Mejor crudo, gracias


17-12-2012    |   


ARTÍCULOS



Natalia Llopis Benito

Hace unos años ya llegó a nosotros el mundo sushi, en el que descubrimos que el pescado también se podía comer crudo; otro ejemplo es el steak tartar, que consiste en un solomillo de ternera, picado a cuchillo y especiado con distintas salsas y hierbas, también crudo. Más adelante, nos dio por las verduras, empezamos por comerlas al dente, y ahora ¿quién no toma vegetales crudos en sus ensaladas (zanahoria, pepino, calabacín, espinacas, etc)?   Bien, pues ahora vamos más allá, ya no hablamos de ciertos platos o ciertas ocasiones, hablamos de una cultura, una especie de modo de vida. La actriz Natalie Portman o la diseña Donna Karan son algunas de las defensoras de esta dieta crudívora que consiste en tomar los alimentos a una temperatura inferior a 40º, ya que a una temperatura superior se producen la mayoría de las pérdidas de los nutrientes; el calor además, también afecta a los carbohidratos, que pueden sufrir una pérdida de hasta un 70%, y a otros nutrientes como el ácido fólico, esencial para nuestro organismo.   Además de los beneficios nutricionales, tiene otra serie de puntos positivos muy interesantes, como que mejora el aspecto de la piel, aporta más energía, vitalidad y tranquilidad a nivel emocional, y además ayuda a controlar nuestro peso. A nivel gastronómico, los que la han probado, afirman sin lugar a dudas que el sabor de los alimentos, al estar tomándolos en su forma más natural, es mucho más sabroso y auténtico.   Pero como todo, los especialistas recomiendan tomarla con moderación. De hecho, David Wolfie, el precursor de esta corriente afirma que un plato está perfectamente equilibrado cuando encontramos en él un 50% de alimentos raw y veganos, y otro 50% de alimentos cocinados. La nutricionista Paula Rosso afirma que “gran parte de la dieta cruda es saludable, pero no creo que llevarla a cabo de manera extrema sea sano ya que comer carnes, que aportan las proteínas de mayor asimilación, es importantísimo. Y comerlas crudas puede tener graves problemas para la salud”. Por otro lado, la también nutricionista Valeria Castagna sentencia: “Una dieta saludable debe contener tanto verduras como frutas (crudas y/o cocidas), así como proteínas de origen animal y vegetal, lácteos, pescados y carnes. Será equilibrada tomando tanto los alimentos en su forma natural como cocidos”.    Muchos restaurantes en Estados Unidos se han apuntado a lo que parece ser una revolución tanto nutricional como gastronómica, como el influyente Pure food and Wine, incluido en el ranking Top 100 Restaurants de New York Magazine; o el orgánico y comprometido ABC Kitchen, ambos en Nueva York.   En España cada vez contamos con más restaurantes que respetan la comida, como Olivia Te Cuida (c/ Santa Teresa 8, Madrid), en donde sirven comida 100% ecológica y mediterránea; podrás encontrar pastas, carnes, pescados, verduras y un cuscús delicioso. O Crucina (c/ Divino Pastor 30, Madrid), que basa su alimentación en productos orgánicos y en una cocina “sin fogones”, que utiliza innovadoras técnicas para preparar la comida a una temperatura siempre inferior de 41º. Aunque de momento haya tan sólo unos pocos, no dudamos que muy pronto el fenómeno crudívoro llegará a España, y para quedarse.

TAGS    PESCADO Tartar Sushi




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services