“Expulsan” al vino de la nueva pirámide de dieta mediterránea | Vino y salud


01-11-2011    |   


ARTÍCULOS



 

<< blog anterior |                                                                                  | blogs |                                                                       | siguiente blog >>

 

 

Las líneas anteriores forman parte de un manifiesto, por llamarlo de alguna manera, sacado a la luz pública por la Fundación Dieta Mediterránea, que preside desde 1996 el doctor Lluís Serra-Majem, que lo es en Medicina, en Nutrición y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Desde que asumió la presidencia de la F.D.M., ha compatibilizado su Cátedra de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria con la promoción de esta dieta. Creó en 2005 la ONG Nutrición sin Fronteras y fundó la Revista Española de Nutrición Comunitaria, y ha escrito o editado más de 60 libros sobre la materia que él conoce, además de centenares de artículos y editoriales.

 

Reconocemos al señor Serra sus méritos, pero sorprende su capacidad de trabajo, y llama la atención la necesidad de financiación altruista que ha de necesitar para desarrollar tanto trabajo.

 

En una entrevista publicada en EROSKI CONSUMER (dic. 2010), con motivo de la declaración de la Dieta Mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial, el señor Serra, henchido de satisfacción como si él y su equipo fueran los “inventores” de la D.M.,  exponía en titulares: "Hay que lograr que los nietos conozcan las recetas de la abuela”. Estoy de acuerdo con Vd., doctor, porque los nietos de hoy no conocen los guisos de sus abuelas e ignoran la dieta mediterránea, pero son fieles consumidores de productos industriales alimentarios, llenos de grasas y aditivos, más peligrosos, si cabe, que el alcohol. Gustan las comidas fast-food, llegadas principalmente de los EE.UU., los productos Mc Donald’s, Burger King, y otros; la mal llamada comida china, con sus restaurantes WOK; las pseudo pizzas y pastas industriales, en nada parecidas a sus homónimas italianas, y por no extenderme, esa turbadora plaga recién llegada: los döner kebap.

 

No sé si el señor Serra conoce el movimiento Slow Food, creado en Italia por Carlo Pertini y extendido al día de hoy por todo el mundo. En su Manifiesto se exponen cuestiones tan importantes como:

Este nuestro siglo, que ha nacido y crecido bajo el signo de la civilización industrial, ha inventado primero la maquina y luego la ha transformado en su propio modelo de vida. La velocidad nos ha encadenado, todos somos presa del mismo virus: la “Fast-Life”, que conmociona nuestros hábitos, invade nuestros hogares, y nos obliga a nutrirnos con el “Fast-Food”.

 

“El homo sapiens debe recuperar su sabiduría y liberarse de la velocidad que lo puede reducir a una especie en vías de extinción. Por lo tanto, contra la locura universal de la “Fast-Life”, se hace necesario defender el tranquilo placer material. Comencemos desde la mesa con el “Slow-Food”, contra el aplanamiento producido por el “Fast-Food”, y redescubramos la riqueza y los aromas de la cocina local. Si la “Fast-Life”, en nombre de la productividad, ha modificado nuestra vida y amenaza el ambiente y el paisaje, “Slow-Food” es hoy la respuesta de vanguardia.”

 

Pero Slow-Food no se limita a mejorar la alimentación. También trabaja activamente en el sector primario, con apoyos destacados a los productores independientes, ajenos a las grandes cadenas alimentarias, promocionando sus mercados y ayudando a la experimentación y al desarrollo de sus explotaciones agrarias, ganaderas, de transformación, etc., para lograr un cambio desde el origen, denunciando cuando es necesario a las multinacionales de la “comida basura”.

 

La dieta mediterránea es el conjunto de hábitos alimentarios de los pueblos de la cuenca del mar del mismo nombre, basada en los alimentos recolectados en ellos, así como las carnes y pescados que les son propios. A pesar del reduccionismo que con demasiada frecuencia se aplica a la D.M., no es un bloque monolítico, uniforme e inmóvil, sino que cada país guarda sus peculiaridades. Así, los países musulmanes y los judíos no comen carne de cerdo por cuestiones derivadas de sus creencia religiosas, en tanto que otros sentimos un especial aprecio por este animal.

 

Otra diferencia es la abstemia de los musulmanes de bebidas alcohólicas a partir de las creencias religiosas, lo que no les impide ser productores de vinos en cantidades importantes, sin ninguna relación con los beneficios o perjuicios que pueda producir el alcohol en la salud por consumo excesivo.

 

Hay otras diferencias pero las dos más importantes quedan expuestas y su origen milenario, a la vez que religioso. También convendrá recordar que a pesar de lo antigua que pueda parecer la famosa dieta mediterránea, solo empezó a estudiarse su carácter y propiedades a mediados del pasado siglo veinte.  

 

No comprendo, señor Serra, que expulse al vino de la dieta mediterránea, cuando antes de ahora Vd. mismo ha proclamado: “Está científicamente comprobado los efectos preventivos frente a las enfermedades cardiovasculares tanto en prevención primaria como secundaria, es decir, en personas que ya han tenido un proceso cardiovascular.” Dijo Vd. más cosas, todas a favor de los efectos benéficos del vino, bebido siempre en cantidad moderada. No lo entiendo.

 

Dentro del Decálogo de la Fundación D.M., se señala: “El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.”Esto suena a recomendación, supeditando el vino al agua. Pero Vd. sabrá, señor Serra, que Louis Pasteur (descubrió la fermentación del vino a partir de microorganismos vivos) no tuvo inconveniente en proclamar que el vino es la más sana de las bebidas. Como también sabrá que muchas de las pestes sufridas por nuestros antepasados europeos, mediterráneos o no, fueron transmitidas por el mal estado del agua. Le invito a citar los perjuicios que en el pasado remoto pudo causar la ingesta del vino. Así que no confunda al personal con proposiciones tergiversadas.

