El garbazo, legumbre mediterránea


07-01-2009    |   


ARTÍCULOS





Los garbanzos (cicer arietinum) son legumbres pertenecientes a la familia de las fabáceas. Es una planta herbácea de color verde cálido y flor blanquecina en las que forma una vaina, que es la que contiene dos o tres semillas.

El origen de los garbanzos es un poco complejo. Algunos historiadores tienen constancia de que son originarios del mediterráneo (Grecia, Turquía...) y desde allí se fueron extendiendo por otras regiones del mediterráneo. Con más de 5.000 años de antigüedad, los cartagineses los convirtieron en el ingrediente fundamental de la gastronomía en Cartagonova (la actual Cartagena).

Cultivo ecológico de garbanzos en Murcia

España se ha convertido en el principal país importador de garbanzos de toda la comunidad europea, destacando las comunidades de Castilla, Andalucía y Murcia.

Cultivo ecológico

El garbanzo es una leguminosa que soporta muy bien las bajas temperaturas y se adapta a cualquier tipo de terreno, pero para realizar una óptima plantación, es conveniente realizarla en terrenos arenosos, húmedos y con buen drenaje.

Detalle de la flor

Lo primero que debemos realizar es la preparación del terreno. Para ello daremos de dos a tres pasadas de arado. Acto seguido, aportaremos nitratos procedentes de una agricultura ecológica. Finalmente, volvemos a pasar una última pasada de arado.

Para su plantación, lo podemos hacer de dos maneras: por caballones o por ?voleo?. Por caballones es la forma más sencilla y confortable para la hora de su riego y la posterior recolección.


Variedades
Existen numerosas variedades de garbanzos, pero vamos a nombrar las más comunes:

? Variedad Kabuli: destacan las subvariedades españolas: garbanzo de andalucia, garbanzo castellano, garbanzo Chamad y garbanzo lechoso.

? Variedad Gulavi: es la más característica en Asia.

? Variedad Deshi: es de procedencia Indú.

Detalle del tallo
El garbanzo en nuestra gastronomía
Los garbanzos son el ingrediente fundamental de la dieta mediterránea. Lo podemos consumir de muy diversas formas: cocidos, en guiso, en ensalada, en harina e incluso en postres.

Es importante tener en cuenta a la hora de cocinarlos, que hay que sumergirlos previamente unas doce horas en agua con sal y posteriormente lavarlos para eliminar los restos que hayan soltado.

Para proceder a su cocción, debemos de partir siempre de agua hirviendo. Su hervor debe de ser continuo y en ningún momento debe de romperse su cocción. Lo acompañaremos siempre con algunas verduras o frutas (como por ejemplo: peras), pero siempre se añadirán casi al final de la cocción del garbanzo, para evitar que las verduras se pasen de cocción, ya que los garbanzos necesitan más tiempo de cocción, por eso no se deben de echar a la misma vez.

La harina de garbanzo es un elemento fundamental en nuestras cocinas. Con ella podemos elaborar multitud de platos y rebozar todos nuestros pescados. Se obtiene a partir de la molienda del garbanzo. La harina resultante es la que utilizamos para rebozar o elaborar nuestras tortas, panes e incluso dulces, como por ejemplo los calamares a la romana o las famosas tortas (fainá: masa elaborada con agua, harina de garbanzo y aceite de oliva virgen) o el extraordinario humus (paté de garbanzos).

A continuación os sugiero algunos platos que podéis elaborar con garbanzos:


POTAJE DE GARBANZOS
Ingredientes:

? 500 gr de garbanzos
? 200 gr de bacalao desalado
? 150 gr de acelgas
? 1 cebolla
? 1 zanahoria
? 1 puerro
? 1 hoja de laurel
? 2 huevos duros
? 1 cabeza de ajos
? 2 tomates maduros
? aceite de oliva virgen extra
? 1 pimiento rojo
? 1 chorrito de vino blanco
? sal
? pimienta

Elaboración:

Remojar los garbanzos en agua con sal un día antes. Retiramos el agua y ponemos agua nueva con las verduras que se indican y un chorrito de aceite de oliva virgen y nos disponemos a cocerlos hasta que resulten tiernos.

Mientras tanto, en una sartén con aceite de oliva pochamos los ajos, el pimiento rojo y el tomate y dejamos hasta que queden tiernos. Añadimos el vino blanco hasta que se evapore el alcohol. Acto seguido añadimos las acelgas previamente cocidas. Removemos bien y añadimos el bacalao cortado en trozos mas o menos grandes. Añadimos los garbanzos que previamente cocimos. Mover con cuidado. Rectificar de sal. Añadir los huevos picados muy finos por encima. Servir bien caliente.

¡¡ Buen provecho, amigos!!

TAGS    VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Raúl García Jiménez

Cocinero. Asesor gastronómico. Articulista de cocina ecológica y más...




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services