Qué bueno el chocolate sin manteca de cacao…lo dice la UE, y sanciona a Italia


19-02-2012    |   


ARTÍCULOS



 

 

 

<< blog anterior |                                                                                     | blogs |                                                                      | siguiente blog >>

 

Después de haber aceptado (y consagrado) el queso sin leche, el vino sin uva, y algún otro similar, ahora los sabios de la Comisión de la UE, desde Bruselas nos hacen llegar el chocolate sin cacao, algo así como decir que para ellos no es importante: una grasa u otra...¡da lo mismo!

 

A ellos les fastidia que Italia siga produciendo chocolate con éxito (igualmente aplicable a España y Francia), el cual se elabora con pasta de cacao y manteca de cacao. Al fin y al cabo, no hay nada malo en ello, porque es la verdadera, original, correcta y justa manera de prepararlo. En cambio, el añadido de cualquier otro ingrediente será sólo una adulteración, mistificación, falsedad, engaño. Sería el equivalente al café, cuando no era café en los tiempos de la guerra, que todavía muchos recuerdan.

 

Todo el mundo sabe que Italia hace gala de tener la primacía del verdadero Cioccolato Puro, pero a la UE no les gusta el adjetivo “puro” porque, en este caso, significaría que todos los demás chocolates producidos,  sobre todo en los países nórdicos, serían impuros por no llevar manteca de cacao, en el sentido de que están preparados con cualquier otra grasa vegetal que aporta sabor y gusto distinto al que sí lleva la del cacao, por tanto, son falsos y engañan a la gente. Alguien ya lo bautizó como el “Chocolate del Euroengaño”.

 

Después de las batallas comunitarias, desde unos años la UE había abierto un contencioso empapelando a Italia con la oblicación de quitar el adjetivo puro. No obstante, los productores italianos siguieron (y siguen) con esa palabra perfectamente impresa (hasta en oro) en todas las etiquetas, tal como aparece en la foto, porque consideran que la supresión de esa palabra perjudicaría el chocolate Made in Italy. Los sabios de Bruselas tan sabios no son porque demuestran total incompetencia al no saber conceder el valor e importancia a tan sano y exquisito producto que es el chocolate con cacao. En otras palabras, protegen un “falso” en detrimento del “original”.

 

El Ejecutivo Comunitario ha decidido dar inicio a nuevo procedimiento que podría acabar con un nuevo recurso en la Corte de la UE contra una nueva condena, con sanciones pecuniarias. Una curiosidad sorprendente: el primer procedimiento de infracción contra Italia y España de la Comisión fue liderado por el actual premier, Mario Monti, entonces comisario europeo en Bruselas.

 

Ahora al chocolate se le puede añadir, en una proporción no superior al 5%, cualquier grasa vegetal, en substitución de la original y preciosa pasta de cacao y manteca de cacao, tan agradecida por los verdaderos degustadores y amantes del alimento consumido desde siempre en los tiempos por los Maya. Por efecto de la normativa comunitaria y nacional ya es posible producir y poner en venta en cualquier mercado, el queso sin leche parcialmente producido con caseína y con caseinados del queso en vez de leche pura; el vino sin uva producido por la fermentación de frutos como grosellas, frambuesas, manzanas, consumido desde tiempo en el norte; la naranjada que nunca ha visto una naranja, etc.

 

En la foto, una composición del autor de estas líneas, varios son los tipos de chocolates pero todos con la imprescindible pasta de cacao y manteca de cacao: ‘Fondente amargo extra‘, otro mismo con avellanas enteras (23%). ‘Chocolate Amargo extra’, cacao 72% mínimo, inclusive cacao magro. ‘Chocolate Gianduia’, cuya cantidad mínima de cacao es 31%, otro mismo con avellanas enteras (23%). ‘Chocolate extrafino con Leche’, y otro mismo con avellanas (12%), cacao 30% mínimo. ‘Chocolate Blanco’, leche entera. En tema de chocolate nunca faltan los ‘Cremini’, bombones con avellanas (21%) gianduia con crema avellanas y cacao; como también los ‘Gianduiotti‘, bombones ideados especialmente por su exquisitez y practicidad, siendo pequeños se degustan en un solo bocadito.

 

El excelso chocolate Gianduia ha nacido casi por casualidad en 1852: durante las guerras napoleónicas, para afrontar el importante incremento en el coste del cacao, Isidore Caffarel tuvo la idea de hacer el chocolate mezclado con un producto que en Piamonte abundaba y no era caro: la mejor nocciola (avellana) del mundo, llamada en Piamonte la “Tonda e gentile delle Langhe” (redonda y gentil, por su suavidad; Langhe es una comarca en el sur del Piamonte donde abunda el cultivo de este fruto). Utilizando este perfumado amasijo, en 1865 Isidore empezó la producción de un chocolatito especial en todo, incluso en su forma: el bombón era un pequeño navío. La creación fue bautizada “Gianduia” por la característica máscara piamontesa con colilla para arriba y tocado con tricornio, símbolo de la lucha por la independencia y libertad del Piamonte en 1799.

