumirse en “el amor consecuente”

 

 

 

 

P. Cómo “haces hogar” con una profesión como la tuya, que convierte a las maletas en testigos permanentes de tu vida?

Prefiero echar mas horas de viaje y volver siempre a casa aunque sea por unas horas. Tengo tres hogares, Córdoba, Madrid y La Coruña... España es chiquita, solo hay que triangular bien. Si me voy al extrajero me llevo el hogar conmigo con alguna de las personas que quiero :)

 

P. Y ¿la cocina? ¿Hacen hogar los sabores, las recetas?

Por supuesto! Mis recetas hablan de mí, de donde nací, de donde vivo y de lo que me gusta en la vida: las cosas bien hechas, despacito y con buena letra. Me encanta!!! Soy super cocinillas. Me gusta los fogones, las especias, la cosas a fuego lento. Me enseñaron a cocinar entre mi abuela Pepita, mi madre Mercedes y mi Sole. Cocina a la vieja usanza, con cariño, sin prisas. Quien se sienta en mi mesa siempre sale contento, cocino como las abuelas de antes. Disfruto y me divierte cocinar. Este año incluso me he planteado grabarme videos caseros cocinando alguna receta de mi abuela y subirlos a la web. Me gusta estar en contacto con el público, y no siempre tiene que ser cantando. La cosa es que más allá de que le gusten mis recetas, mi parloteo y demás... sigan pensando cuando me ven en un escenario "esta chica nació para cantar y escribir canciones", y por suerte creo que los que disfrutan con mi música no lo dudan

 

P. Te gusta más tener invitados, o ser invitada?

Tener invitados sin duda... no me gusta estar de brazos cruzados

 

P. Cocinas algo especial también cuando ese día es sólo para ti?

No... jajajaja (risas definitivas). Ahí la vagueza me puede. Aprovecho para revivir esos momentos de adolescencia. Una maldita bolsa de patatas, un sandwich de paté... pico un poco de todo, muy a lo Bridget Jones, el orden de los factores no altera el producto (helado, sopa, gominolas, queso, conguitos jajajaja). Pero gracias a Dios diré que rara vez como sola... siempre cocino para alguien y me encanta. Soy una amante de las verduras, de la carne, el pescado y las croquetas :) (las de mi abuela especialmente)

 

P. Qué color es tu favorito para un mantel? Y qué flor, si está en la mesa?

Un mantel... buf. Liso siempre... y me gustan los colores soleados, el nude probablemente o rosa palo. Flores blancas siempre, son las únicas que me gustan, especialmente las margaritas

 

P. Compartirías una receta tuya con afuegolento?

Claro! Apunta que esta es buenísima y muy fácil (odio las recetas que van a milímetro, me gusta confiar en el buen ojo del cocinero)

 

 

versión-tapa realizada por afuegolento sobre la receta de vega

Hebras de Solomillo en Agridulce Natural

4 personas
Ingredientes
2 solomillos de cerdo
1 vaso de aceite de oliva virgen extra (suave)
1 vaso de vinagre
1 vaso de azúcar
1 vaso de vino blanco

 


Utensilios:
1 sartén
1 olla ( se puede hacer en una olla expréss pero yo prefiero una normal, si prefieren la express los tiempos se reducen a la mitad)


Vamos al lío
Salpimentamos los solomillos. Los doramos en una sartén a fuego fuerte hasta que queden bien dorados. No tienen que hacerse por dentro. Una vez dorados los retiramos de la sartén y colocamos en una olla a fuego medio tirando a lento

 

Echamos por encima (esperando que arranque a hervir cada elemento despues de añadirlo) los vasos de aceite, vinagre, azúcar y vino en este mismo orden!!! Primero el aceite (esperamos que arranque a burbujear), luego añadimos el vinagre (removemos y esperamos a que siga hirviendo), luego el azúcar (removemos y esperamos a que arranque a hervir otra vez) y por último el vino. Una vez esté todo bien mezclado, lo ponemos a fuego lento-medio y lo dejamos unos 40 minutos (dándole un meneillo cada 20 minutos :) pa que no se nos pegue)

 

Una vez transcurrido ese tiempo sacamos los solomillos de las olla (trincharlos un poquito para comprobar que estan tiernos) los colocamos en una fuente y los desmenuzamos en hebras (es fácil con un tenedor)

 

Mientras, reducimos la salsa que ha quedado en la olla casia punto de caramelo (pero que quede líquida). Colocamos las hebras de solomillo sobre una cama de patatas fritas en una fuente (hechas en sartén con mucho amor en rodajas finitas, crujientes por fuera y tiernas por dentro). Cuando la salsa esté reducida, la rociamos por encima de las hebras hasta empaparlas bien :)

 

Servir, comer, disfrutar. Un buen vino tinto para acompañarlo como por ejemplo un Ponte Da Boga (Mencía - mi favorito), o una cervecita 1906 de Estrella Galicia. De postre le va bien un poco de queso de tetilla con membrillo casero. Os dejo que me ha entrado el hambre jajajaja Besos!!

 

 

Vega, muchas gracias por este tiempo compartido y

que tu nuevo álbum sea una fantástica experiencia

 

 

todo recetas

la receta de vega,

en versión tapa

todo entrevistas

otras entrevistas

en afuegolento

todo vídeo recetas

vídeo receta de shushi roll

de mango y cigalas

todo empleo

encuentra trabajo

encuentra trabajadores

TAGS    QUESO ARROZ PESCADO VINO MARISCO CROQUETAS Sushi TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    1
  •    0
  • 1 comentario(s)


   Yo Quiero Galgos , 15-03-2016
En breve el YQGmagazine de octubre con la cantante VEGA, que nos presenta su último trabajo discográfico, mas solidario que nunca.

Hazte fan de Yo Quiero Galgos http://www.facebook.com/yqgmagazine
www.yoquierogalgos.com



A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services