La infusión de Rooibos


30-01-2013    |   


ARTÍCULOS



Sara López

Para los amantes de las infusiones y tés, el rooibos puede ser una excelente opción a la hora de preparase una taza caliente a base de plantas.

Es conocido como té rooibos, aunque su procedencia no tiene nada que ver con la planta del Té. El rooibos, es un arbusto rojizo que se cultiva únicamente en la región de Cederberg incluida en la provincia Occidental del Cabo. Su consumo data de cientos de años, y era típico entre los miembros de las tribus africanas utilizada con fines medicinales.

Posee un sabor dulce y afrutado, aunque en su composición no hay presencia de azucares. Las infusiones a base de esta planta adquieren un color rojizo, lo cual hace que resulte muy apetecible.

El hecho de  no ser un té, significa que está libre de cafeína,  y por ello no posee los afectos negativos de producir nerviosismo o alterar el sueño. Además su paso en boca es suave y no resulta amargo o áspero como puede suceder con el té.

La preparación del rooibos es tan sencilla como la de cualquier otra infusión, simplemente hay que verter agua muy caliente y dejarla reposar durante pocos minutos, aunque no en exceso. Puesto que es rica en vitamina C ha de consumirse tras la elaboración para que no se pierdan sus facultades.

También es conocida como “el té del sueño” gracias a sus efectos relajantes y es una bebida muy adecuada para reponer minerales y aliviar la acidez estomacal tan típica en bebes.

Actualmente sus secretos se revelan al mundo occidental. Es la bebida de moda para muchas marcas comerciales de infusiones que ya ofrecen sus bolsitas de rooibos. De hecho la producción de esta planta, que antes nacía de forma salvaje, se ha visto intensificada debido a la gran demanda proveniente de Europa, EEUU  e incluso Japón, aunque siempre y cuando exista la posibilidad es preferible preparar la infusión con la propia hoja de rooibos, puesto que de esta forma conserva mejor sus cualidades que en bolsas preparadas.

Es una opción muy apetecible para todos aquellos que disfrutan de las bebidas calientes a base de plantas y que prefieren buscan unos efectos relajantes, además de poder disfrutar de un sabor muy suave y agradable. También puede ser una opción para todos aquellos a los que el sabor del té les resulta demasiado fuerte o amargo.

TAGS    CAFÉ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services