El Flaco, visión cosmopolita de la cocina thai


01-06-2016    |   


ARTÍCULOS



El Flaco propone platos con esencia tailandesa, servidos al gusto de urbanitas occidentales.

 

Para mí es algo más que cocina-fusión ya que además del uso de materias primas de distintas culturas plantea una adecuación de los platos y servicio de los mismos al gusto occidental.

 

Todas las expectativas que plantea la cocina Thai, siempre hacen dudar al comensal poco aficionado a los picantes y currys. En El Flaco son sutiles, casi sensuales y proporcionan a cada plato un interesante anhelo de disfrute.

Casi siempre la cocina asiática te sorprende e incluso hay platos que te gustan de especial manera, lo difícil es encontrar la armonía general o lo que yo llamo “El placer gastronómico”, “que te guste todo”. Lo normal en la cocina asiática es proponer platos independientemente de los menús, de aquella manera que en primer lugar toman los platos más fuertes y con más proteínas, finalizando con sopas o arroces para completar el alimento y asentar en su estómago todo lo ingerido.

En El Flaco, gracias a un servicio de sala estupendo hemos encontrado una armonía perfecta de platos, servidos de menos a más y con magníficos vinos servidos a su temperatura.

 

El gran paso que da  Andy Boman es adaptar los sabores, aromas, texturas tailandesas a los gustos occidentales y a la secuencia de su disfrute, de manera que busca y encuentra espacios sensoriales que se disfrutan al máximo.

Es un proyecto muy especial y personal: ‘El Flaco’, un restaurante de cocina thai con sabores del mundo o cocina del mundo con sabor thai, según se mire, porque en cuanto se prueba… ¡se viaja!

 

Lo dulce, lo salado, lo agrio, lo amargo y lo picante se entremezclan con salsas caseras ‘secretas’ que acompañan a productos de primera y surgen creaciones como el Yukke estilo sueco con pera japonesa nashi y caviar Kalix o la Presa de ibérico puro marinada en gochujang

 

Suecia lo vio nacer y el mundo crecer: El Congo, Suiza, Reino Unido, Tailandia, Australia, Israel, Grecia, España… países muy distintos, con culturas dispares y una gastronomía llena de sabores con poco en común. Eso sí, el ‘corazón culinario’ de Andy Boman es tailandés. Sus especias, curris, salsas y elaboraciones lo enamoraron desde el primer momento, por eso son la base de su cocina, y a partir de ahí, ‘sazona’ el mundo. Y es que este ‘joven flaco’ da un paso más allá de la fusión. Para descubrirlo, su nuevo restaurante, El Flaco (Javier Ferrero, 8. Madrid. Tel. 91 199 65 02. www.elflaco.es), que acaba de abrir sus puertas en una escondida calle de Prosperidad.

 

Este trotamundos, más que conocido por los amantes de la cocina thai por el que fue su primer proyecto Gingerboy, propone en El Flaco una carta con reminiscencias tailandesas fusionadas con platos internacionales. Una docena de propuestas, acompañadas por alguna sugerencia del día que sorprenden por sus curiosos nombres, originales mezclas y su espectacular sabor…

 

Rollitos vietnamitas vegetarianos, suena a lo de siempre, pero no, son los de Andy, 100% vegetarianos con mango verde y un toque se sésamo. Lo mismo puede ocurrir con el Rollito crujiente de pato Pekín, pero la principal diferencia está en que aquí hacen el pato sólo para hacer estos exquisitos rollitos. El clásico Satay de pollo, te hará desear llevar una barra de pan en el bolso para mojar la increíble salsa de cacahuete. Porque en El Flaco todo es casero y cada una de las salsas, que son la esencia de la cocina de Boman, está elaborada durante horas e incluso días con mucho cariño y dedicación. No falta el tan de moda Bao, en este caso, de panceta confitada en caldo cantonés, del que sirven dos unidades por ración que no apetece compartir, aunque este restaurante esté pensado para ello. Seguimos, por citar solo alguna más de las opciones, un Curry verde de Mar con albahaca thai o un Tataki de salmón con sésamo y salsa ponzu… Ah, aquí hay que dejar sitio para el postre. El Flaco Mess -el ‘desorden’ de Andy y como tal se presenta en el plato- será el colofón perfecto, fiel reflejo de la fusión que se sirve, y que sorprenderá a los sentidos.

 

A todo esto hay que sumar las originales presentaciones, llenas de color, y los competitivos precios. Para los que duden, un completísimo y abundante Menú degustación elaborado con los platos de la carta y que incluye cuatro entrantes, un principal y un postre por 40 €. Para acompañar la oferta, una selección de vinos que presta especial atención a blancos y rosados -compañeros perfectos de estas recetas- y también cervezas, merece un reconocimiento especial esta carta que en principio se muestra algo escasa, pero está muy bien planteada y muy bien sugerida. En sala hay un amable equipo que explica los platos y aconseja a la hora de elegir. Sobre el picante, comentar que en El Flaco se sirve el justo para disfrutar de ese toque tan especial que tiene la cocina thai y en las recetas que lo admitan, se puede añadir más si el cliente lo desea.

 

Ante semejante puesta en escena, el espacio no se iba a quedar atrás. Está dividido en tres zonas con ambientes bien diferenciados y con una gran cocina vista al fondo del local. Un bonito mural con el dibujo de Kaori-Chan, una mujer oriental que nos recuerda hacia dónde vamos o de dónde partimos; las lámpara-wok y los palillos en las mesas nos dan más pistas de lo que allí se cuece; y los manteles de lino y la vajilla dejan claro que está cuidado hasta el más mínimo detalle.

El Flaco (www.elflaco.es) es en definitiva una experiencia en cada bocado que solo se puede explicar probándolo. Su precio es asequible tanto a la carta -30 €- como si se opta por el Menú del día -13´90 €-. Además sirven un espectacular Menú degustación por 40 €, para tener una visión global de la cocina de Andy, perfecto para comer o cenar cualquier día o para celebrar algo especial en pareja o con amigos el fin de semana. Con capacidad para 60 personas, más 6 en los taburetes de la coqueta barra, abre de martes a sábado de 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 00:00 horas y los domingos solo a mediodía. Una propuesta original y explosiva para repetir y repetir y repetir. Porque además, estos sabores de oriente, y más aún tras pasar por las manos de Andy… crean adicción.

 

TAGS    POLLO Ernesto Gallud Fusión Tahi El Flaco Tahilandia Gingerboy




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)






Ernesto Gallud

Comunicador y cronista gastronómico. Promotor del disfrute armonizado entre la comida y el vino.




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services