Recetas y juegos para estas vacaciones


20-04-2011    |   


ARTÍCULOS



 

 

Hola niños ! ¿Qué tal esa cocina? Y los juegos? Esperamos que os estén gustando. Es importante que os divirtáis mucho, pero sin olvidaos de cocinar y comer de una forma sana, para mantener siempre la fuerza en el organismo, tanto durante las temporadas de trabajo y estudio como en vacaciones.

 

Aquí tenéis nuevas recetas y juegos que, como veréis, son apropiados para los días de fiesta que se acercan. ¡¡Vamos!!

  

 

Pierna de cordero al horno con puré de patata

 

Pierna de cordero al horno con puré de patata

 

Ingredientes para 4-6 personas:

 

1 pierna de cordero

4 dientes de ajo

1 cebolla

1 hoja de laurel

4 patatas

30 g de mantequilla

50 ml de crema de leche

aceite

pimienta

sal

 

Preparación:

 

Pide al carnicero que corte la pierna de cordero a pedazos más o menos pequeños. Ponla al horno, añade sal, pimienta, la cebolla cortada en trozos grandes, los ajos enteros, la hoja de laurel, un buen chorro de aceite y ponla en el horno a cocer a 180 grados hasta que este bien asada.

 

Pon las patatas a hervir con abundante agua y un poco de sal, cuando estén listas, quítales la piel, ponlas en un bol, aplástalas con un tenedor, ponles la mantequilla y la crema de leche, remuévelo bien hasta que te quede un puré bien cremoso.

 

Sirve la pierna acompañada del puré, si te apetece, puedes añadirle unas puntas de espárragos fritas.

 

 

 

 

Gallina con pimientos

 

Gallina con pimientos

 

Ingredientes para 4-6 personas:

 

1 gallina cortada en pedacitos

4 pimientos rojos

½ l de caldo de verduras

1 cebolla

1 tomate

2 dientes de ajo

½ cucharadita de curry

harina

aceite

pimienta

sal

 

Preparación:

 

Pon sal y pimienta a los trozos de gallina, pásalos por harina y fríelos un poco en una cazuela con aceite. Reserva los trozos.

 

En el mismo aceite, fríe la cebolla cortada en trocitos pequeños, cuando esté dorada, añade el tomate, picado muy pequeño, cuando el sofrito esté listo, ponle un poquito de harina, incorpora el caldo, el curry y los trozos de gallina. Déjalo cocer a fuego lento y con la cazuela tapada hasta que la gallina esté lista.

 

Lava bien los pimientos, córtalos a tiras, no muy gruesas y ásalos en una sartén con un poco de aceite y los dientes de ajo. Cuando estén listos, incorpóralos a la cazuela y déjalos cocer unos minutos.

  

 

 

 

Yemas de Santa Teresa

 

Yemas de Santa Teresa

 

Ingredientes para 4 personas:

 

12 huevos

100 g de azúcar glasé

150 g de azúcar

1 ramita de canela

la corteza de un limón

 

Preparación:

 

Pon en un cazo 10 cucharadas de agua, el azúcar, en grano, la cáscara de limón y la canela. Caliéntalo y  déjalo hervir a fuego muy bajo, sin dejar de remover. 

 

Separa las yemas de las claras. Cuando el almíbar espese, retíralo del fuego, quita la canela y el limón. Pasa las yemas por un colador fino y añade el almíbar.

 

Pon la mezcla de nuevo en el fuego y revuelve hasta que se desprenda del cazo, pero ten mucho  cuidando que no hierva ya que si no, las yemas  cuajarían.


Cuando esté fría, haz bolitas, rebózalas con el azúcar glasé.

 

 

 

Curiosidades sobre los pimientos

 

 

El pimiento pertenece a la familia de las plantas Solanáceas y más concretamente al género de las Capsicum. Aunque existen más de 2.300 especies de este género de plantas, sólo unas pocas son comestibles, como el tomate, los pimientos y la berenjena.

