Sobre bebidas alcohólicas


13-06-2013    |   


ARTÍCULOS



Esta medida proviene de la “Oficina de Comercio e Impuestos de Tabaco y Alcohol” (TTB) de Estados Unidos, oficina que depende del Departamento del tesoro y que tiene jurisdicción sobre el etiquetado de las bebidas con alcohol.

La TTB ha creado una guía, al efecto, para ayudar a las empresas a incluir esta información en sus etiquetas.

De este modo los estadounidenses podrán conocer las calorías de  cualquier bebida, cerveza, güisqui, ginebra, etc., y así controlar la ingesta de las mismas, en casos de dietas por enfermedad o de adelgazamiento. No es ninguna tontería, en un país con uno de los mayores índices de obesidad del mundo.

La medida según la TTB ayudará a mejorar el etiquetado y la publicidad, que pueden inducir a error respecto al verdadero valor calórico, de estas bebidas.

Diferentes organizaciones de consumidores, también aplauden la medida, pues llevan tiempo exigiendo rigor en las etiquetas de cualquier producto.

En la reglamentación se incluyen otros puntos de interés, como las declaraciones relacionadas con la edad, el proceso de fabricación, el análisis de la composición, las garantías científicas o cualquier información que pudiera inducir a error a los consumidores.

Transparencia y claridad es lo que exigen tanto el Gobierno, como los consumidores, cada cual que beba lo que quiera, pero sabiendo lo que ingiere.

Junto a estas aparecen otras disposiciones, como la relativa a que si la graduación alcohólica es menor de 14º, no será necesario incluir el contenido de alcohol en la etiqueta. En el caso del vino pasarían a incluir el título “vinos de mesa”.

Esta decisión surgió cuando la Comisión Federal de Comercio, exigió a la empresa fabricante de Four loko, bebida alcohólica que contiene además taurina, cafeína y guaraná, que explicara su composición en la etiqueta.

La bebida en cuestión, consumida por muchos adolescentes, tenía un coctel explosivo de alcohol y cafeína y suscitó preocupación entre los consumidores y las autoridades. Incluso llegó a prohibirse en varios Estados americanos.

Tuvieron que cambiar la composición y algunas dejaron de llamarse bebidas energéticas, por su composición.

La TTB informa que al ser una medida voluntaria, muchas bebidas no cambiarán el etiquetado, pero es un primer paso y en el futuro esta iniciativa se irá incrementando progresivamente. Los consumidores tienen derecho a saber lo que ingieren, incluso puede ser una necesidad en el caso de muchas enfermedades, en las que el control de las calorías es determinante.

Entre las asociaciones y organizaciones que reivindican estas normativas, figura la “World Cancer Research Found” (WCRF UK), que elaboró la calculadora de calorías de bebidas alcohólicas, para que la gente conociera las calorías ingeridas, se calcula que el 10% de las calorías totales ingeridas se deben a estas bebidas.

Algunos estudios científicos, como el realizado por la “Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health”, revelan que en una dieta, son incluso más importantes las calorías debidas a la bebida que a la comida.

Tal vez la medida debería extenderse, lo mismo que en los restaurantes con las cartas de platos, a los bares o coctelerías, en sus cartas de combinados. Algunos de estos son un misterio para el común de los mortales y no podemos ni imaginar lo que contienen solo con probarlos.

TAGS    CAFÉ VINO CERVEZA




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services