“Soñar, luchar, cocinar”, el nuevo libro de la chef María Marte (2* Michelin)


21-03-2017    |   


ARTÍCULOS



Soñar, luchar, cocinar podría ser un cuento de hadas con final feliz, pero la historia de María Marte es mucho más que eso. Un relato cercano al realismo mágico de su Caribe natal, en el que la protagonista nos cuenta cómo, a pesar de ser una inmigrante dominicana que se ganaba la vida fregando platos y deseaba cocinar para los demás, acabó convirtiéndose en una de las mejores chefs del mundo, venciendo así al destino.

La chef de El Club Allard nos descubre los sabores, los olores, los secretos de su cocina y las recetas que la han acompañado desde su infancia, manteniendo viva la esperanza de cocinarlas algún día y llenar sus platos con el aroma de la felicidad.

Una historia increíble en la que esta apasionada de los fogones consigue hacer realidad el sueño que perseguía desde niña. Un libro fascinante en el que el entrañable recuerdo biográfico va acompañado de las 24 recetas más importantes de su vida, con platos que funden sabores del Caribe y del Mediterráneo. María Marte nos descubre su manera de cocinar, su filosofía de vida y algunos de los trucos y técnicas que la han llevado a triunfar.

La historia de María Marte:

María Marte nació en la ciudad de Jarabacoa, en la República Dominicana, en el año 1976 y es la pequeña de 8 hermanos. Toda su infancia la ha pasado junto a su madre y sus hermanos mayores, pues su padre siendo ella una niña decidió comenzar una nueva vida apartado de su madre. Aun así, María siguió viéndolo y aprendiendo de él, cocinero de profesión y uno de sus primeros maestros.

María cuenta que desde muy joven trabajó en el mismo restaurante que su padre, solo que ella se encargaba de fregar los platos sucios. Fueron sus comienzos en una cocina profesional, cuyas funciones poco a poco fueron cambiando hasta poder ponerse frente a los fogones.

La vida de María Marte no fue nada fácil. Con 16 años se quedó embaraza de su primer hijo, el dinero siempre escaseó en su casa y tuvo que renunciar al examen final de un curso de pastelería por no poder elaborar el plato definitivo: un bizcocho de maíz. Necesitaba un horno y como en su casa no tenía, y le daba vergüenza pedir ayuda, no se pudo presentar a la prueba definitiva y no obtuvo su título. “Me he criado totalmente feliz sin salir de una cocina”

Ha trabajado en una peluquería, como encargada de pedicura y manicura, ha sido asistenta del hogar y, mientras cuidaba de otros niños que no eran los suyos, siguió aprendiendo a cocinar viendo un programa del Canal 11 que se llamaba Cocinando con Eugenia Rojo. Se convirtió en emprendedora y creó ella sola, sin ayuda de nadie, un negocio de catering: bautizos, comuniones, cumpleaños, fiestas familiares y hasta bodas de setenta personas.

Sus logros

En julio de 2003 logró el primer paso hacia el triunfo: venir a España. En Madrid comenzó trabajando en una peluquería y a los pocos meses logró entrar en el Club Allard como limpiadora en el descanso de las comidas de la tarde. “Añoraba aquella vida a la que renuncié, para ahora vivir fregando platos.”

Ha pasado por todo tipo de situaciones, pero guarda con un recuerdo especial una de sus noches en el Club Allard. Pedro, el entonces aparcacoches del restaurante, le preguntó delante de todos los miembros del equipo, y sin ninguna mala intención, a qué quería dedicarse María de mayor. Lo que no se imaginó fue su respuesta, ni la que tendrían sus compañeros. María dijo: cocinera. Ante las carcajadas de los allí presentes Pedro pegó un golpe sobre la mesa y dijo: “¡No os consiento que os reíais de ella! Que sepáis que la única mujer en España que tiene un estrella Michelin es Carme Ruscalleda, y empezó como esta chica, limpiando cacharros”.

A principios de 2004 comenzó a trabajar como ayudante de Diego Guerrero y, en cuestión de 3 meses dejó de fregar y preparó su primer plato: una menestra de verduras por la que recibió la felicitación de los clientes. Así poco a poco ha ido subiendo hasta que, un día, logró su sueño: ser chef. Desde 2014 se encarga de la cocina del Club Allard y por sus manos pasan cada día una media de 700 platos. Desde entonces es la única mujer que ha logrado mantener las estrellas de su predecesor y cuenta con dos estrellas Michelin.

 

 

“A esa receta tan clásica le he querido dar ahora un toque de modernidad y minimalismo, añadiéndole, además, la variedad de una emulsión.” (María Marte)

 

Puedes comprar el libro de María Marte aquí | Amazon

 

TAGS    María Marte




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)






A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services