De Rodríguez


24-08-2001    |   


ARTÍCULOS





En verano, y especialmente durante el mes de agosto, muchas personas permanecen en su ciudad trabajando mientras su familia goza de las vacaciones.

Estas personas, amantes de la buena mesa y de los fogones, pero que disponen de poco tiempo para preparar una comida en condiciones, sufren la ausencia de su pareja, que es quien habitualmente elabora los deliciosos platos que les esperan cuando regresan del trabajo para ser saboreados en familia. Pero ahora, solos en la ciudad y agobiados por el calor, tienen que ocuparse de mantener la despensa y el frigorífico abastecidos y de conseguir algo de tiempo para cocinar.

Por supuesto, podrían recurrir al socorrido menú o plato combinado en cualquier restaurante, o a encargar platos preparados o simplemente a hacer un bocadillo, pero no, nuestros protagonistas no sólo gozan con la buena mesa, sino que disfrutan poniéndose el delantal y salseando entre fogones, tienen un paladar educado y exigente que pronto se cansa de lo que encuentran por la calle. Y, sobre todo, no renuncian por nada del mundo a su hogar, entrañable y acogedor, que, aunque vacío, les espera con los brazos abiertos cada día para abrazarles con sus aromas, sus flores, sus recuerdos y su cocina, ese templo del placer.

Cualquier plato cocinado por sus manos se convierte en estrella, porque lo han hecho con mimo, con amor y dedicación, al son de una suave música, marcándose algún que otro bailecito y con una copita de vino en la mano.



Pero... comer solo es triste, sobre todo cuando estamos cansados y tensos por el trabajo y el ajetreo de la ciudad, así que ¿por qué no compartir nuestros platos con otros ?Rodríguez?? Seguro que hay muchos amigos y amigas que se encuentran en la misma situación y que generalmente, y por falta de tiempo, se reúnen para comer o cenar en algún restaurante o cafetería.

Se puede organizar la comida o la cena en una casa diferente cada día, siempre que el radio de acción lo permita, o hacerlo durante el fin de semana y compartir los éxitos de los días anteriores. En fin, las combinaciones son variadas.

A estas personas va dirigido este artículo, para que no se desanimen y combatan su soledad en la ciudad intercambiando experiencias culinarias con otros amigos y compañeros de trabajo. De esta manera, el verano se hará menos largo y, cuando regrese su familia, tendrán en su ?carta? nuevos y deliciosos platos que harán las delicias de todos y que despertarán admiración y amor.

Los platos que propongo a continuación no requieren demasiado en la cocina y sin embargo resultan deliciosos y muy lucidos. He realizado algunos de ellos en un curso de cocina rápida y han tenido un gran éxito. Otros han sido ya publicados en anteriores artículos, de modo que me limitaré a mencionar su ubicación.


ENSALADAS Y PRIMEROS PLATOS
Son una de las cosas que más apetecen en verano y las más rápidas de preparar, sólo hace falta imaginación a la hora de combinar ingredientes y aliños.



Ensalada de legumbres(ver mi artículo "¡Ay, qué calor!)


Ensalada de col (Del libro Enciclopedia de Especias y Hierbas Aromáticas ? Elizabeth Lambert Ortiz)



Esta ensalada se puede comer sola, se puede incluir entre los ingredientes de otra ensalada o servir como acompañamiento de otros platos fríos. Su preparación puede parecer algo laboriosa, pero puedo asegurar que el resultado compensa con creces el pequeño esfuerzo requerido. Además, dura hasta tres meses en el frigorífico, con lo que siempre la tendremos a mano en cualquier momento para dar un toque fresco y crujiente a nuestras comidas y cenas.



Evidentemente, si se está solo, se pueden reducir las cantidades. Se hace en dos días y conviene empezar a prepararla por la noche.



Para un frasco de 2 l.

