Enero, el mes de las dietas ( 2ª parte)


11-01-2010    |   


ARTÍCULOS



Verduras. Foto: 5 al día

Aquí somos partidarios de que "las dietas, si no son de nutricionista, mejor dejarlas quietas". No hay que olvidar que sobre este tema hay muchas leyendas, las cuales casi siempre vienen por la comunicación boca a boca y suelen estar poco contrastadas por profesionales. Vamos a repasar los tipos de dietas que vemos en las revistas del "cucharón" con más frecuencia y recomendaciones nutricionales para tener muy presentes.

Cronodieta
Dieta en que se puede comer de "todo" aunque a unas horas predeterminadas. Los cereales sólo se pueden comer entre las 07 y las 15 horas, las legumbres y hortalizas entre las 12?30 y 15, Pescado, carne y huevos, entre las 20 y 22?30. La fruta nunca después de las 17 horas. Añadir vitaminas A, B, C y E, así como hierro y magnesio. Se deben evitar los refrescos azucarados y todo lo dulce, además de grasas animales.

Hipocalórica
Aquí se trata de llevar la calculadora encima durante las 24 horas e ir sumando, según el IMC (índice de masa corporal) de cada individuo, ya que no puede ser la misma de un guardacoches que la de un minero o albañil. En este Diccionario prácticamente todos los alimentos llevan la cantidad aproximada de calorías por cada 100 gramos, sin grasas añadidas.

Proteínica
Está basada en la ingesta de sólo alimentos ricos en proteínas, ya sean carnes, pescados, huevos, legumbres o ciertas verduras; evitar siempre los hidratos de carbono, los azúcares, las frutas y el alcohol.

Arco iris
Se basa en los diversos colores de las verduras, el rojo de los tomates controlaría los problemas propios de la mujer; el naranja de las zanahorias fortalecerían el sistema inmunitario; el blanco de los ajos cuidarían del sistema cardiovascular; el verde de los espárragos trigueros combatirían la ansiedad; y el morado de la berenjena actuaría contra el envejecimiento celular, etc.

Disociada
En esta dieta se trata de saciarse de proteínas o hidratos de carbono,



aunque nunca mezclarlos en una misma comida. La fruta sólo debe comerse por la mañana, o entre comidas.

D.A.S.H.
(Aproximación Dietética para poner Stop a la Hipertensión)
Muy de moda en Estados Unidos, basada en la eliminación de carnes grasas y reducir la ingesta de carne en general, sal y azúcar, aumentar la ingesta de frutas y verduras, sólo consumir productos lácteos desnatados, y evitar cualquier tipo de grasa, y bajar la hipertensión su efectividad. No es tan buena como la mediterránea.

9 x 9
Otra vez calculadora a mano, pues se trata de dar un valor determinado a los alimentos y no a su cantidad y comer lo que a uno le apetezca, mientras no se supere la suma de 9 en cada comida, estos son los valores: Agua o Infusiones sin azúcar=0; Verduras=1; Carne o pescados y lácteos magros=2; Aceite, Grasas y mostaza=3; Huevos, charcutería, mariscos y pescados grasos=4; Carne de Buey, Cerdo o Cordero=5; Quesos grasos y Suizos=6; Cereales con azúcar=7; Pan, pasta, arroz o patatas=8; Fruta=9.



Depurativa
Duración máxima de 1 semana, que puede repetirse de vez en cuando, cuando nos sintamos, cansados, estresados o llenos hasta la boina de toxinas. Se trata de comer frutas, verduras, legumbres y zumos, carnes magras, pescado azul, lácteos desnatados y tomar con frecuencia infusiones de hinojo, alcachofa, perejil, té rojo o verde, ortigas, diente de león o zarzaparrilla.

Arco iris - 2
Se basa en los biorritmos naturales del individuo, separando los grupos de alimentos por colores, por ejemplo el ROJO = Energía Térmica = Carne, pescado, huevos, lácteos, marisco, etc. VERDE = Energía Cinética = Verduras de color verde. BLANCO = Energía Neutra = Harina, pan, bollería, etc. AZUL = Energía Lumínica = Principalmente frutas de temporada. NARANJA = Vegetales que so sean de color verde. VIOLETA = Energía Pulsante = Aceites, frutos secos, miel, derivados del cacao, etc... Sólo se debe comer de un sólo color al día y con mesura.

Movimiento
... en principio se trata de saber que a partir de los 35 minutos de haber empezado a hacer ejercicio se empieza a quemar grasa. Estos ejercicios no tienen por qué ser fatigosos, sino que también sirven los movimientos isométricos, como puedan ser los movimientos regulares de diafragma, o simplemente levantando los talones o puntas de los pies, o mascar chicle sin azúcar, o mover las rodillas, o los músculos del cóccix, aunque se esté sentado.

