¿Dieta?


01-12-2013    |   


ARTÍCULOS



Queridos amigos,

Hoy vuelvo con una divertida cuestión que a continuación relato.

Resulta que estoy viendo a dietistas a ver si hay algún truco, diferente de los  que ya son sabidos (hacer dieta y ejercicio), para perder algo de peso. Y claro, la visita a los médicos a veces no resulta todo lo bien que debería.

Ellos parecen enfocarse en el problema de quien les visita. Su mirada y su actitud lo denotan. Sino es así, si que es como lo intuyo o percibo, personalmente.

Ellos preguntan: A ver ¿qué te pasa? ¿Cómo es que ha habido este leve aumento de peso? Lo dicen con un tono reprochador, Como si pensaran que hay algo vergonzoso en las personas que hemos aumentado nuestro peso,  inconfesable y de poco recibo por los demás.

 Pero… Qué decir cuando a la pregunta  que es frecuente que  hagan y que cuesta un poco de responder: Contestas algo como el menú de medio día de uno de los mejores restaurantes a los que acostumbras a ir a comer. Sucede que se te quitan la ganas de estar ahí.

Esta es la escena: Una sentada en una silla, y la médico en otra, con bata blanca. Pregunta sobre lo que comes y tu le respondes:

Mire, depende un poco… (no llevamos el menú de diario apuntado y además cambia, ¿no?)

Pero imaginemos esta respuesta:

Ayer mismo pude elegir entre lo siguiente, en un restaurante precioso de la ciudad de barcelona:

De entrantes:

Ensalada de habitas con jamón a la vinagreta de menta
- Calabacines a la brasa con queso fresco y foie
- Escalivada
- Caracoles al Horno
- ”Trencadissa” de huevos con láminas de patatas fritas
- Pasta fresca con langostinos y espárragos verdes

De carnes:

- “Pedra” Filete de buey a la piedraal aroma de Romero
- Pato del Empordá con peras confitadas
- Secreto Ibérico con virutas de foie y salteado de habitas con cebollita tierna
- Mar y montaña de pollo con cigalas

De pescado

- Bacalao a la brasa con verduras
- Bacalao a la “llauna” con judías
- Bacalao con pisto

Vinitos riquísimos y bien servidos...

De postre, un lujo de pastelitos servidos en un carrito espectacular.

No está hecho este menú para médicos dietistas. ¡Está hecho para gourmets!

Moraleja:  No es una cuestión de comer en exceso por ansiedad, picar ni nada por el estilo, aunque bien podría serlo, porque son cosas que a veces pasan. ¡Pero a veces es más bien un simple gusto por las cosas buenas de la vida! ¡Y estas incluyen el buen comer! A fuego lento y a veces rápidamente. No nos prive nadie de las cosas esenciales y ricas de verdad. Si implican un aumento de peso, controlémoslo, pero no me averguenzo de comer bien, ni mucho menos.

TAGS    QUESO POLLO PESCADO PISTO VINAGRETA LANGOSTINOS




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Sandra

¡Quiero chup chup de la cazuela!




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services