Ocho buenas razones para comer lechazo de Aranda


03-10-2008    |   


ARTÍCULOS





La tradición del asado castellano realizado en Aranda del Duero es ancestral. Se utiliza un horno de leña que debe permanecer a 180º y que se ha calentado durante toda la semana. Su elaboración se basa sólo en la calidad de la materia prima y en la habilidad del maestro asador porque solamente se pone el cuarto de lechazo, cubierto por su propio ?epiplon? o ligera ?telilla? de grasa sobre un recipiente de barro. Luego se añade algo de sal y al horno.

Para estar incluido en la IGP los corderos deben cumplir una serie de características tales como pesar entre 4 y 8kg, su grasa externa debe ser de color blanco céreo, el color de la carne blanco nacarado o rosa pálido y tener una carne muy tierna. Sólo pueden pertenecer a la raza Churra, Ojalada o Castellana, autóctonas de Castilla y León y cuya Mesta, o asociación de ganaderos, ya fue reconocida por Alfonso X el Sabio. Son corderos exclusivos y deben ser tratados como tales, trasladados en vehículos que no dañen su integridad física ni su enorme fragilidad. Cuidando la cadena de frío para que no sufran el más mínimo deterioro y señalados con una chapa metálica numerada en la que figura el logotipo del Consejo Regulador y las indicaciones que permiten la identificación del producto protegido.
Después del éxito obtenido con todas las ediciones de las Jornadas Gastronómicas del Lechazo que se han organizado, para el año 2010 serán proclamadas Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Tras la introducción, enumeramos las ocho buenas razones.

Calidad: El consejo regulador de Aranda asegura el peso, la edad el origen y como ha sido manipulado.

Ecológico: Producto natural, sin manipulación ni tratamientos químicos. Se alimenta sólo de la leche de su madre.

Dietético: No tiene nada de grasa. El cordero no ha pastado ni apenas crecido. Se cocina sólo con agua y sal y se acompaña con ensalada.

Sencillo: Su cocina es sencilla. El secreto está en el horno y algunos dicen que en la leña pero su sabor es siempre el mismo.

Exclusivo: No todos los lechazos son iguales. El lechazo de Aranda, por su raza y las características especiales de su denominación de origen asegura el mejor sabor.

Tradicional: Pertenece a nuestra cocina desde tiempos de Alfonso X y la raza ovina es autóctona castellana desde los celtas.

Original: Invita a los amigos a una comida sana y natural y sorpréndeles sin cocinarles los típicos menús vegetarianos.

Exquisito: Se cocina sólo con agua y sal para que nada disimule el excelente sabor de su tierna carne.

Los mejores asadores donde comer lechazo

Asadores de Aranda de Duero:

? Casa Florencio
? Restaurante Lagar de Isilla
? Restaurante El Roble
? Asador Restaurante Miguel
? Mesón de La Villa
? Hotel Tres Condes
? Hotel Aranda
? Finca Los Rastrojos
? Cordero
? Ciprés




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Ernesto Gallud

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services