Delirios, un motivo más para visitar la ciudad de León


17-08-2016    |   


ARTÍCULOS



Aunque es una ciudad pequeña, León ofrece al visitante muchos atractivos en sus grandes monumentos que se remontan muchos siglos. Por nombrar 3 inigualables, que justifican el viaje y son motivo de orgullo para todos los españoles: La maravillosa catedral, joya del gótico clásico de estilo francés en España,   la Basílica de San Isidoro, que es una iglesia románica muy  importante y en su cripta está el panteón de los reyes leoneses medievales, considerado la Capilla Sixtina del románico por sus frescos de gran valor y excelente conservación,  y el Monasterio de San Marcos, que es el primer ejemplo de la arquitectura plateresca y renacentista española, hoy convertido en un magnífico Parador.

Pero como aquí el tema principal es la gastronomía, no podemos dejar de comentar los bares del Barrio Húmedo y del Barrio de las Letras, en las calles aledañas a la catedral, donde se disfruta de un ambiente animadísimo. En León es obligatorio servir una abundante tapa con cada copa que se compra, por lo que se puede hacer una comida completa recorriendo unos cuantos bares. Pero si quiere comer una comida de película, a espaldas de la catedral está el restaurante “Delirios”, donde tiene que reservar con antelación pues es muy pequeño (solamente 20 cubiertos por servicio)  y muy apreciado por los conocedores de la buena mesa. Yo lo considero una visita obligada cada vez que estoy en León.


Después de terminar sus estudios en la Escuela de Hostelería de León, Javier Rodríguez trabajó al lado de Mario Sandoval en las cocinas de “Coque” en Humanes de Madrid y en “La Terraza del Casino” de Madrid, al lado de Paco Roncero. Esta formación le sirvió para decidir empezar el restaurante “Delirios”, donde ofrece una cocina moderna y sorprendente, algo muy arriesgado en la época difícil que lo abrió y en una ciudad pequeña y tradicional. Seguramente por eso lo llamó Delirios.


La última vez que estuvimos allí, el espléndido menú gastronómico que cuesta 37€ sin bebidas, nos pareció delicioso de principio a fin, empezando por el pan con mantequillas de café y de avellana.  Hicimos el maridaje de los vinos, muy buenas recomendaciones del sumiller (con 7 vinos el precio del menú sube a 48.50€). Hay también un menú Delirios  de 18€ de lunes a viernes al mediodía que es una verdadero hallazgo, con maridaje de vinos 27€.


Disfrutamos como entrante un trío que consistía de una brocheta de mozzarella y tomate cherry con aceite de hierbabuena, un rulo de bacalao con mousse de pescado y una croqueta de cocido. Suculenta la Terrina de foie con teja de PX,  sal de vino y violetas cristalizadas sobre chutney de ciruela, para comer con las manos como una especie de emparedado. Seguimos con un arroz meloso de verduritas con pulpo y  crujiente de cerveza, y a continuación un escabeche ligero de trucha con aire de cítricos sobre cebolla y zanahoria, presentado en una lata de conservas. Terminamos el capítulo salado con un cochinillo a baja temperatura, deshuesado y desmenuzado, con pera, bizcocho de pistache y pistaches garrapiñados.


Los 2 postres buenísimos: Su versión de Piña colada con canelón de coco y piña y teja de cocada y un clásico de Delirios, la Crema de Queso Veigadarte con avellanas, aove y flor de borraja. Con el café, rocas de arroz con leche y chocolate blanco y gominolas de limón. He de añadir que el servicio de sala es inmejorable, lo que hace esta experiencia aún más agradable.







TAGS    Restaurantes Leon comida creativa cocina de autor restaurantes en León




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Mari Angeles Gallardo

Amante de la cocina




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services