El Parador Duque de Lerma ha festejado el 10º Aniversario


12-08-2013    |   


ARTÍCULOS



  El Parador Duque de Lerma ha festejado su primera década de actividad exitosa. El evento ha bien merecido el atrayente y rico Plato del “X Aniversario”, que el Chef de cocina, Cristóbal Sáez, quiso dedicar reelaborando nada menos que el tradicional y popular plato “Migas del Pastor”. Un plato humilde que, para esta fiesta, ha sido enriquecido con dos huevos fritos, chuletillas de cordero lechal, chorizo de Villarcayo y morcilla de Burgo, panceta, picadillo lermeño, pimiento tipo Padrón y uva pasa, haciéndolo resultar así de alto valor proteico, en breve, muy sabroso y altamente nutricional. El plato del “X Aniversario” ha sido inserido en la carta del restaurante.   Plato del X Anniversario   Villa conventual y cortesana, Lerma es uno de los más imponente conjunto monumentales y urbanísticos del siglo XVII realizados en la España de los Austrías. Lerma puede ser considerada como el capricho de un Duque, el sueño de los Sandoval, cuyo escudo banda negra sobre oro, junto a las cinco estrellas de los Rojas, campean por doquier por todos los edificios de la villa. Lerma gozó de un prospero desarrollo como consecuencia de la protección del Valido de Felipe III. D. Francisco Gómez de Sandoval y Rojas quién convirtió la villa en “Corte de España”.     El conjunto Monástico-Palacial, símbolo del poder político del Duque, es en pequeña escala, un pequeño Escorial, asociado por una serie de pasadizos, a varios conventos, monasterios y a una iglesia colegial. Elegante y señorial es el imponente palacio que ha sido construido en el siglo XVII realizado bajo la dirección de D. Juan de Mora, uno de los arquitectos más prestigiosos de la época. El estilo herreriano Español es un ejemplo claro, el edificio se construyó aprovechando el emplazamiento de un viejo castillo medieval, y fue erigido en diversas fases, entre 1601 y 1617 destinándose a refugio del Rey Felipe III en las fiestas y celebraciones veraniegas organizadas en la villa por su Valido Real, el Duque de Lerma. Destaca el Patio columnado, denominado Patio de Bolaños, actual salón social y cafetería del Parador y la regia escalera de piedra que arranca con solemnidad del mismo hacia los pisos superiores.     El Patio Bolaños   De proporciones gigantescas, con líneas sobrias y elegantes, tiene 210 balcones y 135 ventanales entre rejas y buhardillas. La disposición es característica de los palacios castellanos: un patio central rodeado de galerías columnadas, alternando dos cuerpos. Son granitos de una sola pieza de 3,5 m decoradas con orden dórico, el segundo de 20 columnas de orden jónico, adintelado y cerrado. Arranca a su vez desde este patio una suntuosa y amplia escalera claustral realizada en piedra y forja.     El edificio cuenta con un patio central de galerías columnazas alternando dos cuerpos : el primero de columnas de orden toscano con arcos de medio punto y el segundo, de columna de orden jónico. Este Palacio se ha convertido ahora tras su restauración en un Parador con una decoración elegante y señorial con unas instalaciones modernas y adaptadas a los tiempos actuales, en las que se ha intentado respetar el ambiente del antiguo Palacio. Una parada al Parador es siempre considerada muy de agrado, sabiendo de ser acogido con calidez y gran amistad por el Director Ferran Rovira i Vásquez, el Jefe de recepción Fernando Tizón Hernando, el Jefe de cocina Cristóbal Sáez, el Maître del comedor Álvaro García, y todo el personal, siempre muy atento, en fin una plantilla muy experimentada.   La cocina Burgalesa es sencilla, popular y con sabor, es basada en los productos naturales donde los asados de lechazo son toda una tradición, acompañados de la clásica torta de Aranda. Rica en productos de matanza, como la morcilla y el queso de Burgos o los chorizos de Villarcayo, sin olvidar los guisos de alubias, los cardos o el guisadillo de mollejas. En su cocina los guisos de arrieros, el ajo carretero ó pastor,  se caracteriza por sus pescados frescos de río, como la trucha y el congrio y también el bacalao, los cuales forman parte esencial de su gastronomía. Obligada es la degustación de los asados de lechazo en horno de leña, elaborados con paciencia y cariño. Estos campos proveen a la zona de unos magníficos vinos de la Ribera del Arianza de carácter muy variado; las variedades del Tempranillo y tinto fino son las dueñas de tan deliciosos caldos.   El Maître Älvaro Garcia, la Jefa Paola Mendoza (ausente C.Sáez) y Gaffoglio   Ahora el Duque está representado por su busto que, sobre el desk de la recepción, da la bienvenida a los huéspedes que llegan al Parador para una estancia de sueños, en sus lujosas y muy confortables habitaciones espaciosas en una atmósfera de bienestar.     ¡Bienvenidos!       Ver: El sueño del Duque de Lerma.01.09.2007 

TAGS    QUESO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Matteo Gaffoglio

Comunicador y experto en gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services