Concha y Toro, una bodega modelo chilena


18-03-2010    |   


ARTÍCULOS





El tercer día del 34º Congreso de la Wacs, la Asociación mundial de las sociedades de chefs, que tuvo lugar en el Centro de Convenciones de CasaPietra de Santiago desde el 24 al 28 de enero, terminados los trabajos congresuales, una docena de buses llevaron todos los delegados y prensa a la famosa empresa vitivinícola, en la localidad de la Casa Concha y Toro en Pirque, a una treintena de kilómetros de Santiago. Los ilustres huéspedes internacionales fueron recibidos muy calurosamente por D. Alonso Larrain con un muy de agrado refresco, música y cantes típicos del pueblo chileno; siendo en pleno verano, todavía al atardecer había un solazo. Unas parejas de campesinos con sus bellos trajes típicos empezaron a bailar el muy divertido y alegre baile de la Cueca, que es un baile de cortijo, muy coqueto. También los chicos no fueron de menos en saberla bailar, como claramente lo demuestran en las fotos y en el video clip.

Después de los cantes y bailes fue anunciado una demostración de caballos chilenos, que son muy ágiles, altos no más de m.1.50, cuya raza remonta al 1541 durante la época colonial. El espectáculo empezó con el tropeo, que es el primer paso para la preparación del caballo, luego el guaso (campesino chileno) conduce el caballo en atacar el novillo y cerrarlo contra el otro caballo. Otra demostración ha sido acompañada con música, nada menos con la danza de la Cueca,

Alonso Larrain y Jacqueline Rodríguez

pero en versión ecuestre con el tema del gallo y la gallina, un clásico de esta música, muy divertida que remonta al siglo 18, es un baile de cortejo. La chica (la gallina) que está a caballo, y el gallito a pies intenta a conquistarla, los dos están constantemente mirándose a los ojos, haciendo una serie de rodeos, agitando los pañuelos por los aires, pero el caballo se mueve más veloz, y el pobre gallito, casi exhausto, acaba la danza de rodilla haciendo una gran reverencia a su amada gallina. Y todavía, para comprobar la agilidad de los caballos, fueron lanzados de corrida en gymkhanas, en circulo y con parada inmediata, donde los guasos, ellos también, demostraron destreza y valentía. Ha sido un espectáculo muy interesante y divertido.











La Casa Concha y Toro ofreció una deliciosa cena debajo de una enorme carpa. Como entrada: Chupe de Centolla con pincho de Ostión y Calamar, sobre pebre de Palta y Lechuguillas en aderezo de limón. Plato principal: Pulpa de Cordero braseada al horno, jugo de su asado, Trigonote cremoso, atado de Tocino envuelto con Espárragos, Zanahoria y Brotes. Postre: Esponjado de Lúcuma con Avellanas Nativas, Berries al Balsámico con helado de Limón, Bocado de Rosa Mosqueta. Café Arabico de Brasil y Chocolate. Los Vinos no podían que ser los de Concha y Toro: Cabernet Sauvignon y el estupendo Casillero del Diablo.



La viña Concha y Toro fue fundada en el 1883, por Melchor Concha y Toro y comercializa sus vinos con la marca Concha y Toro a través de las filiales ?Viña Cono Sur y Viña Maipo?. Además opera en Argentina a través ?Trivento Viñedos y Bodegas?, ocupa la segunda posición en el ranking exportador de vinos en ese país. En ?Joint venture? con la prestigiosa viña francesa Baron Philippe de Rothschild produce el icono Almaviva, un vino de primer orden.



Viña Concha y Toro es controlada por las familias Guilisasti y Larrain y su estrategia de negocios busca sostener tasas de crecimientos atractivas y alcanzar cada vez un mayor grado de penetración y visibilidad de la marca en los diferentes mercados. Con este objetivo la Compañía ha desarrollado un amplío portafolio de productos con el que participa en todos los segmentos de mercado ofreciendo vinos de alta calidad a precios competitivos. Lo anterior, sumado a la tradición de Concha y Toro y a su compromiso con el consumidor, han llevado a la viña a alcanzar una sólida posición en una industria altamente competitiva. Hoy, Concha y Toro tiene una fuerte presencia mundial llegando a más de 130 países, con un liderazgo indiscutible en mercados claves como Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Escandinavia, Europa del Este, Japón y Latinoamérica.
El área de negocio más relevante son las exportaciones desde Chile, representando el 72,4% de la venta. Por su parte, el mercado domestico representa el 17,1% y Argentina el 7,2%.



