Catar sin parar en un bar donostiarra


18-11-2009    |   


ARTÍCULOS



Jose Luis Carrillo, propietario de Mil Catas

Como es sabido, gastronómico/a es un adjetivo connatural a la ciudad de Donosti. Y como tal, no quiso quedarse sin un encuentro internacional de cocina, San Sebastián Gastronomika, con el que revivir su semana grande en torno a la gastronomía. El congreso comenzó el fin de semana extendiendo parte de su fiesta a los bares de su alrededor, los de la parte vieja y en especial a los del barrio de Gros. Uno de estos últimos establecimientos es Mil Catas, del cual hemos conocido a su creador: Jose Luis Carrillo.

Es donostiarra de nacimiento. No procede de ninguna escuela de hostelería, sin embargo, desde siempre ha sentido una especial inquietud por la cocina: "Me he preocupado de viajar, leer y hacer pruebas, todo por mí mismo", dice,



con lo que explica cuánto le ha aportado esta profesión y gratificado para con el mundo de la restauración. Cabe destacar que ha ganado en tres ocasiones el Campeonato de Guipúzcoa de Pintxos. La primera, en 2001, con una suprema de pollo caramelizada con una ensalada crujiente; seguidamente, en 2003, se alzó también con el primer premio gracias a una cigala con pijama de frutos secos y espuma de yogur; y el último trofeo ha llegado este año, por la vieira con berberechos, cítricos y su aire, un triunfo que atribuye a todo el equipo de cocina, a cuyo frente se encuentra Analía Rodríguez.

Huevo asado con Irati, patatas crujientes y sales de jamón

Sobre su pequeño santuario de la cocina en miniatura rodeado por una inmensa estantería-bodega nos cuenta que "independientemente del vino, un complemento en bastante auge, también tienen una parte importante los pichos". Con una puesta a punto de cada platillo al momento, la carta de tapeo se compone de 14 pinchos salados y dos dulces, que es renovada con una frecuencia de cuatro veces al año, aunque, como reconoce Carillo, hay pichos que no se pueden quitar por estar ya "pegados" al paladar y memoria de muchos clientes. Es el caso de un huevo asado con una parmentier trufada, lámina de queso del Valle de Irati, que aporta cremosidad, con sales de ibérico y patatas crujientes. Además, en esta barra nos podemos encontrar con un Ajo blanco con taco de salmón ahumado, disfrutar de una Ensalada de queso de cabra gratinado y dulce de sidra o saborear un Arroz cremoso de hongos y foie a la plancha.

"En Mil Catas intentamos inculcar la esencia del pincho tal y como es, añadiendo crujientes y distintas texturas sin maltratar en ningún momento la materia prima y sin camuflarla excesivamente", explica su propietario, que desde hace 6 meses dirige otro pequeño bar (Izazpi), en la parte vieja de la ciudad.

Detalle de la bodega

Y para acompañar como se merece, esta excelente cocina se rodea de entre 300 y 350 referencias de vinos, entre tintos, blancos, rosados, cavas y espumosos. "Con el Patio de Ramuntxo, hace ya quince años, -habla refiriéndose a su otro establecimiento- fui uno de los pioneros en desbancar un poco el mundo del Rioja en Donosti y empecé a descorchar otras denominaciones con el riesgo que suponía, siempre me ha gustado probar de todo".

Para quien vaya a Mil Catas y quiera sentarse a comer, también le pueden ofrecer una completa carta con entrantes, pescados y mariscos, carnes y postres. Por último, habremos de estar alerta, pues, además de las muchas catas de vino que uno puede hacer cualquier día en este bar, Jose Luis organiza jornadas basadas en otro tipo de catas (de queso, aceite, etc.), según la temporada.

En la barra de Mil Catas

MIL CATAS
c/ Zabaleta, 55
San Sebastián
Tel. 943 321 656

TAGS    QUESO HUEVO ARROZ POLLO SALMÓN VINO Rioja




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Conchi de Miguel

Periodista y riojana




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services