El chef Enrique Olvera


08-06-2013    |   


ARTÍCULOS



                Lo que antes era la lavandería Carel’s se convirtió más tarde en una parrilla argentina, y hoy en día es el restaurante Pujol, situado en el decimoséptimo puesto en la lista de los 50 mejores restaurantes según San Pellegrino. En el barrio de Polanco, México D. F, el chef Enrique Olvera situó su restaurante y hoy en día es uno de los cocineros más famosos del país. Uno más que se une a la saga de “Titita”, Patricia Quintana, José Ramón Castrillo con su chocolate, Muñoz Zurita, etc.

          Para este chef es tan importante la calidad del producto como la de la idea y este pensamiento lo compartió con su público durante el congreso Mesamérica, cuyo objetivo era favorecer el diálogo entre los chefs y servir como foro de ideas. Donde nosotros vemos comida, Enrique ve petróleo, defiende que es un sector con potencial para sostener a México si se desarrolla como industria. Olvera con su barba y su barriguita engaña, con una gran base intelectual y una biblioteca bien trabajada este chef sabe más que de sobra de la alta cocina.

          Le gusta la tradición y esto queda más que demostrado en su menú, aguachile de semilla de chia, Brocol de chicharrón de res tomatillo, tostada de escamoles, tamal frito de rana o tartar de cecina de res son algunos de los platos que ofrece. Se declara un patriota de su tierra y no tiene miedo a esconderlo. Una de las grandes preocupaciones que ocupan su mente tiene que ver con el alto índice de obesidad que se da en México. Según el chef la mala alimentación que la provoca es debido a la falta de tiempo y de dinero. Los alimentos sanos son más caros y requieren de mayor dedicación para su elaboración. Enrique declara la situación una “catástrofe alimentaria” que hay que arreglar. Además de una alimentación adecuada, es necesario hacer deporte, pero él no tiene tiempo, por ello lleva una pulsera de plástico en la muñeca que le indica las calorías que debe quemar y los pasos a dar cada día.

         Con tan buenos profesionales volcados en la mejora de la gastronomía de los países de donde proceden solo podemos esperar que de aquí a unos años los platos que comamos sean excelentes. La calidad y el esfuerzo aumentan a un ritmo llamativo, todo impulsado por unas metas, que aunque de apariencia utópica, son alcanzables.

TAGS    Tartar




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services