Tiramisú de Limón


12-11-2009    |   


ARTÍCULOS





Nunca un tiramisú de limón nos gustó tanto como el del maestro Sabina, y es que ese es el nombre del primer single, con música del grupo Pereza, que ya suena con éxito y que forma parte del nuevo disco de Joaquín Sabina, Vinagre y Rosas, publicado este 17 de noviembre. Creo que pocas veces un Tiramisú fue tan nombrado como éste, y créanme que aunque no lo podamos probar, sólo con escucharlo se nos hace la boca agua. Hoy me van a permitir que no sea yo el que les dé la receta de este Tiramisú de Limón, sino Pablo Morante, y al que doy las gracias desde aquí públicamente porque nadie como él nos hace acercar el mundo de la música a la gastronomía y la gastronomía a la música de esta manera:


Tiramisú de limón, aguardiente y posos de café, por Pablo Morante(publicado en el blog donde colabora http://galiaunplugged.blogspot.com/

"Hice un sólo desafinado con las cenizas del amor", dice Sabina. Y los jóvenes de Pereza asienten, con una guitarra colgada del abismo. Un respeto; está cantando Joaquín Sabina. Y los Pereza hacen mutis en el arranque porteño, roto, desgarrado, casi vacilante, del inicio de la canción.

Es una receta agridulce. Y amarga a veces. Un tiramisú con restos de resaca, de melancolía, de posos estratificados en la huella del año que se lo pidas. Ya se sabe, es Sabina. Y está otra vez aquí, haciendo magia con su palabra y trucos con su sombrero de viejo dandi. Su voz se torna ya entonada en el primer estribillo: "tiramisú de limón, helado de aguardiente?", dos versos de siete sílabas para la eternidad. Y los jóvenes de Pereza aguantan el brío con la cuenta atrás de la última estrofa, "muñequita de salón, tanguita de serpiente". Ahí se acaba la resaca porteña y surge brillante la música de Pereza, como un baño de rock and roll.

Sabina y Pereza están ligando una de sus mejores recetas. El maestro acaba de poner el punto exacto de almíbar y la medida certera de acíbar. Ahora es Pereza quien está conduciendo la mezcla hacia su definitivo sabor. No hay más secreto que el de llevar dos guitarras eléctricas al espacio reservado para las emociones.

Por eso vuelve a entrar en escena el mejor Sabina. Esta vez con unas gotas de limón que hacen el arco iris sobre el humo del hachís. Y los jóvenes de Pereza aprietan los ojos para rizar la púa entre sus guitarras. El tiramisú está casi hecho. Sólo faltan tres gotas de amnistía y unos gramos de cinismo. "Pero esta noche estrena libertad un preso, desde que no eres mi juez. Tu vudú ya pincha en hueso, tu saque se enredó en la red", canta Sabina, quizás como no ha cantado nunca. Luego llega la guinda, justo antes del aquelarre, con el sello de Pereza invitando al convite.

Joaquín Sabina ha llamado a sus amigos. Ahí están Joan Manuel Serrat, Pancho Varona, Leiva, Rubén, Guti? El tiramisú sabe a gloria. Sabina juega al escondite y provoca descaradamente con el sentido del tiempo. Su voz sube, cada vez más canalla: "Nena, ¿dónde crees que vas?, ¿qué te parece que soy?". Así, sorbo a sorbo, verso a verso, hasta que el artista descubre la verdad de una receta mágica: "que sepas que el final no empieza hoy".

Los chicos de Pereza se quedan solos en la estancia para rebañar las sobras. La cocina huele a rock and roll.

Pablo Morante


A continuación, el videoclip de Tiramisú de limón:





TAGS    CAFÉ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Quique Rodríguez

Cocinero, editor de contenidos para medios de comunicación y asesor gastronómico.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services