 

Merece citar la intervención del experto nutricionista de la Universidad de Piamonte, Giorgio Calabrese, que lanza un alarma. Él se preocupa no tanto por la cuestión comercial sino por la salud de los consumidores: “Cuidado que todas esas grasas, porque no brillan precisamente por su salubridad. Si la UE nos impide escribir Cioccolato puro sobre nuestros productos, entonces debe obligar a quien que utiliza grasas vegetales distintas de la manteca de cacao, a indicar en sus elaboraciones de qué tipo son esas grasas. Así el consumidor podrá tomar sus decisiones“. Para Calabrese la manteca de cacao es la mejor, y su mayor preocupación son la mantecas de dika, de illipe, o de kokum, que casi nadie o muy pocos conocen, todas ellas son grasas saturas procedentes de África. Los que las utilizan no es precisamente para mejorar el gusto del chocolate o para respetar las tradiciones locales, sino exclusivamente para ahorrar, sin darse cuenta del daño que pueden causar a la salud por tratarse de grasas saturadas.

 

Calabrese afirma que si comiera a menudo chocolate con esas mantecas de dika, illipe, kokum, etc., sus arterias se ensuciarían mucho más y mucho antes que si comiera manteca de cacao. Por parte de los profesionales del arte blanca, aseguran que los consumidores cualificados saben distinguir inmediatamente la diferencia entre chocolate con cacao a estos chocolates elaborados con otras grasas, una variación en el sabor con la que difícilmente uno puede equivocarlse (el caso del café es un ejemplo). Los del Europa del Norte están acostumbrados a gustos que nuestros paladares rechazarían de inmediato; y sin olvidar que todo ello se basa exclusivamente en una cuestión de costes, más que refinamiento. Es más, lo malo es que los italianos pagan por un error que cumplieron hace tiempo. Los Países del Norte de Europa que utilizaban ya grasas distintas del cacao conseguieron la norma que querían (que el chocolate pueda elaborarse con esas grasas saturadas), dañando a Italia, España y Francia, naciones que producen el verdadero chocolate puro ¡sin poderlo especificar!

 

Relacionados

 

 

 

 

 

 

La Caffarel (01.12.1999)

 

 

 

 

 

 

Recetas con chocolate

 

 

Puedes seguirnos en

facebook

 

twitter

 

 

 

 

 

<< matteo gaffoglio anterior |                                              | blog matteo gaffoglio |                                    | siguiente matteo gaffoglio >>

 

 

todo recetas

todo noticias

todo blogs

todo foro

TAGS    QUESO CACAO VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 6 comentario(s)


   Alcira , 15-03-2016
ARRIBA ITALIANOS!!! NO SE DEJEN DEFIENDAN LO SUYO. LOS CHOCOLATES ITALIANOS SON ELABORADOS CON CHOCOLATE
Y NO CON SABORES SINTETICOS ARTIFICIALES. NO PERMITAN QUE LOS MANEJEN LOS IGNORANTES QUE ENVIDIAN SUS
EXITOS.
   Clubdelchocolate , 15-03-2016
Un reportaje buenísimo. Hay que defender los productos de calidad y no los engendros que los grandes industriales, las multinacionales del chocolate nos quieren hacer pasar por buenos.
El chocolate itliano de calidad, como el de cualquier elaborador que trabaja con honradez en España, Francia, Italia, etc, es una obra de arte y lógicamente tiene un precio.
Que no nos engañen vendiendonos basura envuelta en papel de plata y con el nombre chocolate.
   Francisco Vílchez , 15-03-2016
Como siempre, muy ilustrado en su aportación de datos y perfectamente explicada la historia y existencia del chocolate. Este Señor es un perfecto dominador del idioma de Cervantes y sus conocimientos los aporta en sus artículos.
   Tatty , 15-03-2016
Es ciertamente lamentable que empresas tan prestigiosas en el mundo usen manteca vegetal o mejor conocida como aceite hidrogenado que nada tiene que ver con el chocolate. Si Italia sigue la reglas su chocolate debe ser tomado en cuenta por lo que puedo suponer de los demás chocolates son una de tantas estafas que hasta son perjudiciales para la salud.
   Margarita , 15-03-2016
espero y deseo que en España se siga fabricando chocolate como antiguamente, es decir, usando manteca de cacao y nada de grasas vegetales. He probado chocolates de diversas naciones europeas y nada que ver con el verdadero chocolate español.
   miguel , 15-03-2016
saludos que falta de conciencia tanto daño que hacen esas mantecas que le agregan es una gran batalla que tenemos los que vivimos en el mundo del cacao y chocolate .mucho daño le hacen al chocolate con todos los grandes beneficios que tienen para el organismo



Matteo Gaffoglio

Comunicador y experto en gastronomía




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services