1 col (o berza) mediana

4 zanahorias

6 cebollas

1 pimiento rojo

1 pimiento verde grande

15 g. de sal gruesa

1 litro de vinagre

750 g. de azúcar

1 cucharada sopera de semillas de mostaza (o de mostaza en polvo)



Preparación

1)Cortar la verdura en juliana fina y rallar las zanahorias. Añadir la sal, mezclar, poner en un escurridor grande (o en dos medianos) y dejar durante una noche.



2)Al día siguiente, poner la verdura en un frasco grande de boca ancha (o en varios medianos o pequeños).



3)Poner el vinagre, el azúcar y la mostaza en una jarra y remover a fondo hasta que el azúcar se disuelva. Verter esta preparación en el frasco con la verdura, debiendo cubrirla (añadir más vinagre si fuera necesario) mezclar a fondo, cerrar, meter en el frigorífico y esperar una semana antes de consumir.


4)Se conserva durante 2-3 meses, siempre que la verdura se mantenga cubierta por el vinagre.



Gazpacho



Otro plato rápido, fácil y exquisito. Existen tantas recetas de gazpacho como hogares en nuestra piel de toro, todas diferentes, todas sugerentes y siempre deliciosas. He aquí la que hago yo:




Ingredientes:

1 Kg. de tomates bien maduros
(preferentemente tipo pera)

1 pimiento verde pequeño

1 diente de ajo pequeño

1 vaso de aceite de oliva de 0,4º

vinagre de vino blanco

1 cucharadita de vinagre balsámico

sal y pimienta negra recién molida



Preparación:

Triturar la verdura con el aceite hasta conseguir un puré. Pasar por pasapuré para retener las pieles y volver a batir, añadiendo el vinagre, la sal y la pimienta. Si queda demasiado espeso, añadir un poco de agua. Es importante que la mezcla quede bien emulsionada, lisa y brillante, así que puede ser necesario añadir más aceite. Rectificar el punto de sazonamiento y reservar en el frigorífico hasta el momento de servir.



También recomiendo el gazpacho de remolacha y el gazpacho de frutas (ver mi artículo "Primeras Comuniones y otras celebraciones")



Pasta con verduritas



Este plato resulta delicioso y muy agradable a la vista. Basta con cocer pasta (espaguetis, tallarines, etc.), escurrirla, añadir un poco de mantequilla o aceite de oliva y pimienta negra recién molida. Mientras cuece la pasta, se pueden preparar las verduritas. Para ello, ver la receta ?Merluza con verduritas? de mi artículo ?En torno a la Merluza?.
Servir muy caliente.



Puding de pimientos rojos al microondas



Este puding, fácil y rápido de hacer, resulta espectacular por su delicioso sabor y su bello color y hará las delicias de los amigos ?Rodríguez?.


Ingredientes para 6 personas

1 Frasco o lata de pimientos del piquillo (enteros o en tiras) ó 2 pimientos rojos grandes asados

5 huevos

200 c.c. de nata líquida

sal y pimienta negra recién molida

1 pizca de nuez moscada recién rallada

mantequilla y pan rallado para el molde



Para decorar: tiras de pimiento o lechuga cortada en juliana



Preparación:

1)Untar con mantequilla unos moldes individuales de suflé y espolvorearlos con pan rallado. Reservar.



2)Triturar los pimientos hasta conseguir un puré liso y fino. En un cuenco amplio, batir los huevos y añadir el puré de pimientos, así como la nata, sal, pimienta y nuez moscada al gusto.



3)Poner la mezcla en los moldes e introducir en el microondas a potencia media durante 3 minutos. Verificar el punto de cocción y, si fuera necesario, cocer a intervalos de 1 minuto, hasta que esté cuajado, aunque ligeramente mullido. Terminará de hacerse fuera del microondas.



4)Dejar templar antes de desmoldar. Servir decorado con unas tiras de pimiento y acompañar, si se desea, con una mahonesa a la que se habrán añadido unos pimientos y se habrá triturado.



