Sácale partido a la fresa: 5 cosas que no sabías que podrías hacer con esta fruta


28-11-2017    |   


ARTÍCULOS



La fresa es una de las frutas más versátiles que existen. Su color, su textura, su aroma y su sabor hacen de este alimento un deleite para los cinco sentidos. Desde la campaña de promoción Fresas de Europa te ayudamos a sacarle el máximo partido a la reina de las mesas y a aprovechar todo el potencial que ofrece el fruto carmesí.

1.            Ramo de fresas. Las flores son la mejor expresión de los sentimientos, las utilizamos tanto para dar las gracias como para rendir un homenaje a una persona querida. Pero si de verdad quieres sorprender a la otra persona, te animamos a confeccionar un ramo de rosas con fresas, una forma original, sencilla y más económica. Y lo mejor de todo es que puede degustarse.

Para hacer el ramo de fresas se necesita, además de fresas grandes, un cuchillo afilado, una tabla para cortar y un tenedor. Coloca la fresa en el tenedor, haz el primer pétalo haciendo una incisión en la parte de abajo y usa la parte sin filo del cuchillo para abrir y dar forma al pétalo. Replica esto varias veces hasta conseguir varios pétalos.

2.            Fresas congeladas para hacer cubitos de hielo. Si de verdad quieres darle un toque de sabor a fresa a tu bebida, con este truco lo conseguirás de pleno. En una cubitera, llena los cubitos de hielo con agua e introduce dentro una fresa pequeña. Pasadas unas horas, tendrás los cubitos de fresa listos para enfriar la bebida que prefieras con todo el sabor de esta fruta.

3.            Cuencos de fresa. Su tersura y su color, hacen de ellas una fruta ideal para utilizarlas como cuencos para otras elaboraciones, tanto dulces como saladas. Puedes rellenarlas de macedonia de fruta, de nata, de helado, carne blanca (especialmente pechuga de pato o solomillo de cerdo).

4.            Deshidratar las fresas. Aunque esta fruta ya está disponible para ser consumida durante todo el año, también puedes deshidratarla para hacer con ella otras elaboraciones como chocolate o té. El proceso de deshidratación es muy sencillo. Corta las fresas en finas láminas (sin el pedúnculo) y colócalas en la bandeja del horno a la temperatura más baja que sea posible (50º está bien). Si es necesario, también podemos dejar entreabierto el horno, puesto que lo que queremos es secar las fresas, no cocinarlas, y para ello, la ventilación es primordial. Procura que las fresas no se toquen entre sí. Las fresas pueden tardar unas 4 horas en estar completamente deshidratadas. Posteriormente, déjalas secar antes de guardarlas en un tarro completamente hermético.

Puedes utilizar las fresas deshidratadas para aportar sabor a tus bebidas, tanto frías como calientes, o hacer tabletas de chocolate y fresa, así como galletas. 

5.       Infusión de hojas de fresa. De las fresas se aprovecha todo, las hojas (científicamente denominadas pedúnculo) también. Hierve agua y añade varias hojas de fresa. Tapa la infusión para que el agua tome todo el sabor y consúmela caliente.



TAGS    FRESAS Fresas d eEuropa




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)








Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services