Uno de los vinos más conocido es Casillero del Diablo, una línea con una trayectoria de cuatro décadas y que se ha encargado de dar a conocer el vino chileno a nivel internacional. Hoy esta marca es clave dentro del portfolio de Concha y Toro, ya que ha permitido crecer en el atractivo segmento premium. Su oferta enológica abarca 13 variedades y durante 2007 fue lanzado Casillero del Diablo Reserva Privada, ampliando la línea a un segmento mayor. El vino icono de Viña Concha y Toro es Don Melchor, proveniente del reconocido viñedo de Puente Alto, en el Valle del Maipo. Desde su primera cosecha en 1987, este vino ha mostrado un estilo y personalidad única, conquistando a críticos y prensa especializada alrededor del mundo.

En 1883, cuando la explotación vitivinícola recién comienza en Chile, Melchor Concha y Toro entra en el negocio del vino al decidir plantar viñedos en el valle del Río Maipo. Así, encargó cepas francesas de la región de Burdeos, y contrató al enólogo francés Labouchère para elaborar sus vinos. De este proyecto nace la Viña Concha y Toro. La empresa familiar se abre en la bolsa en 1933 y sus acciones comienzan a transarse en la Bolsa de Comercio de Santiago. Ese mismo años, la vida inicia sus primeras exportaciones a Europa.
Durante la segunda mitad del siglo XX, Concha y Toro inicia un profundo proceso de modernización, con la incorporación de tecnología de punta y, en la década siguiente, un fuerte desarrollo hacia los mercados externos y el inicio de un plan de inversiones, en vigencia hasta hoy, que involucra la adquisición de viñedos y un aumento de la capacidad operativa.



En 1994 Concha y Toro es la primera viña en el mundo en transar sus acciones en la Bolsa de Nueva York. En 1997, Eduardo Guilisasti Tagle, el entonces Presidente de la viña, junto a la Presidenta de Baron Philippe de Rothschild, firman una alianza inédita en Chile para producir un vino de primer orden: Almaviva, un hito en la historia de la Compañía. Desde su primera cosecha, ha recibido los más alto reconocimientos de la critica especializada. A través de los años, la marca Concha y Toro ha ganado reconocimiento internacional. La revista norteamericana Wine & Spirit ha destacado a Concha y Toro como una de las viñas más consistentes en el tiempo situandola en el Hall of Fame en 2006 y nombrándola nuevamente ?Viña del Año? en 2008, reconocimiento que se le otorga a la compañía por décimo cuarta vez.

Las marcas de vinos de Concha y Toro: Carmin de Peumo, Don Melchor, Amelia, Terrunyo, Marques de Casa Concha, Trío, Casillero del Diablo (2), Sunrise, Frontera (3). Filiales: Viña Cono Sur. Trivento Viñedo y Bodegas (Argentina), Viña Maipo (4), Viña Maycas del Limari, Viña Palo Alto, Viña Canepa, Santa Emiliana.

Concha y Toro ha comunicado confirmando que muchas de sus bodegas fueron seriamente dañadas en el área más devastada por el terremoto, varios kilómetros al sur de Santiago. La compañía manifestó que suspendió toda la producción y las operaciones logísticas por al menos una semana. Mientras arregla los daños dejados por el sismo que azotó con fuerza una zona de gran importancia.

El novillo entre dos caballos
Fuente Diario de Cuyo:
La mayor bodega de Chile, Concha y Toro, está paralizada. Son 16 las perjudicadas. Los efectos del terremoto han golpeado fuerte en el rubro vitivinícola obligando a paralizar la actividad de la bodega Concha y Toro, el mayor productor de vinos de Chile. Además, según las estimaciones, es la actividad agroindustrial más dañada y la Corporación Chilena del Vino estima que las pérdidas pueden superar los 300 millones de dólares por daños en bodegas y barricas. Se habría perdido el 20% del inventario, unos 200 millones de litros, porque se rompieron cubas y bodegas en la VI y VII Región, las más destruidas por el sismo.



El terremoto provocó fuertes roturas de bodegas y cubas de vino en las viñas que operan en la VI y VII región y que concentran el 75% de la producción nacional. Según fuentes del sector literalmente el vino "regó los potreros y las cañerías". A esto hay que agregarle los daños en rutas, puentes, carreteras y puertos lo que dificultará cualquier traslado de productos. "Al igual que el resto de la industria, nuestra compañía ha sido fuertemente golpeada por esta catástrofe", admitió la bodega Viña Concha y Toro. "Hemos podido constatar graves daños en algunas de nuestras principales bodegas ubicadas en la zona de mayor impacto, incluyendo importantes pérdidas de vino y de capacidad productiva", reveló la bodega. Frente a ello, el principal productor de vinos de Chile decidió "paralizar temporalmente" -inicialmente una semana- sus actividades productivas y logísticas.

Concha y Toro posee viñedos en los valles de Limarí, Casablanca, San Antonio, Maipo, Cachapoal, Colchagua, Curicó y Maule, casi todas zonas fuertemente afectadas por el terremoto.

TAGS    Vinos y Bodegas CAFÉ VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Matteo Gaffoglio

Comunicador y experto en gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services