Cocina madrileña


24-03-2014    |   


ARTÍCULOS



Madrid, capital desde que así fue nombrada por Felipe II, se caracteriza por los bares, tabernas y restaurantes que dan cabida a toda la gastronomía española. Pero también hay platos que la definen a sí misma como ciudad gastronómica. Muchos de los más singulares de la comunidad tienen origen en las migraciones provenientes de toda España, por lo que es frecuente encontrar una amplia oferta de comida fusión.      Entre las frutas y verduras de temporada, es típico el melón de Villaconejos, muchas veces servido como primer plato con jamón, y las fresas de Aranjuez, servidas como postre con nata. También de Aranjuez son típicos los espárragos, y de Villa del Prado las uvas. Durante el invierno es fácil encontrar puestos en la calle donde comprar castañas asadas, y cabe destacar la importancia de las bellotas de El Pardo o las almendras de Alcalá de Henares. En cuanto a legumbres, los garbanzos son utilizados para potajes y el plato más popular de Madrid: el cocido madrileño.   En lo que a carnes se refiere, la casquería es lo más utilizado en los platos tradicionales. Hablamos pues de los callos, los entresijos, las criadillas o los zarajos. Sin embargo, a partir del inicio del siglo XX, es más habitual encontrar carne de caza, como el jabalí o la perdiz, y los embutidos elaborados en Extremadura o Salamanca.    Los platos elaborados a base de pescado y marisco son bastante habituales, como el bacalao en salazón, el besugo al horno, los calamares fritos, las sardinas a la plancha, las truchas, etc. Los platos de marisco más comunes son las gambas al ajillo servidas en cazuela de barro, las gambas en gabardina y las gambas a la plancha. También son muy populares los escabeches de bonito, sardinas y jurel, así como los boquerones en vinagre; que si bien ninguno de estos últimos platos es propio de la comunidad, es posible encontrarlos en cualquier bar.   En cuanto a dulces, las rosquillas de San Isidro, huesos de santo, las tejas y los barquillos y el chocolate con churros son los más populares. Y en lo que a bebidas se refiere, el Canal de Isabel II abastece a toda la población con agua potable en todos los hogares, si bien lo más consumido son la cerveza y los vinos en los bares.    Pero no debemos olvidarnos de lo que resulta ser lo más típico de la capital: el tapeo. Ir a tomar una cerveza o un vino y pedir pinchos y raciones es lo más típicamente madrileño que se puede hacer en estos tiempos. Por ejemplo: la tortilla de patata, los bocadillos de calamares, las patatas bravas, etc.

TAGS    PATATA SARDINAS PESCADO VINO CERVEZA MARISCO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services