Curiosidades Culinarias: Antonio López nos Sorprende


03-09-2014    |   


ARTÍCULOS



El hiperrealismo de Antonio López no necesita explicación. Sus cuadros hablan por sí solos. No hace falta ser un experto en pintura para admirar la realidad y la exactitud del detalle que plasman sus lienzos o apreciar el virtuosismo de su técnica. El pintor es un digno representante de la pintura contemporánea. Volviendo a su pintura nos detenemos en un aspecto curioso de su técnica del que poco se ha hablado. Y es que no todo es lo que parece.   La pintura de Antonio López es conocida por su faceta realista y por algunas curiosidades como los procesos de congelación y descongelación a los que sometía a sus modelos, pollos y conejos, durante la realización de sus bodegones, en obras como: Conejo desollado o Bodegón con pollo.   

Su técnica pictórica: óleo sobre lienzo o tabla. Si observamos con más profundidad sus cuadros, detrás de las capas de pintura tan exquisitamente aplicadas, encontramos otros elementos integrados con la obra que no son pintura, pero que otorgan un toque personal y único a su trabajo: marcas y registros compositivos, normalmente a lápiz, (en Nueva nevera 1991-1994), textos y cuentas (como la división 46´4:, a la derecha del cuadro Nevera nueva); huellas de dedos y manos, pelos, virutas, chinchetas, collage con recortes de revistas, como el filete de La Cena, trozos de cinta de carrocero o papel celo. Estos elementos son altamente valiosos ya que  dejan constancia del proceso pictórico, sereno, honesto, atemporal y siempre sorprendente de Antonio López.

 

NEVERA DE HIELO, 1966.

Sobre la nevera y en el interior de su puerta superior, dispone de dos bodegones. Con NEVERA DE HIELO entramos en la época más oscura de la pintura del pintor, una composición en que la iluminación busca un contraste fuerte, abundan las zonas de penumbra y existe un cuidado tratamiento de las texturas de las paredes. Cada elemento está en su sitio y todo responde a una lógica, a unas normas claras: la dirección de la luz , las leyes de la perspectiva, el perfil de la habitación. El tratamiento de los cuadros es bastante distinto. 

 

NEVERA NUEVA, 1991-1994 

En NEVERA NUEVA de un tono más cálido, que corresponde a la propia luz de la nevera. Algunas formas, caso de las botellas, están esbozadas, con una pintura suelta, lo que, unido al cuidado dibujo previo o al fondo blanco de la composición, los azulejos, el suelo, le dan un aire más alegre. Aunque suele entenderse como la pintura de un objeto cotidiano, que lo es. NEVERA NUEVA supone bastante más. No parece exagerado verla como la búsqueda del espacio donde representar, sin artificios, la versión contemporánea del bodegón. En el interior de la nevera encontramos sus componentes tradicionales: frutas, recipientes de características distintas (opacos, cristal ), verduras, animales muertos. Cambia su disposición porque están ordenados según marca la lógica tanto del orden familiar como del que posee el propio electrodoméstico. Puede parecer una interpretación excedida, pero también puede verse como una reflexión sobre los cambios en el interior de las viviendas, además de evitar lo que de escenográfico tiene elegir y disponer los elementos para componer un bodegón. El formato de ambos cuadros es grande , como corresponde a la convicción de que las medidas de soporte deben guardar una relación  directa con las del motivo representado. 

TAGS    POLLO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Joaquin Felipe

Restaurante Aspen La Moraleja




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services