BUENOS AIRES: LA REINA DEL... "TENEDOR LIBRE"


25-08-2001    |   


ARTÍCULOS





Sinceramente, desconozco cómo se les llama en España y en otros lugares de Europa a lo que en Buenos Aires denominamos ?tenedores libres?. Es más, ignoro si existe en muchos lugares del mundo este tipo de paraísos para glotones, en donde uno puede comer hasta el hartazgo desde entremeses sofisticados hasta achuras o pastas hechas en el momento.

Los primeros restaurantes de ?coma lo que quiera? que recuerdo en esta ciudad son los denominados ?Pizza libre? que surgieron a principios de la década de los ochenta y que, simplemente ofrecían a sus clientes diferentes tipos de pizza. Eran frecuentados, más que nada, por adolescentes y jóvenes que acudían antes o después de bailar los viernes y los sábados, a la salida de reuniones o partidos de fútbol. Estos locales eran simples y con grandes carteles que anunciaban su presencia para todos los transeúntes o automovilistas, destacando el precio que era bastante módico, aunque las bebidas se pagaban aparte y no incluía postres.

Pero después vino ?Rodizio? la gran churrascaría de estilo brasileño, pero con carnes argentinas que ofrece además de una recepción con empanadas criollas y caipiroska, es decir una mezcla de caipirinha con vodka, una lujosa variedad de entradas frías, y después los camareros sirven en las mesas diferentes tipos de carnes asadas ensartadas en espadas, algo que los brasileros denominan ?espeto corrido?. Los postres son muy elaborados y la carta de vinos y espumantes tiene ejemplares de las mejores bodegas argentinas. Es decir, un tenedor libre de lujo.

Como contraste a lo anterior, hacia fines de los ochenta, surgieron una gran cantidad de restaurantes chinos, que muchas veces estaban atendidos por falsos chinos, es decir que los dueños eran orientales de otros países y que montaban sus locales de ?coma todo? con el atractivo de presentarlos como exponentes de la mejor cocina china, cuando en realidad eran tenedores libres de abundante variedad pero de escasa calidad. Los tradicionales y auténticos gastronómicos chinos, expresaron en su momento muchas quejas y aclaraban constantemente la verdad a la opinión pública.

Pero en los noventa, la instauración de los tenedores libres fue masiva en todos los barrios porteños. En un principio eran símbolos de la bonanza de principios de la década menemista, y en estos momentos, pasa por una cuestión esencialmente económica, además de haber una oferta muy variada de calidades y precios.

Actualmente hay diferentes opciones, de todo tipo y para todos los gustos. Hay locales en los que se sirve únicamente carnes asadas, otros en donde se puede pedir desde un pedazo de queso hasta langostinos en la salsa que desee el cliente. Algunos tienen camareros y otros son de autoservicio. Se les puede encontrar en muchos de los ?cien barrios porteños?; en el centro bancario, en Núñez, Caballito, La Boca y Flores; enfrente del Aeroparque, el ?city airport? de Buenos Aires; en la tradicional Recoleta y en el nuevo barrio de la ciudad, Puerto Madero, que es un reciclaje del antiguo puerto ciudadano al estilo delos docklands de Londres.

Los precios oscilan, y eso depende de la calidad, la variedad y la ubicación del local. Además hay tarifas especiales para los chicos mayores de tres años y hay diferencia de valores entre comer un fin de semana o un viernes a la noche y hacerlo en cualquier otro día de la semana. Los más baratos cuestan unos diez pesos (1900 pesetas al cambio actual) el cubierto de un adulto, y por lo general son los que ofrecen únicamente carnes y ensaladas, hay alguno de ellos que incluso ofrecen las bebidas incluidas. La mayoría oscila en un precio de doce a quince pesos (2300 a 2900 pesetas), algunos con bebidas incluidas, es decir gaseosas o vinos de la casa aunque en la gran mayoría de los lugares hay que pagarlas aparte.

Lo concreto es que, a la abundante y calificada oferta gastronómica de Buenos Aires, que comprende desde los tradicionales restaurantes de la Avenida Corrientes hasta los coquetos locales de Puerto Madero, se les han agregado los tenedores libres, que ya no son mal vistos, sino que, por el contrario, son muy concurridos y en muchos casos de enorme calidad y gran reconocimiento entre los que saben comer bien.

Nombres como La Bisteca, Toronto, Siga la Vaca, Grant?s, Free Way, El Gran Chef, y por supuesto Rodizio, entre otros, ya son cotidianos entre los porteños y son escogidos para reuniones familiares y de amigos. La gran mayoría de ellos no tienen una única casa, sino que tienen varias sucursales en diferentes zonas de la ciudad e incluso del conurbano bonaerense.

Es requisito indispensable tener un buen apetito y, según mi propio punto de vista, tener un buen criterio a la hora de organizarse uno su propio menú. Pienso que elegir en una misma comida muchas cosas diferentes no es recomendable y atenta contra algo básico: el placer de comer bien.

TAGS    QUESO VINO LANGOSTINOS Cocina China ESPETO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





Patricio Nogueira




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services