La granada: fruta del paraíso. La cocina ecológica de Raúl García


13-09-2018    |   


ARTÍCULOS




granada madura, tentación segura... 

El nombre de esta especie deriva del latín granatus que significa  " con granos" (debido a las semillas del fruto). Originaria del sur de Asia, Persia y Afganistán, su historia se remonta a varios siglos antes de Cristo. Aunque tenemos constancia que en tiempos remotos los egipcios las consumían 2500 años antes de la era cristiana, unos afirman que fueron los Cartaginenses los que la introdujeron en el Mediterráneo a consecuencia de las guerras púnicas, convirtiéndose Cartago en la gran colonia cultivada de granados y exportadora de sus frutos, pero otros opinan que fueron los árabes los que la introdujeron en España y más tarde fueron los españoles quienes la llevaron a América, extendiéndose así el fruto por gran parte de los países del mundo.



La granada es el fruto de un árbol llamado granado, de la familia de las punicáceas (pequeña familia de árboles y arbustos caducifolios). 

En cuanto al cultivo ecológico, no es muy complejo. La mejor época de plantación es en primavera, concretamente entre los meses de febrero y marzo. Lo primero que tenemos que hacer es una labor profunda de unos 80 cm para airear el terreno donde se va a realizar la plantación, manteniendo así la humedad del terreno. Más tarde, añadimos estiércol orgánico y lo mezclamos bien con la tierra. Una vez marcado el terreno hacemos hoyos de un metro de profundidad y en cada uno colocamos un patrón debidamente podado y comenzamos a enterrar la raíz.

La primera labor del cultivo, se hace generalmente en los meses de invierno, con el cultivador, cuyo principal objetivo es eliminar las malas hierbas del terreno y su preparación para el riego. 

A los dos años de su plantación, realizamos la poda, que consiste en un simple aclareo de ramas que se entrecruzan en el árbol a causa de la gran cantidad que aparecen cada año. Es imprescindible para obtener frutos de calidad.


Su fruto ; de forma redondo, contiene numerosas semillas en su interior. Su piel es brillante y gruesa de un color rojizo tirando a granate.

a calidad del fruto viene dada por su aspecto externo: brillo y color. Uno de los mayores problemas que presenta este fruto a la hora de consumirse, es la extracción de los granos de su interior. La mejor forma de hacerlo es cortarlo en porciones, y desgranar sus granos sobre un plato, con la ayuda de una cuchara, hasta que se hayan desprendido todos sus granos. Además de su consumo en fresco, actualmente es mayor su consumo en cocina, por ejemplo en ensaladas, guarniciones, salsas, confituras, mermeladas, zumos... como os muestro a continuación:


SOLOMILLO DE CERDO CON SALSA DE GRANADAS

Ingredientes:

 250 gr de solomillo de cerdo
 c/s de leche.
 150 gr de cebolla
 200 gr zanahorias.
 1 cucharada de harina
 2 granadas de tamaño medio
 1 dl vino de Oporto.
 250 gr de champiñones
 4 cucharadas de aceite de oliva
 Sal y pimienta

Elaboración:

Marcar el solomillo de cerdo en la plancha, hasta conseguir el punto deseado. Mientras tanto en una sartén freímos la cebolla y la zanahorias cortadas en juliana. Más tarde añadimos la harina y los granos de las dos granadas. Rociamos con el vino, la leche, dejando que hierva durante 20 minutos. Pasamos la salsa por un chino o un tamiz.

Salteamos los champiñones cortados en lámina, napamos el solomillo con un poco de salsa y listos para servir.

¡Buen provecho, amigos!

Te ha gustado el artículo, comenta en el foro.



TAGS    GRANADA Raúl García Jiménez




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    2
  •    0
  • 0 comentario(s)





Raúl García Jiménez

Cocinero. Asesor gastronómico. Articulista de cocina ecológica y más...




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services