A copa quieta


26-01-2000    |   


ARTÍCULOS




Riberas del 97, algunas curiosidades.
Con motivo de la celebración de la Feria Alimentaria de Castilla y León, los aficionados al vino tuvieron oportunidad de catar los primeros vinos del 97 de la Ribera del Duero destinados a crianzas o medias crianzas. Tintos que nos dan un primer esbozo de una añada difícil que el pasado año fue calificada como buena por el Consejo Regulador de la D.O. Algunos de estos ribera han comenzado a comercializarse, otros aún no han sido embotellados. De cualquier forma y en líneas generales, por lo catado y conocido enólogos y críticos coinciden en afirmar que los 97 no soportarán crianzas excesivamente largas y su consumo será idóneo a corto-medio plazo. Serán tintos menos opulentos y tánicos que las excelentes cosechas del 95 y el 96. No obstante, en ciertas bodegas una rigurosa selección ha permitido obtener vinos interesantes, a contracorriente de la añada.
Como el Montebaco Crianza 1997, con un buqué donde predominan aromas frutales de mediana intensidad, apuntes de vainilla y notas especiadas. Un vino serio, con cuerpo medio, taninos suaves y buen final. Cuando se presente a finales de este año ya estará listo para consumir.
En otro estilo diametralmente opuesto se encuentra el Montebaco Selección Especial 1997, un nuevo vino y una promesa de futuro que rompe con lo que se conocía de esta bodega de Valbuena. Tiene un luminoso color negruzco, enorme volumen, magníficos taninos rugosos que marcan la boca, madera nueva francesa que ciñe al vino pero no es capaz de imponerse y una sorprendente nariz de frutos negros, con notas de regaliz y toques herbáceos. Indómito y aún bastante salvaje, unos meses más de barrica terminarán de domarlo. El enólogo no ha decidido si comercializará este vino como crianza en diciembre o adelantará su salida al mercado, sin apenas tiempo de botella, con la finalidad de distinguirlo del Montebaco Crianza.
El Teófilo Reyes Crianza 1997 está todavía en barrica pero, según los responsables de la bodega, es inminente su embotellado para cruzar el charco y hacer las Américas: Estados Unidos será su primer destino antes de su salida al mercado en España. Este último retoño del que fuera enólogo de Pesquera camina por una senda más accesible que las anteriores añadas. Se trata de un ribera amable, atractivo y maduro, sus aromas son golosos y especiados y muestra en la boca taninos dulces de calidad, carnosidad y equilibrio. Se bebe ya con irresistible facilidad.
En Pesquera de Duero, Bodegas Emilio Moro elabora por segundo año consecutivo su vino joven con seis meses de barrica Finca Resalso. El 97 seducirá más por sus aromas que por sus sabores. Es complejo e intenso en la nariz con buena combinación de frutas rojas y notas tostadas del roble. En el paladar se distingue por su sobriedad y algunas aristas tánicas todavía por pulir. Este tinto ha sido galardonado con un premio Zarcillo de Oro en el concurso internacional Zarcillos que se celebró en Valladolid entre los días 7 y 10 de abril.
Al igual que Finca Resalso, Pradorrey 1997 está a medio camino entre un joven y un crianza; en esta ocasión con más de lo primero que de lo segundo, porque tan solo ha pasado tres meses en barrica. Pradorrey es uno de los mejores "jóvenes" ribereños de la cosecha del 97, y además con una magnífica relación calidad-precio. Sencillo, sabroso y frutal, mantiene aromas primarios en la nariz y tiene empaque en la boca.

TAGS    VINO TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Mauro Alberto García




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services