 

La planta del pimiento es originaria de México, Bolivia y Perú. El principal componente del pimiento es el agua, seguido de los hidratos de carbono, lo que hace que sea una hortaliza con un bajo aporte calórico. Es una buena fuente de fibra y, al igual que el resto de verduras, su contenido proteico es muy bajo y apenas aporta grasas.

 

En cuanto a su contenido en vitaminas, los pimientos son muy ricos en vitamina C, sobre todo los de color rojo. De hecho, llegan a contener más del doble de la que se encuentra en frutas como la naranja o las fresas.

 

Los pimientos llegaron a Europa hacia el año 1493, su introducción produjo un cambio importante en la alimentación y en las costumbres culinarias de la época.

 

La mejor época de los pimientos es la que va de primavera a otoño, ya que es un fruto que soporta mal las bajas temperaturas, aunque gracias a la producción en invernadero están disponibles en el mercado durante todo el año.

 

Las variedades de pimiento se clasifican en dos grandes grupos según su sabor en dulces y picantes.

 

Pimientos dulces: podemos encontrarlos amarillos, verdes, rojos y de tamaños y formas muy variados, los más comunes son los Pimientos morrones de carne gruesa y firme, de sabor suave, de gran tamaño, de piel roja y brillante, muy apreciado para comer tanto crudo como asado,se puede recolectar verde o ya maduro, con su característico color rojo, a veces violáceo.

 

Pimiento dulce italiano: su forma es alargada, fina y la piel es de un color verde brillante que se torna rojo conforme madura.

 

Pimientos picantes: los más conocidos son los pimientos de Gernika, los del Piquillo y los de Padrón



Pimiento de Gernica: producto originario del País Vasco. Es un fruto pequeño, de color verde, estrecho y alargado, que se consume sobre todo frito y en vinagre.

 

Pimientos del Piquillo: son originarios de Lodosa (Navarra) generalmente se encuentran en conserva. Su piel es de un rojo intenso, es una variedad carnosa, compacta, consistente y de textura turgente pero fina.

 

Pimientos de padrón: son originarios de Padrón (Galicia) de pequeño tamaño y forma alargada, cónica y ligeramente rugosa. Se consume verde y fresco, tienen un sabor un poco picante, aunque existen variedades dulces.

 

¿Cómo elegirlos y conservarlos?

 

Tenemos que buscar los que sean más carnosos, duros, con la piel muy firme, lisa, lustrosa  y brillante, sin golpes ni magulladuras. Hay que rechazar aquellos que tengan una piel muy fina o poco firme y que presenten hendiduras, cortes o partes acuosas. Todos estos signos son indicios de que se encuentran en mal estado. El tallo tiene que ser verde, firme y crujiente.

 

Se conservan en el frigorífico unos 10 días, asados y en aceite, se pueden conservar hasta 15 días, también se pueden congelar, escaldándolos previamente en agua hirviendo unos 3 minutos y secándolos muy bien antes de introducirlos en el congelador.
 

 

JUEGO: El lobo y el cordero

                                      

Edad: A partir de los 8 años                                                                      

Jugadores: Mínimo 20 y máximo ilimitado (pero mejor si son pares)                          

Duración: Es un juego que se puede hacer pesado y por lo tanto no lo haremos durar mucho                                        

Lugar: Exterior                                  

Educa: Los reflejos, la cohesión de grupo, ya que enseña el valor del trabajo en equipo

Material: Pañuelos o trozos de tela          

Desarrollo y reglas:

Los niños se dividen en dos equipos, en cada uno se forma el mismo número de columnas con un mínimo de 5 jugadores. Cada una de las filas ha de tener un pastor, un lobo, un cordero y dos ovejas, tanto el lobo como el cordero, tienen que llevar colgado de la cintura un pañuelo (este tiene que estar bien visible).

 

La misión del juego consiste en que los lobos atrapen a los corderos, la forma de hacerlo es quitándoles el pañuelo, si lo hacen, estos quedan eliminados. Los pastores pueden defender a los corderos de la misma forma.

TAGS    PATATA




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 1 comentario(s)


   Nadine Morales , 15-03-2016
yo keria juegos no pa cocinar de verdad!!!



A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services