 

Me quedo con ganas de decir más cosas, pero aquí lo dejo. El vino tiene problemas de diversas clases, pero no conviene inculparle de lo que no es responsable. Una de ellas es la desinformación al uso cuando se pretenden evidenciar sus males. Y otra, no menos importante, es cuando la Ministra del ramo, que debería defender los intereses de un sector tan importante en todos los aspectos como es el vitivinícola, se ponga de perfil en ocasiones como ésta y se sume, mal que bien a los detractores del consumo del vino. Sin recordar, además, que ya lo intentó su antecesora y salió malparada en el trance. 

 

Los aficionados al vino que nos identificamos con su cultura milenaria, en el doble sentido de cultura y cultivo, no deseamos imposiciones y mucho menos prohibiciones, vengan de donde vengan, aunque sean estas de la misma O.M.S., tan desacreditada por sus notables meteduras de pata y su fácil entreguismo a multinacionales varias.

 

Tiene más valor la labor investigadora de una legión de expertos médicos e investigadores de diversas universidades de reconocido prestigio, empezando por nuestro egregio  don Gregorio Marañón, que no era muy experto en vinos, pero tuvo siempre muy claros su efectos benéficos y placenteros, siempre que fuera consumido moderadamente.  

 

<< josé luis lejonagoitia anterior |                   | blog de josé luis lejonagoitia |                               | siguiente josé luis lejonagoitia >>

 

 

todo recetas

pizza con verduras

asadas (sin gluten)

todo noticias

convocatoria concurso

fotografía bodegas pradorey

todo blogs

aceitunas aliñadas

y raya a la grenoblesa

todo empleo

encuentra trabajo

encuentra trabajadores

TAGS    QUESO VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 16 comentario(s)


   Mª Jose , 15-03-2016
La noticia me parece estupenda. Un profesional sanitario nunca debiera recomendar a una persona que no beba que se inicie en dicho habito y, a quien beba, le debera recomendar siempre un consumo moderado.
Ahora bien, la credibilidad del Sr. Serra-Majem queda muy tocada cuando se comprueba que es Presidente de Honor de la SENC y que dicha entidad, en su guía y piramide de alimentación saludable recomienda el consumo moderado y ocasional de vino y cerveza.
http://www.nutricioncomunitaria.org/generica.jsp?tipo=docu
   toni , 15-03-2016
¿qué tipos de expertos opinan que un esquimal debe comer lo mismo que un ecuatoriano? Estos van a inventar la polvora mojada...
   Toni , 15-03-2016
Soberana gilipollez.....
   Baco , 15-03-2016
El vino está prohibido por motivos religiosos, asi como todas las bebidas alcohólicas y eso nada tiene que ver con la salud ni con la dieta sana.
   VINOSALUD , 15-03-2016
QUE POCO APOYO AL PRODUCTO ESPAÑOL,LO SIGUIENTE EL ACEITE DE OLIVA
   Harkaitz , 15-03-2016
Yo en lo de carnes rojas habria puesto el dibujo de un cerdo.
   slerkt , 15-03-2016
Habrá que ir sacando la ternera, valla a ser que nos llamen los Indios
   Roberto , 15-03-2016
No me gusta que metan al kebab en el saco de la comida rápida industrial. Igual que hay restaurantes tradicionales que son una mierda también hay kebabs tradicionales que son una delicia.
   Jesús , 15-03-2016
Los "expertos" me parecen unos estúpidos integrales, que con su comportamiento se definen plenamente. Lo que me parece increible, es que la Sra. Ministra les apoye y les dé su beneplácito.
¡Va en contra de nuestros intereses!. Absurdo.
   Juan Carlos , 15-03-2016
que se vayan al cuerno los musulmanes hombre... mas me hiere la sensibilidad a mi cuando lapidan a una mujer
   Kike , 15-03-2016
Joder.... si es que se lo están poniendo en bandeja a los de la gaviota... mal que me pese.
   dani , 15-03-2016
Mª José, también se recomienda un consumo moderado de mariscos, y eso no quiere decir excluirlos de la dieta.
Y ni mucho menos es de recibo "informar" a nadie de lo que es la dieta mediterránea, indú o guatemalteca si adulteramos la información por motivos políticos o religiosos.
   victor , 15-03-2016
Y esta señores mios es la gilipollez del dia.......
   mrg , 15-03-2016
Estoy harto de la gilipollez de lo politicamente correcto. Viva el Vino.
   dani , 15-03-2016
En china no se toman lacteos y en ciertos lugares como la india o zonas del islam, no comen ternera ni cerdo respectivamente. PORQUE NO QUITAIS ESO? Me parece totalmente abusrdo.
   vicente , 15-03-2016
lo unico que se debe de prohivir, el que si puede ser, esta ralea socialista, no alcance mas el poder. Esta cuadrilla de catetos, que nos han dejado en la ruina, y ya veremos si salimos de esta.
Yo soy consumidor de vino, y deportista, solo el vino, esta presente en mi mesa, en las comidas.
P.D
que puedes esperar, de unas ministras, como la salgado (muñequita famosa marxita), y la actual, que parece una serdina diseca. Si este par de especimenes, se tomaran un litro de vino al dia, y trabajaran duro, (cosa que no han hecho en su vida) , seguro que tenian mas lustre.





José Luis Lejonagoitia




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services