Cuidado: "cocina de autor"


28-09-2009    |   


ARTÍCULOS



Interior del restaurante

Mi madre piensa que vivo del cuento. Sin embargo, esta profesión suele entrañar riesgos y sorpresas difíciles de digerir. Ejerzo el periodismo gastronómico-turístico desde hace más de una década y he visto de todo en la hostelería. Igual que los empresarios hosteleros habrán "disfrutado" de todo tipo de calaña periodística. El caso es que el pasado fin de semana asistí a un acontecimiento especialmente singular.
Me encontraba en una localidad que vive bajo la sombra de un antipapa. Cosas que pasan. Tenía que escribir un reportaje que incitara al lector a visitar la zona. Y encontré el único restaurante que presumía de "cocina de autor".

Para aquellos que no conozcan la comarca, debo explicar que se encuentra huérfana de este tipo de oferta. Disponen de muchas virtudes pero no las ponen en valor. Porque no quieren, no saben o no les apetece.

Pues bien, allí estaba, pidiendo mesa al artífice de la cocina de "autor" para las 21 horas. Os aseguro que me movió un instinto benefactor cuando le advertí que estaba allí en calidad de periodista. Que pagaría mi factura. Que deseaba que estuviera alerta para poder firmar una crónica favorable.

A la hora prevista llegué al establecimiento. Me recibió una marabunta de público joven que se divertía, echaba tragos en la barra, y calentaba motores para el itinerario que les aguardaba. Como colofón, una nube densa de marihuana hizo las veces de Ambi-Pur embriagador. El resto de la atmósfera era una música trance y makina catalana, alumna aventajada del Bakalao de Chimo Bayo. Para aquellos de ustedes que no sepan de lo que hablo, les recomiendo que sintonicen Máxima FM.

No sé si seguir. Pensarán que me lo estoy inventando.

Realizamos la sesión fotográfica apoyados por los aullidos de la peña allí instalada. Pensé, ingenuo de mí, en que el propietario del negocio, abrumado por la situación, los invitaría a

Tuber Melanosporum, Mi-cuit, jamón crujiente, huevas de salmón, y huevo. Sin comentarios

continuar la fiesta en otra parte. Así, desaparecerían los gritos, la brisa verde, y el chumba-chumba. Nada más lejos de su intención. Él mismo era parte del desastre y disfrutaba con los bakaladeros como un niño con un Bollicao.

Así pasé la noche. Desesperado. Con varias tentaciones de levantarme de la mesa (no había más clientes en el restaurante). Observando hasta dónde podía llegar tal despropósito. Y decidí darle una oportunidad a la cocina y al servicio de sala. En vano.

Alardeó de elegir él mismo el menú degustación y el vino con el que maridaríamos los platos. Tras mucha prosopopeya, fue al grano con el primer vino. "Empezaremos por un blanco", dijo, y se quedó tan ancho. El blanco sin más explicaciones estaba correcto y fue maridado por un Carpaccio de pulpo ?seco-, patata confitada ?simple-, y música makinera (nada que ver con los acordes marineros que se podían esperar).



Luego vino el Raimat Abadía Crianza 2003 ?Cabernet, Tempranillo, Merlot- para un desafortunado Timbal de bacalao con escalibada. Y, mientras entraba otro grupo de correligionarios ebrios en el restaurante de "autor", y se colaban en el restaurante para acceder al servicio y miccionar, el autor del disparate se ensimismaba con su prosopopeya y decantaba el vino. También correcto. El mismo vino del cual pedí otra botella. Esta vez no la decantó. Ni tuvo la parafernalia anterior. Y estaba evolucionado, para mal, con un persistente y desagradable final.

Panorámica de la localidad

El desenlace fue una factura de 80 euros para dos personas. Degustamos cuatro platos inquietantes. El servicio estuvo sembrado de caos y errores. Con un Abadía Crianza correcto, y el otro absolutamente defectuoso ?cuyo precio no salió de la cuenta-, y Bakalao, mucho Bakalao para "desengrasar".

En una comarca caracterizada por la ausencia de restaurantes de "alta gama", surge un advenedizo con dos cursos de sumiller y bautiza a su establecimiento de "cocina de autor". Entonces, y aquí viene lo más grave, sus vecinos, los que conviven con él y no tienen otras referencias próximas, se tragan el cuento de que esa estafa es "cocina de autor". Mal vamos.

TAGS    HUEVO PATATA SALMÓN VINO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 1 comentario(s)


   maria , 13-06-2016
En www.copiapop.es se puede añadir fotos, vídeos y artículos en el espacio ilimitado y totalmente gratis! Ahora tendrán todos los datos en un lugar y siempre podrán añadir más y más información para construir la base de datos más completa y más chévere en toda la web! Puedes ver todos tus fotos en cada lugar, no tienes que traer un disco contigo.




Arturo Gastón




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services