Manzanilla ecológica


04-05-2009    |   


ARTÍCULOS



Manzanilla

La manzanilla (Matricaria chamomilla) es una hierba aromática muy conocida y utilizada desde tiempos remotos. Es muy característica de esta época del año.

Pertenece a la familia de las tubulifloras, de desarrollo anual. Originaria de Europa, hoy día su cultivo se ha extendido por todos los países del mundo.

Cultivo ecológico de la manzanilla

La manzanilla es una hierba que se adapta muy bien a todo tipo de terreno, especialmente a suelos fértiles y con buen drenaje.

Para la preparación del terreno, primeramente aportaremos nitratos procedentes de una ganadería ecológica. Acto seguido realizaremos una o dos pasadas de arado profundo, con el fin de que la tierra quede suelta y bien mezclada con el estiércol. La siembra más característica de esta planta es por semillas, que se realizará en primavera y ?al voleo?. Una vez sembradas es conveniente que le demos un riego. La recolección se efectuará cuando las flores se hayan formado completamente.

Después es cuando, una vez que han terminado su floración, acto seguido se tratan, se ponen a secar al sol y finalmente se muelen o trituran bien manualmente o con la ayuda de una máquina. Entonces ya están preparadas para meterlas en bolsitas de tela, quedando así aptas para su consumo. Las podemos conservar en nuestros hogares hasta un año. Pasado ese tiempo, no es recomendable consumirlas, ya que habrán perdido gran parte de sus cualidades y empezarán a deteriorarse.







Variedades de manzanilla

De los diversos tipos de variedades que existen, distinguimos las siguientes europeas:

? Variedad común
? Variedad dulce
? Variedad de los campos

La manzanilla en nuestra gastronomía

La manzanilla es una planta aromática medicinal que solemos utilizar en nuestra gastronomía mayoritariamente para la elaboración de diversos tipos de sorbetes y helados. También es frecuente el consumo en infusión, después de cada comida como estimulante digestivo.

Helado de manzanilla y nata

HELADO DE MANZANILLA Y NATA

Ingredientes:

? flores de manzanilla (molidas)
? 1 dl de agua mineral
? 3 huevos (sólo utilizaremos las yemas)
? 125 g de azúcar blanquilla
? 1Ž5 dl de nata líquida
? agua mineral
? 1 tulipa de helado
? fresas para decorar

Elaboración:

Primeramente infusionamos la manzanilla con el agua y reservamos.

Hacemos un almíbar de punto de hebra flojo con el azúcar y el agua.

Separamos las claras de las yemas. Batimos las yemas y se las agregamos al almíbar, sin dejar de remover.

Acto seguido, añadimos la infusión de manzanilla y la nata semimontada.

Introducimos en la heladora durante unos 35 o 40 minutos y... listo para servir.

¡¡Buen provecho, amigos!!



¿Te gusta este artículo? Comenta en el foro




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Raúl García Jiménez

Cocinero. Asesor gastronómico. Articulista de cocina ecológica y más...




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services