Comer para pensar


18-01-2013    |   


ARTÍCULOS



 

Eva Martín       La mayoría de las personas rige su dieta según las necesidades de su cuerpo: adelgazar, engordar, ganar fibra, perder grasa... Pero pocas reparan en el hecho de que sus dietas no sólo afectan a los michelines que sobran o faltan, sino también al jefe de nuestro organismo: el cerebro.    Los efectos de determinados alimentos en nuestro cerebro van desde la obtención de energía hasta el control del ánimo. Así, comer para el cerebro es algo sencillo, pero debemos saber qué alimentos son los que lo estimulan. Conozcamos algunos de ellos.   Los carbohidratos: la glucosa contenida en este tipo de nutrientes funciona en el torrente sanguíneo como un potente alimento para nuestro cerebro, provocando a su vez una estimulación de la energía. Éstos se extraen de alimentos como granos, nueces, frutas, verduras y almidones. Teniendo en cuenta que las células del cerebro requieren el doble de energía que el resto de células del cuerpo, entenderemos la importancia de los carbohidratos en nuestra dieta, sí como el hecho de que no exista una cantidad diaria recomendada de ellos.   Las grasas: para estimular y construir nuevas células saludables, el cerebro requiere ácidos grasos como el Omega 3. Este podemos encontrarlo en pescados, verduras de hoja verde y nueces. El Omega 6 está presente también en girasoles, maíz, ajonjolí y otros aceites. Es posible que el término “grasas” nos resulte desagradable por su connotación de alimentos que engordan. Sin embargo, existen grasas buenas, como las descritas anteriormente, que son necesarias y no tienden a acumularse del mismo modo que las malas. Es importante destacar que, si no se consumen suficientes ácidos grasos esenciales, el cerebro humano perderá parte de su habilidad cognitiva y de memoria.    Las proteínas: se trata de un alimento crucial para la estimulación del cerebro. Esto es así porque los aminoácidos contenidos en las proteínas son imprescindibles para la construcción de la red de conexiones del cerebro. Podemos encontrar estas proteínas, de forma total y completa, en alimentos como la carne, el pescado, el queso y los huevos. Por ello, aquellos que decidan llevar una dieta vegetariana deberán prestar mucha a atención para combinar correctamente sus alimentos en busca de un aporte completo de proteínas y aminoácidos, ya que los granos y las verduras contienen sólo algunos de éstos. La cantidad de proteínas diarias recomendada dependerá de la edad, peso, estatura y género de la persona.   Los micronutrientes: estos son las denominadas comúnmente como vitaminas y minerales. Los más importantes incluyen a los antioxidantes, la vitamina E, la vitamina C, licopeno, luteína y beta caroteno, y trabajan ayudando al cerebro a mantener un nivel balanceado de oxígeno en el cerebro. Un nivel inadecuado del aporte de estos micronutrientes se asocia comúnmente también con los problemas pulmonares.   El agua: el líquido elemento es, como no, el más obvio en nuestra dieta cerebral. Como muchos ya saben, las moléculas del cerebro humano están hechas de un 80% de agua, y por lo tanto esta es muy importante para mantenerlas sanas y ayudarles en su labor de neurotransmisión. Una cantidad adecuada de agua diaria evita que el cerebro se sobrecaliente, ayudando también a la circulación y a la eliminación de desechos. Además, cuando nuestro cerebro se deshidrata aparecen síntomas como la fatiga y la pérdida de las funciones cognitivas. El consumo recomendado de agua es de unos ocho vasos de agua al día.    Dicho todo esto, un advertencia: que comamos para nuestro cerebro un par de días no quiere decir que mañana vayamos a ser una mente prodigiosa. Existe una especie de reserva de alimentos para el cerebro que se pone en marcha cuando éste las necesita. Entonces, cuidar el cerebro no significa que vayamos a convertirnos de repente en los más listos de la oficina, sino que cuando los demás cerebros flaqueen, el tuyo se mantendrá fuerte.

TAGS    QUESO PESCADO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services