Hidratos de carbono
Simplemente se trata de alimentarse solamente con hidratos de carbono, los cuales en un 99% y tras 48 horas se han convertido en 1 gramo de grasa, las proteínas podemos sacarlas de legumbres y productos lácteos desnatados, evidentemente este tipo de dieta no es apto para personas con tendencia a la diabetes o diabéticos.

Del día después
Se trata de intercalar 1 día de Alimentación Hipercalórica con el siguiente día de Alimentación Hipocalórica y así hasta haber conseguido tu meta (o hasta que bajen los 4 jinetes del Apocalipsis).

De la patata
Durante 3 días consecutivos, sólo se puede comer patatas hervidas o asadas con su piel y tomarlas a intervalos más o menos regulares de 1 patata cada 2 o 3 horas y beber unos 3 litros de agua al día, se cuenta que es una dieta muy antigua.

The Zone
Quizás una de las más equilibradas, ya que consiste en alimentarse con un 30% de proteínas, un 30% de grasas no saturadas y el resto en hidratos de carbono, fue elaborada por el Dr. Barry Sears, Premio Nobel de Medicina de 1982. Sólo es difícil mantener los porcentajes sin calculadora.

De la alcachofa
Igual que la de la patata, pero mientras las alcachofas sean asequibles de precio, esta dieta no es tan antigua como la anterior.



De la manzana
Se trata de comer sólo manzanas durante un día determinado cada semana,... Este tipo de dieta se viene repitiendo con otros alimentos o fruta, como el pomelo, etc.

La sopa quema-grasas
Se trata de comer verduras bajas en calorías, sin fécula ni proteínas, o sea sin patatas, maíz, legumbres o similares, sin aceite y sin grasas, se pueden ir variando las verduras así como la forma de cocinarlas. Un plato de esta sopa tiene unas 125 Kcal.

La oriental
Alimentarse de comidas y bebidas calientes (incluída el agua), œ hora de paseo diario, desayunar fruta rica en vitamina C, infusiones o zumos calientes; eliminar las proteínas del vacuno, cerdo, cordero o lácteos; evitar los alimentos elaborados con harina refinada; nada de alimentos industriales o embutidos, limitarse a las especies siguientes: canela, jengibre, menta, miel, comino, cardamomo o hinojo, también en infusiones, cenar frugalmente.

La del té verde
Similar a la de la sopa quema-grasas, pero en lugar de beber tres litros de agua, sólo se beben 2 y en cada comida se beben dos tazas de té verde sin azúcar.

La de los zumos
Beber zumos frescos, 2 vasos cada 2 horas (o sea, unos 16 vasos normales al día), que viene a convertirse en más o menos 3 litros de líquido diario. Hacerlo en días alternos con una dieta normal, equilibrada.

La de la luna
Se trata de seguir el calendario astronómico, con los cambios de fase lunar, ya que empezando cada fase, durante 24 horas deberemos seguir una dieta de líquidos, sin alcohol, sin grasa, por ejemplo zumos, leche, infusiones, esto representa 4 veces cada 28 días, pero hay que ser puntuales con la luna.

La Scarsdale
Escrita por un médico norteamericano del mismo nombre. Se trata de hacer una dieta equilibrada, pero por partes, sólo a mediodía se come lo que toca y la cantidad que uno desee, por la noche fruta y se desayuna de una infusión y una tostada integral. Funciona si se sigue la "dieta de su seguimiento".

South Beach
Se trata de una forma diferente de la "dieta desasociada", pues mientras que la primera semana sólo se consumen proteínas y verduras, en la segunda sólo se comen hidratos de carbono y fruta.



Del semáforo
(Indice Glucémico)
Se trata de poner colores a los alimentos, están los rojos o prohibidos como las grasas, el alcohol, las féculas. Los amarillos, parcialmente prohibidos, como huevos, desnatados, carnes algo grasas, etc. Y los verdes, que se pueden consumir sin límites, como pescado, verdura, fruta, o legumbres.

La Hamptons
Está basada en la dieta mediterránea, siendo su base el pescado azul, las verduras frescas y las grasas no saturadas, o sea las buenas, prohibiendo la ingesta de pan blanco, arroz, alcohol y azúcares refinados.

La Waterfall
Está basada en la eliminación de líquidos mediante la ingesta de más líquidos a ser posible con efecto diurético como el agua, los zumos, las infusiones, etc. Sólo se prohíbe el alcohol, el café, la sal, la grasa saturada y los huevos.