NOTA: Este puding también se puede hacer en un molde grande, en cuyo caso es conveniente utilizar uno en forma de corona, ya que la cocción en el microondas será más uniforme. También se puede hacer en el horno al baño María y a 180º C; el tiempo de cocción será de 45 minutos aproximadamente.



SEGUNDOS PLATOS Y POSTRES
Paupetón de pavo con salsa de oporto y tallarines

He aquí otro plato rapidísimo de hacer, muy lucido, y, por supuesto, delicioso.
Resulta muy útil tener siempre un paupeton de pavo en la nevera, para preparar éste y otros platos en un santiamén. También se puede tomar en frío, como fiambre, cortado muy fino y servido con pan tostado y alguna salsa agridulce o un chutney y una buena ensalada.

Ingredientes para 6 personas:

1 Paupetón de pavo asado, listo para consumir y envasado al vacío
2 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo
œ vaso de oporto
1 cucharadita de maicena
œ vaso de caldo de carne o de ave (o agua)
sal y pimienta negra recién molida
1 paquete de tallarines

Preparación:
1)Retirar la piel que recubre el paupetón y cortarlo en rodajas de 1 cm. de grosor. En una sartén amplia, calentar el aceite con el diente de ajo sin pelar, añadir las rodajas de pavo y freír ligeramente hasta que estén doradas. Depositarlas sobre una fuente resistente al fuego según se van dorando.

2)En el mismo aceite, añadir el oporto, subir el fuego y reducir ligeramente. Incorporar el caldo, salpimentar al gusto y ligar con la maicena desleída en un poco de agua fría. Llevar a ebullición y cocer hasta que espese (2 minutos aproximadamente). Rectificar el punto de sazonamiento y verter esta salsa sobre las rodajas de pavo. Poner de nuevo al fuego para calentar el conjunto.

3)Para servir, disponer 2 ó 3 rodajas en platos individuales y acompañar de los tallarines, que se habrán cocido en abundante agua con sal mientras se prepara el paupeton. Una vez cocidos, escurrirlos y añadir un poco de mantequilla o de aceite de oliva y pimienta negra recién molida.

b>Helado de yogur

Éste es uno de los helados más fáciles y rápidos de hacer, además de delicioso y natural. Cuando experimenté la receta, hace ya muchos años, no quería incluir yemas en la preparación, para preservar el sabor del yogur, así que hice una prueba que salió tan bien que desde entonces la he repetido cientos de veces sin hacer el menor cambio. Es un helado que gusta a niños y a mayores y es perfecto para acompañar postres, como tarta de café, crumbles o pasteles de chocolate.

Recomiendo efusivamente a los ?Rodríguez? amantes de los helados que se hagan con una heladera, que les proporcionará muchos momentos de placer en la soledad de su ciudad y grandes éxitos entre su familia y amigos.



Ingredientes para 8-10 personas
3 yogures naturales
100-150 g. de azúcar
200 c.c. de nata líquida para montar (36% m.g.)

Para acompañar y decorar: sirope de albaricoque, coulis de fruta, barquillos.

Preparación:
1)Batir todos los ingredientes y poner en una heladera durante 15-20 minutos, o hasta que adquiera la consistencia adecuada.

2)Servir acompañado de fresas u otra fruta cortada en láminas, sirope o coulis de fruta (albaricoque, fresa, frambuesa, etc.) o barquillos.

NOTA: Si no se tiene heladera, poner la mezcla en un recipiente rígido con tapa y meter al congelador durante 1 hora. Al cabo de este tiempo, sacar y batir con un tenedor o con un batidor de varillas para romper los cristales que habrán empezado a formarse. Meter de nuevo al congelador durante 1 hora. Repetir la operación otras dos veces.

TAGS    MERLUZA CAFÉ VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Tatiana Suárez




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services