Brandy de Jerez


15-10-2008    |   


ARTÍCULOS



¿Imagináis una tarrina de foie sin un pequeño toque de brandy? ¿Y quién no recuerda un bombón relleno de cereza y brandy? En pleno auge de la cultura del vino en España, descubrimos los secretos de una bebida excepcional que condensa lo mejor de los mejores vinos: el Brandy de Jerez



La cultura del vino ha experimentado en los últimos años una verdadera eclosión en España, queremos saber y entender de vinos. Es cada vez mayor la curiosidad por conocer todo lo que rodea a cada copa de esta bebida que ha pasado a convertirse en un símbolo cargado de connotaciones positivas.

Pedimos consejo a los sumilleres en los restaurantes, comenzamos a asistir a cursos y catas de iniciación, queremos probar vinos nuevos y experimentar con nuevas variedades de uva, o planificamos las vacaciones para visitar bodegas y viñedos de las más dispares regiones vitivinícolas. Fenómenos como la Academia del Vino de España o el indiscutible auge que está cobrando el turismo enológico son ejemplos claros de este movimiento.

Pero el mundo del vino no termina aquí. Deténgase por un momento a imaginar que es posible seleccionar los mejores componentes de un vino y separarlos del resto. Piense que esta quintaesencia del vino después pudiera condensarse, como si de un elixir mágico se tratara. Y que el resultado, después de ser envejecido durante años en la penumbra en auténticas catedrales bodegueras del vino, pudiera ser embotellado y consumido a placer. Hablamos de Brandy de Jerez, la bebida espirituosa más importante de cuantas se elaboran en España.



El Brandy de Jerez es la única bebida espirituosa que se elabora a partir de la destilación de vino, y no de la cebada (whisky), melazas de remolacha (ginebra) o incluso patatas (vodka). Es por tanto la más noble de ellas, y por ello guarda unas semejanzas con el vino que son imposibles con los demás espirituosos.

Decir que el Brandy de Jerez es el espíritu del vino es mucho más que declamar una frase poética. A través de un cuidado y complejo proceso de destilación (evaporación y condensación), los bodegueros del Marco de Jerez logran extraer los mejores componentes del vino. El Brandy de Jerez es cuatro veces vino, porque son necesarios cuatro litros de vino para obtener uno sólo de Brandy. Sólo lo mejor puede emplearse para esta bebida, mientras que el resto se deshecha.

Por si fuera poco, una vez obtenido este ?elixir?, -llamado ?holandas? en Jerez- se envejece celosamente como un tesoro en las bodegas de la Denominación Específica Brandy de Jerez. El Brandy de Jerez es, junto a Cognac y Armagnac, el único del mundo con Indicación Geográfica, reglamento propio y un Consejo Regulador que controla su estricto cumplimiento. Durante muchos años se llamó popularmente ?coñac? al Brandy (¡e incluso hay quien lo sigue llamando así!) aunque afortunadamente la mayoría ya lo conoce por su verdadero nombre, ya que tanto el Brandy de Jerez como el Cognac son Indicaciones Geográficas internacionalmente reconocidas.

Sólo aquellas bodegas situadas en el privilegiado triángulo geográfico que forman las ciudades de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda (en el extremo suroccidental de Andalucía, junto a la desembocadura del Guadalquivir) pueden criar y envejecer Brandy de Jerez. Y lo harán, además, utilizando exclusivamente botas de roble americano que a su vez han debido contener, al menos durante tres años, algunos de los extraordinarios Vinos de Jerez (Finos, Amontillados, Olorosos o Pedro Ximénez), lo que, por otra parte, contribuye a conferirle al Brandy de Jerez su singular personalidad.



A diferencia de otras bebidas espirituosas, el Brandy puede catarse y saborearse como si del vino más singular se tratara. El color debe ser brillante y luminoso, presentando toda una gama de tonalidades que pueden ir desde el amarillo dorado hasta el ámbar y el caoba en función de su vejez o del tipo de vasijas en que se envejeció. A la nariz nos regala una compleja y exquisita mixtura de aromas puramente vínicos, que van evolucionando con el envejecimiento, mientras que en boca podremos saborear sus notas de maderas, tostados y torrefactos. En definitiva, saborear un Brandy equivale a paladear lo mejor de los mejores vinos, elevado a la máxima potencia.

Contrariamente a lo que generalmente se piensa, el Brandy de Jerez es una de las más versátiles bebidas, pues permite su disfrute de maneras tan variadas como consumidores y mercados existen. Gracias a su excelente perfil organoléptico, es ideal para quien prefiere disfrutarlo sólo, en copa de balón, sumergiéndose lentamente en todo un mundo de aromas y sensaciones. Pero nadie se rasgará las vestiduras si se le echan unos cubitos de hielo: Brandy de Jerez ?on the rocks? es ya un clásico.

Es una bebida capaz de dar lo mejor de sí misma en las más heterogéneas combinaciones: con refresco de cola, limón, naranja, tónica, chocolate, ginger ale. El trago largo, en la larga y joven noche española, es una atractiva nueva forma de consumo del Brandy que en España (al igual que ya sucede en otros países) se está abriendo camino y tiene un futuro prometedor.

Por otra parte, puede consumirse en el momento del día que cada uno prefiera: en el café, en la sobremesa, como ingrediente fundamental de un agradable cóctel vespertino, en la noche como trago largo combinado? Por eso, la clásica copa de balón no es el único formato posible para esta bebida que admite perfectamente el vaso ancho o de tubo, la copa de agua, la copa de cocktail o incluso el chupito, tomado bien frío.

El Brandy de Jerez se elabora desde el siglo XVI, pero está protagonizando un verdadero redescubrimiento en todos los órdenes en pleno siglo XXI. Como los grandes clásicos que siempre permanecen, capaces de reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos sin perder su personalidad.


El proceso de elaboración
El Brandy de Jerez se elabora en las bodegas inscritas en el Consejo Regulador de la Denominación Específica Brandy de Jerez, ubicadas en las localidades de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda.

El proceso de envejecimiento es el mismo que siguen los Vinos de Jerez: el sistema conocido como solera y criaderas, un sistema de envejecimiento fraccionado, complejo y exclusivo del Marco de Jerez, en virtud de la cual los Brandies más jóvenes adquieren las características de los más añejos y estos se refrescan con la aportación de las últimas holandas o aguardientes más jóvenes.


Tipos de Brandy de Jerez
Dependiendo de su vejez o del vino que contuvieron las botas donde se ha envejecido, existen tantos Brandies como gustos del consumidor. Los tres fundamentales, según su edad, son los siguientes:

BRANDY DE JEREZ SOLERA. Debe acreditar al menos un año de envejecimiento en botas de roble americano que hayan contenido previamente Jerez.

BRANDY DE JEREZ RESERVA. El siguiente escalafón en la pirámide de edad, este Brandy debe superar los tres años de envejecimiento.

BRANDY DE JEREZ GRAN RESERVA. Para los más exigentes, este Brandy excepcional tiene una vejez media que, en la mayoría de los casos, supera los doce años.

TAGS    CAFÉ VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services