Poulet Grand-Mère, poulet à l'oignon. Pollo, cebollitas... | Carnes y aves


24-11-2011    |   


ARTÍCULOS



 

 

<< blog anterior |                                                                                     | blogs |                                                                   | siguiente blog >>

 

 

¡¡Miam-miam…Algo se cuece!!

Chers Tous,

Antes de adentrarnos en el torbellino de las navidades, os propongo un par de platos bastante económicos y muy sabrosos cuyo “invitado especial” es el pollo.

 

Pollos hay muchos, muchas razas…bueno, cada vez menos porque ya se encarga de eso la macro-industria alimentaria. Pero existe la bonita historia de  los primeros pollos que yo considero ecológicos y criados en libertad y si la cuento no creo que se enfade mucho conmigo el sindicato  de criadores de pollo de las Landes por hablar bien de ellos.

Les Landes de Gascogne (en antiguo celta: país de G.) es la actual región de Aquitania, entre Hossegor -justo después de Bayonne- y hasta la desembocadura de la Gironde. Os habréis dado cuenta que es la región de procedencia de d’Artagnan de Gascuña, célebre personaje literario y cuarto mosquetero en discordia. Es también cuna de grandes caldos franceses de apelación Médoc y Bordeaux entre los más conocidos.

Pues bien, los habitantes de esa región poblada de pinos al 80% vivían de recoger la resina para la fabricación de productos como el caucho, alquitrán…

A finales de los años 40 ya no era buen negocio, pues aparecieron los derivados del petróleo, y decidieron decantarse por la cría de pollo de calidad sin necesidad de talar los árboles. Construyeron unas casitas, que ahora son muy típicas, para albergar las aves y que se pudieran trasladar con facilidad y, como no se podía cercar el bosque, estos pollos se crían en total libertad. Lo que no sé es cómo saben qué pollo pertenece a qué criador…uff! Suplementan la alimentación de los pollos con un maíz de la zona, lo que les confiere el color característico de su apelación: pollo amarillo de las Landas. Es también en la zona sur-oeste donde cultivan el único maíz blanco para alimentar en exclusiva a las ocas que dan su foie.

 

 

Mi puesto de confianza: Javier, un profesional como la copa de un pino

El plato de hoy es parisino y atemporal, porque lleva ingredientes que encontraréis todo el año. Su nombre suena muy entrañable “Poulet Grand-Mère” (pollo de la abuela). No, no tengo ni idea de cuál es la historia de este guiso y sí, es el típico pollo que me hacía mi abuela. Mi madre me enseñó una variante que, con sólo dos ingredientes, es absolutamente exquisita. Luego os doy la receta.

 

Este pollo de la abuela está aún más bueno de un día para otro, y aunque da un poquito de trabajo pelar medio kilo de cebollitas pequeñas, merece la pena, es un pollo súper sabroso y facilísimo. No os quejaréis mucho con las recetas tan fáciles con las que estamos empezando, ¿verdad?

 

Se me ocurre que podéis hacerlo con un pollo entero, con cuartos traseros, con pechugas para los más atentos a su dieta…si se hace con un pollo entero se le puede introducir un limón en el interior será un contrapunto al paladar…por aquello del bacon.

 

Hoy lo he acompañado con arroz a pesar de que esta receta lleva patatas -y es verdad que la salsita está para mojar mucho pan-. Cuando hago guisos con salsas ligeras de textura -que no de calorías-, claro, me encanta servirlas sobre el arroz que por ser de sabor tan neutro te hace apreciar el sabor de los jugos.

 

Mi madre, que siempre ha sido muy imaginativa en todos los aspectos de su vida y muy extravagante - aunque no viene al caso-, nos hacía muy a menudo su famoso “poulet à l’oignon” en una “cocotte en fonte” la típica olla de hierro fundido de Le Creuset , no quiero hacer publicidad en particular pero esta marca es a las ollas de fundición de hierro, lo que la Mini Pimer a los brazos batidores.

