La sandía: reina del verano


13-08-2007    |   


ARTÍCULOS





Latín: Citrullus lanatus

Fruta que pertenece a la misma familia de las calabazas, oriunda del África tropical y la India, puede superar los 20 kilos de peso, aunque el record lo ostenta desde 1980, una cosechada en USA, que llegó a pesar 90?700 Kg.

Por su extraordinaria frescura es la ?fruta reina? del verano. Se sabe que ya era conocida y apreciada por los antiguos egipcios que la cultivaban en el valle del Nilo, y hasta los Faraones se hacían enterrar con ellas, ya que eran consideradas ideales para nutrirse para cruzar el río de los muertos, y eran muy apreciadas por los israelitas que las llevaron consigo en su travesía del Sinaí. Aunque nadie sabe a ciencia cierta, por qué tardaron 40 años en hacerlo, y digo yo que no les durarían mucho las sandías, a pesar de conservarse tan bien como las calabazas. Los Árabes y los hindúes son unos grandes consumidores de este fruto, al que consideran un gran desintoxicante del cuerpo. En Europa no fue introducida hasta el siglo XIII traídas por los diversos movimientos de los Cruzados y fue, en su momento, símbolo del martirio de San Lorenzo, pues todavía hoy día, el 10 de agosto, en Florencia (Italia) se celebra la gran fiesta de la sandía. En la Edad Media, se usaba para expulsar los ?demonios? de los poseídos, y los chinos la incluyen en la dieta de personas nerviosas, o estresadas, pues su pulpa es sedante.

También es llamada, ?melón de agua", patilla, batia, zandía, albudeca, angurria, badea, o pepón.

La sandía no debe comerse excesivamente fría y no debe tener golpes ni roturas o grietas.

Suele ser redonda u ovalada, aunque puede llegar a ser bastante larguirucha, de pulpa rojo-brillante, debe ser maciza y no esponjosa, y sus numerosas pepitas suelen ser negras, aunque también las hay de pepitas blancas y de rojizas.

Su contenido en azúcar es mucho menor que el del melón, pues solo aporta unas 30 cal. /100 gr., contiene vitaminas A, C, B1, B2, B3, E, así como potasio, fósforo, calcio, magnesio, hierro y azufre.

La sandía es diurética, mineralizante, y laxante por su alto contenido de fibra y altísimo contenido en agua (90%), con gran riqueza en licopeno, enzima altamente antioxidante y que puede ayudar a controlar la evolución tumoral. También es eficaz contra los gases, aunque debido a su difícil digestión, no es recomendable comerla por la noche, ni beber agua después de comerla, pues podría aumentar su efecto de indigestión.

Un zumo de sandía refrigerado, que no helado, es muy refrescante, aunque nada nos impide usarlo como base de sorbetes o helados. También puede formar parte de una excelente bebida isotónica, incluso en Rusia lo fermentan y elaboran un delicioso y muy popular tipo de vino.

En nuestros mercados suele aparecer la variedad ?Sugar Baby?, de color verde oscuro, bastante redonda; Crimson Sweet, de forma larguirucha y rayas blanquecinas, o la verde pálida, así como la variedad ?Pepsin?, con franjas de color más oscuro, casi sin pepitas y que no suelen sobrepasar los 5 Kg. La Meridien cuya piel está marcada con franjas verde oscuras serpenteantes mezcladas con otras de verde pálido, es pobre en pepitas. La Klondike, cuya pulpa es roja brillante y fuerte, así como de textura fibrosa y muy sabrosa. Las variedades citadas no suelen pasar de los 6 o 7 kilos, aunque en Florida, USA, existe la variedad ?Gigante?, que suele alcanzar los 20 Kg., también ha aparecido una sandía cuyo exterior es verde total, como la común, sin embargo su pulpa es amarilla, llamada ?Sandía Ananás?, se trata de un ?híbrido? entre sandia y calabaza, y se comenta que incluso puede ganarle en dulzura a la sandía roja común, aunque lo habitual es al revés.

Recordar que la propia cáscara, una vez vacía, se puede aprovechar, al igual que otros frutos de cáscara semidura, como recipiente de, por ejemplo, una ensalada, bien sea de fruta, salpicón de marisco, o simplemente ensalada compuesta o verde, con o sin trocitos de la propia sandía, evidentemente sin pepitas, las cuales, dicho de paso, pueden tostarse y comerse como si de un fruto seco se tratara.

La sandía por sus posibilidades coloristas, verde, blanco y rojo es una excelente fuente de imaginación para usarla con fines decorativos, cáscara incluida, con la que se pueden hacer verdaderas filigranas y perecederas ?obras de arte?.

Una gran parte de la producción de sandías se destina a la industria confitera, también se puede confitar la corteza de la sandía, y en casa podemos también cocerla en almíbar.

Las pipas de sandía, por su riqueza en potasio y cinc, combaten los problemas prostáticos, además que una infusión de ellas, puede eliminar los parásitos intestinales.

Otro dato histórico es que la sandía evitó que los ejércitos de Napoleón murieran de hambre en su campaña de Egipto.

Algunas ENTRADAS relacionadas con este TEMA:

Azúcar, Calorías, Melón, Fibra, Gases, Ensalada, Marisco, Calabazate, Estrés, Hidropesía, Estreñimiento, Fatiga Crónica, Insomnio, Próstata, Parásitos Intestinales, Fermentar, Zumo, Isotónica, Vino, etc.

TAGS    VINO MARISCO SALPICÓN TINTO DE VERANO verano




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services