Quien dice que hacer arte no alimenta (II)


30-01-2006    |   


ARTÍCULOS





Entre los distintos productos artísticos, el pan ha sido uno de los componentes más empleados para la realización de distintas propuestas. Salvador Dalí convirtió el pan en fetiche y símbolo de posiciones estéticas, tal y como aparece en su ?Busto de Mujer?, de 1933, donde la barra de pan adquiere la función de sombrero y las mazorcas de maíz se convierten en pendientes.

Posteriormente, en ?Achrome?, de Piero Manzoni, de 1961-62, vemos nueve panecillos con caolín en un marco. Giuseppe Penone, en ?Pane Alfabeto?, de 1969, introduce las letras del alfabeto italiano fundidas en acero en una barra de pan. Después, la deja en el campo, para que las palomas y otros pájaros comiencen a devorar el pan. Al comer los pájaros el pan, empiezan a aparecer las letras. Debemos tomar tanto la barra de pan como las letras fundidas en acero por componentes puramente escultóricos. Con el paso del tiempo, la barra de pan tiende a desaparecer, quedando sólo las letras de acero. En este trabajo, el objetivo del artista es mostrar el proceso de desmaterialización de la escultura, procedimiento habitual dentro de la tendencia artística del povera.

En 1973, el artista hispano-alemán Wolf Vostell, en la instalación titulada ?Energía?, combina un cadillac, un armero y panes envueltos en periódico, con el propósito de analizar aspectos como la opresión y el bloqueo social. Una década posterior, debemos destacar la obra de Anthony Gormley titulada ?Cama? de 1981. Se trata de un juego carismático donde en cierta manera se refleja el dicho "somos lo que comemos". Emplea pan de molde para generar la presencia humana mediante la ausencia del material. El artista combina dos condiciones fisiológicas imprescindibles del ser humano: la alimentación y el descanso. Dos principios que marcan la base práctica para una vida equilibrada. Su juego figura/hueco es un tratamiento de polaridad idéntico al de presencia/ausencia.

En ?Un pan más?, de 1999-2000, el escultor español Juan Hidalgo, fundador del grupo Zaj en España, emplea el pan para ser modificado posteriormente bajo composiciones metafóricas. Este mismo material es empleado por el alemán Günter Uecker en ?Brot (für Spoerri)?, de 2002, empleando una hogaza de pan atravesada por numerosos clavos.

Con objeto de dar por finalizado este festín de ingredientes y productos alimenticios, nos adentraremos en la dulzura del postre, mediante la miel. En los años 70, el artista alemán Joseph Beuys emplea en numerosas ocasiones este producto, elemento transformador y energético relacionado con la potencialidad vital del ser humano. Este material aparece en numerosas obras y acciones, como ?Bomba de miel en el lugar de trabajo? (1974-77) y ?Como explicar los cuadros a una liebre? (1965). Joseph Beuys empieza a andar por una galería de arte con una liebre muerta en sus brazos. Cubre su cabeza con polvo de oro y miel. Bajo un zapato pone una placa de hierro, lo que aumenta el sonido de cada pisada. Se sienta en una silla que tiene patas de fieltro, donde el artista parece que habla con la liebre, pero no dice nada. El objetivo es reflejar la falta de comunicación en la sociedad. El oro simboliza la creación del pensamiento y la miel los elementos orgánicos y la intuición, características que deben estar siempre con el artista.

El uso del chocolate, al igual que el pan, ha sido ampliamente empleado en propuestas culinarias y en esculturas realizadas por maestros artesanos. Debemos destacar la acción con escultura humana comestible de chocolate de César Martínez titulada ?PerforMANcena -El hombre de ébano y sol?, de 2001. Igualmente, en la instalación de Sonja Alhäuser titulada ?Schokoladenmaschine?, de 1997, se emplea el chocolate blanco y negro en máquinas preparadas propiamente para estos productos. Esta artista ha realizado, desde sus comienzos, obras comestibles como pasteles y tartas con colores llamativos. Igualmente, se la ha conocido por la realización de dulces-esculturas, disfrutando ante todo el espectador al poder consumirlas. El uso de este tipo de materiales comestibles, como pan de jengibre, mazapán (5), chocolate, helados nos remiten a un mundo de recuerdos infantiles. Por su parte, el cubano Félix González Torres en ?Esquina de galletas de la suerte?, de 1990, participante en la muestra ?Cocido y crudo? (6), nos muestra una serie de caramelos, chocolates y galletas de la suerte con mensajes en su interior, que son digeridos por el propio espectador, a modo de alimento físico y mental. La obra puede desaparecer con la ayuda del espectador, ya que se trata de un trabajo comestible. Se juega con la idea de la obra única, la reposición y el concepto de posesión (oficial o del espectador). Este mismo autor en ?Retrato de Ross en L.A.?, de 1991, realiza retratos mediante caramelos vertidos en una esquina, que describen individuos, a través del peso corporal, es decir, se emplea una cantidad de caramelos con un peso equivalente al peso del modelo. En algunos casos, emplea los caramelos preferidos del retratado. En la instalación, estos caramelos son consumidos y automáticamente sustituidos.

En correlación con la intencionalidad de las obras que hemos analizado en este artículo, veamos como el arte, en ocasiones, mantiene pautas e intereses similares al arte culinario, de ahí este párrafo extraído de ?Le Guide Culinaire? de Escoffier:

"simplifiquemos lo más posible nuestra manera de preparar los platos y servirlos, pero a la vez procuremos elevar al máximo la suculencia y la calidad alimenticia de las comidas, tratando de hacerlas a la vez más ligeras y más fácilmente digeribles para el estómago. El arte culinario, sin perder su carácter de arte, debe convertirse en ciencia siguiendo la tendencia de la época, y sus recetas, a menudo aún demasiado empíricas, tienen que someterse a un método y una precisión que excluya toda eventualidad desagradable.? (7)


CITAS
5- El mazapán fue ya empleado en 1959 en la obra de Marcel Duchamp titulada ?Sculpture-morte?, donde se hace alusión al bodegón clásico y su necesidad de eliminación histórica, mediante una composición que exhala conclusión y eliminación de pasadas y represivas autenticidades plásticas.

6- La exposición colectiva ?Cocido y crudo?, comisariada por Dan Cameron, en 1995, en el Centro de Arte Reina Sofía, muestra el arte producido desde los centros occidentales respecto al de los márgenes sociopolíticos, jugando con el título metafórico de ?cocido y crudo?. Fue duramente criticada por su visión eurocéntrica.

7- Citado por Schraemli, Harry. "Historia de la gastronomía". Ediciones Destino. Barcelona. 1982. pág. 42.




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Iñigo Sarriugarte




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services