La Atkins
Se basa en la ingesta masiva de proteínas de metabolización rápida, permitiendo sólo un 10-15% de hidratos de carbono de metabolización lenta, y no permite la ingesta de fibra. Existe mucha discusión sobre esta dieta.


Pautas a recordar en toda dieta:

1 Comer despacio, masticar mucho antes de "engullir", ensalivando bien cada bocado.

2 No saltarse ninguna comida, aunque sí aligerarlas de calorías.

3 No quedarse nunca con hambre.

4 No comer nunca sin hambre o cuando una ya está satisfecho, recuerda lo que engorda es lo que no ha quedado en el plato, y debería haberlo hecho.

5 Beber, al menos 2 litros de agua diarios.

6 Comer alimentos ricos en fibra, especialmente en el desayuno.

7 Come siempre en platos de postre, te parecerá que comes mucho.

8 Comer fruta entre comidas, no con las comidas.

9 Evitar el azúcar y el alcohol, son simples calorías vacías.

10 Evitar las grasas de origen animal, si tenemos colesterol, al menos que sea del bueno.

11 Nunca vayas a la compra con hambre, y compra sólo lo necesario.

12 Cocinar sin grasas, evitar frituras, disminuir la cantidad de sal.

13 No olvidar de hacer ejercicio diario, (no importa ir al gimnasio, con evitar los ascensores, o bajarse del autobús una parada antes o después de la que nos toca puede ser suficiente) y sobre todo, adaptarlo a nuestra edad y posibilidades físicas.

A continuación, unas recomendaciones nutricionales indicadas por la Clínica Universitaria de Navarra:

1 Reducir la ingesta de grasas, especialmente las de origen animal, o LDL.
2 Aumentar el consumo de fruta y verdura fresca diaria, mínimo 5 diferentes.
3 Incrementar el consumo de legumbres y cereales integrales.
4 Disminuir la ingesta de carne.
5 Establecer 1 día sin carne, o mejor aún 2 a la semana.
6 Usar cualquier tipo de cocción, evitando las frituras.
7 Limitar el consumo de sal, usando en su lugar, especies o hierbas aromáticas.
8 Potenciar el uso del aceite de oliva, frente a otras grasas vegetales.
9 Comer, como mínimo, pescado azul 2 veces a la semana, 1 puede ser blanco.
10 Sustituir los productos lácteos con grasa, con desnatados.
11 Reducir, o evitar la ingesta de ?Comidas Elaboradas Industrialmente?.
12 Evitar la ?Comida Rápida?, o sea ?Comida Basura?.
13 Saber siempre lo que comemos, analizando bien las etiquetas.
14 No abusar del alcohol, además de maligno, son muchas calorías vacías.
15 Volver a la alimentación básica de nuestros abuelos, la ?Dieta Mediterránea?.

Para terminar...

En todas las dietas la línea de descenso tiene escalones, incluso algún revés o subida incomprensible de peso, no hay por qué preocuparse, pues es normal, evitarás disgustos si evitas pesarte cada día. Una vez cada semana basta. Lleva control de peso, apúntalo cada domingo, mejor aún, un gráfico con una escala de valores. Intenta una caminata de 10 minutos después de cada comida, no tomes el ascensor, sube la escalera y... Mucho ánimo, y sobre todo, paciencia.

También conviene saber, que a partir de los 40 años, nuestra necesidad básica de calorías, léase calorías, disminuye en un 5% por cada 10 años, aunque eso no debe significar, una disminución de sales minerales, fibra, líquido (agua) y vitaminas, que con menos comida, podemos perder, y que seguiremos necesitando, hasta que Dios, o quien sea juzgue correcto nuestra vuelta a la Tierra,... "pues polvo somos, y en polvo nos convertiremos", también dijo Albert Einstein: "Nada desaparece, solo se transforma".

Y a propósito de pesos, recientemente ha sido lanzado al mercado un artilugio, norteamericano por supuesto, bautizado como el Reloj Científico PFA-12, que una vez incorporados datos como edad, altura, etc., nos da un índice corporal de obesidad y puede almacenar estos datos, para elaborar posibles diagramas, sobre la marcha de la adiposidad de nuestros tejidos, se suele vender en las mejores farmacias.

--
(Información extraída del Diccionario práctico de gastronomía y salud, Editorial Díaz de Santos ? Madrid, de Miguel Juan Jordá, donde puedes encontrar amplia bibliografía y otras fuentes de información. Este Diccionario se puede encontrar o encargar en las mejores librerías de España y Latinoamérica)



Para contactar con el autor: emejota13@gmail.com



¿Te gusta este artículo? Comenta en el foro

TAGS    ARROZ PATATA CACAO PESCADO CAFÉ MARISCO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services