 

En nuestra casa todos los trozos eran muslo, que era lo que nos gustaba a todos, y así no había peleas. Hoy en día en mi casa sólo se discute porque “¡tu trozo de pizza en más grande que el mío!”… querencias de la infancia, en fin!…

 

Poulet à l’oignon

Ingredientes para 4 personas:

4 cuartos traseros de pollo

3 cebollas muy grandes.

Sal

 

Modo de preparación

Se pone la olla al fuego y cuando empieza a estar caliente se introducen por el lado de la piel los trozos de pollo ( no marear al pollo hasta que haga costra y no se pegue). En ese momento bajamos a fuego lento; el objetivo es que se dore el pollo gracias a su propia grasa, porque aquí no se pone aceite ninguno. Le vamos dando la vuelta para que se dore por todos los lados. Cuando veamos que le falta poco al pollo, lo sacamos y en esta misma olla echamos un montón de cebolla cortada en juliana, pero un verdadero montón porque reduce mucho: tres cebollas tamaño Pantagruel. Procuramos colocar con cuidado los muslos que habíamos reservado por encima de la cebolla, se rectifica con un poco de sal para que sude la verdura con más facilidad y seguiremos a fuego lento hasta que la cebolla esté morenita, justo antes de que caramelice demasiado.

 

Os puedo asegurar que el resultado es un pollo exquisito, rustido en su propia grasa y un acompañamiento de verdura dulce hecho en esta misma grasa del pollo. ¡Miam!

 

 

Bueno, ahora vamos a la receta que nos ocupaba al principio. Ahora, antes de empezar, podéis poneros musiquita; elegid el CD que más os apetezca, cortaros una tapitas de chorizooo.. quesooo… aceitunitaas … y abriros un botellín de… o serviros una copita de…¡No seáis mal pensados! Me refería a un botellín de tónica y a una copita de zumo de naranja ¡Jajajajaja! ¡Que no se diga que soy una mala influencia!

Así me cuido yo todos los sábados cuando cocino para toda la familia  ¡¡Creo que me oyen cantar desde el edificio de enfrente!!

 

¡Preparados, listos y a disfrutar cocinando!

 

“Poulet Grand-Mère

Ingredientes para 6 personas:

6 contra-muslos de pollo

200 g de tocino (lardons)

300 g de champiñones de París

1/2 k de cebollitas muy pequeñas

700 g de patatas pequeñitas con la piel

20 cl. de vino blanco

Un “bouquet garni” (tomillo, laurel, ajo en este caso)

Aceite, sal, pimienta, mantequilla

 

Elaboración

En primer lugar, cocemos las patatas con la piel 10 minutos. Pelamos las cebollas lo justo para que se queden enteras durante la cocción. Cortamos el bacon en tacos (lardons). Limpiamos y cortamos en cuartos los champiñones.

 

En la cocotte con un poco de aceite AOVE doramos el pollo por todos los lados unos 6’ y los ajos con piel. Sacamos el pollo y lo reservamos. En la misma olla echamos los lardons: rehogamos 2 minutos. Incorporamos las cebollitas enteras, las doramos un poco. Desglasamos con el vino blanco y dejamos que pierda el alcohol 2 minutos. En este momento volvemos a incorporar el pollo a la olla las especias (salpimentamos) y las hierbas. Cubrir con la tapa y dejar cocer despacito 30 minutos, ya iréis viendo…creo que menos tiempo es mejor, por si queréis recalentarlo al día siguiente

 

Cuando falten 5 minutos de cocción, añadimos las patatitas y al final, los champiñones rehogados previamente con un poco de mantequilla.

 

¡Tachaaaan! Un truco de chef francés para que no suelten agua los champiñones y se frían bien, es escaldarlos en agua hirviendo 5 minutos. ¡Et voilà, le tour est joué! (truco de magia).

 

Servir bien caliente.

 

¡Bon apetit! 

 

 

<< à la bonne franquette anterior |                   | blog à la bonne franquette |                                 | siguiente à la bonne franquette >>

 

 

todo recetas

flan de plátano y

pera con caramelo

todo blogs

bacalao a la vainilla,

manifesto portugal

todo noticias

jornadas de caza en

palacio de cutre (asturias)

todo foro

comenta

en el foro

TAGS    ARROZ POLLO VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





À la bonne franquette

en afl




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services