Aquí comemos lo nuestro


24-05-2013    |   


ARTÍCULOS



Pretende así aumentar la producción propia y disminuir las importaciones. Estas medidas proteccionistas están promovidas por el ministro Owen Paterson. Considera que el 22% de los alimentos importados podrían producirse en el país, lo que incrementaría la industria agroalimentaria.

Pretende que el país sea autosuficiente y pone como ejemplo el queso Cheddar, del que se importan al año en el Reino Unido 95.000 toneladas. Esta podría ser una buena industria para la nación y no habría que importar tal cantidad.

El ministro pretende reunirse con representantes del sector para valorar estas propuestas. Además considera que las exportaciones del Reino Unido, serían una buena fuente de ingresos para el país.

Pero las propuestas del ministro, chocan de plano con las directivas de la Comunidad Europea. No hace mucho Ángela Merkel proclamaba que los tiempos del proteccionismo se habían acabado.

El ministro, mirándose su ombligo exclusivamente, no se da cuenta de que tira por tierra todo lo que se ha ido construyendo durante mucho tiempo. La unidad europea, que fue y sigue siendo el sueño de muchos, basa gran parte de  su razón de ser en el comercio sin barreras entre los países.

Con iniciativas como esta acabaremos pronto con los sueños de unidad entre los países miembros.

Al parecer al ministro no le importan estas consideraciones, porque quiere centrar las exportaciones, fundamentalmente en los países emergentes, como China o Arabia Saudí, en este último, en el año 2012, crecieron las exportaciones de productos británicos un 35%.

Parece sin embargo, que las intenciones del señor ministro no están tan claras. Con tanto afán en fomentar la industria agroalimentaria del país, pretende que esta le apoye en la introducción de productos transgénicos, en lo que al parecer tiene mucho interés, no sabemos bien por qué.

Está claro que tenemos que fomentar las industrias del país, pero no a costa de acuerdos internacionales que benefician a otras muchas empresas.

Si empezamos a comer sólo lo nuestro, a lo mejor tenemos que acabar comiéndonos nuestro coches, nuestros productos químicos, la ropa, los electrodomésticos, etc.

Para todo en la vida tiene que haber un término medio, apoyo a las industrias patrias, pero también acuerdos con otros países para venderles lo nuestro.

En lo que también tendría que centrarse el Gobierno es en exigir, los mismos principios de calidad que se exigen a las industrias agroalimentarias españolas, al resto de productos importados.

Si no se cuida este punto la libre competencia, ya no es libre, es desleal.

Obtengamos los mejores productos y seguro que los vendemos bien, dentro y fuera de casa.

TAGS    QUESO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services