La televisión inunda nuestras vidas


24-02-2006    |   


ARTÍCULOS





Si seguimos mirando la tele a pesar de estar, a veces, a punto de náusea, es que debemos estar enfermos y, en muchos casos, no nos damos cuenta.

Ya sabéis, cuando un cocinero sale de trabajar por la tarde y se va a casa, al gimnasio, o a tomar un café, en cada uno de esos lugares se encuentra con una televisión encendida. También pasa por las noches y, aunque de día no siempre la programación es de lo mejor, encontrar en la tele a esas horas nocturnas algo que merezca la pena es muchísimo más difícil. Pero también es cierto que gracias a ella muchos cociner@s cuando salen de trabajar encuentran a ?alguien? despierto en casa y así consiguen desacelerar un poco después de los nervios del trabajo. Ya sabéis lo que cuesta, después de la presión del servicio, meterse en la cama nada más llegar a casa. En realidad, eso no lo hace nadie, lo que pasa que hay quien lo disimula mejor, es la sociedad: un abogado ?por poner un ejemplo- sale de su despacho y puede tomarse un par de dry martini y no pasa nada, o un par de cubatas o cervezas, pero en cambio si un profesional de la hostelería hace lo mismo cuando sale por la noche de trabajar ?sí, pueden ser entre las doce y las dos de la madrugada- es que es un juergas. Seguro que si el gimnasio estuviese abierto a las doce de la noche, o El Corte Inglés, o cualquier actividad de las que están abiertas durante el día, muchos de nosotros haríamos una vida más parecida a la de otras personas sin horarios de turnos, iríamos a pasear, al cine ?los cines de horario nocturno pillan lejos de los centros y, para cuando llegas, ya está la película más que empezada-, iríamos de compras, a una conferencia o al teatro y, después, a cenar con amigos. Pero bueno, es así y no lo podemos cambiar... o sí? Si todo cambia tan rápido... ¿también cambiará eso?

Pero lo que quería contaros es lo que vi o estoy viendo en la tele y luego traspasado a revistas y periódicos.

No amigos, no voy hablar del contenido de la "Cocina del Infierno", o por lo menos, no voy a hablar hoy aunque, desde luego, desde aquí doy la enhorabuena a Sergi Arola y a Mario Sandoval porque son dos grandes profesionales a los que aprecio sinceramente y a los que felicito por estar ahí, que no es cómodo, y por su buen trabajo en el programa.

Pero yo lo que quería decir es que me parece una pasada lo que están haciendo con Raquel Mosquera. ¿Sorprendidos de que éste sea el tema?

No es por hablar de ella en concreto, es por la sensación que me da el ver que se está llegando a un punto en el que se deja desnudo a cualquiera en medio de la calle, en medio de la depresión o en medio de la nada. En este caso concreto, alguien que tuvo la fuerza de llegar sola hasta el hospital para pedir ayuda, con lo difícil que es hacerlo... Y no tenemos ningún respeto por ese dolor que está pasando...

Muchos de nosotros, cocineros, como tantas otras profesiones, sabemos lo que es el estrés, sabemos lo que es la depresión y lo mal que se pasa, por eso no es de justicia ver cómo se intenta desde la televisión usar la enfermedad de una persona para sacar más audiencia y vender más revistas. Mi opinión es que es asqueroso.

A través de la televisión no sólo compartimos esas zonas enriquecedoras de las distintas culturas, también asumimos como propias y habituales actitudes de violencia que, hasta hace poco, nos parecían abominables (secuestros express, droga en los colegios, bandas callejeras, mafias, etc.).

La televisión es la gran ventana del barrio de la comunidad y yo pienso que no se puede permitir pasar a ser cada día la escalera chafardera del portal, ni el chulo que puede insultar, empujar y reírse con cara de "yo no he hecho nada".

Y claro, sigo pensando, y me doy cuenta de que nos estamos equivocando si no podemos transmitir a los niños y jóvenes la idea de una sociedad más respetuosa y solidaria, y sigo pensando y pienso... ¿nos habrá llegado a los cocineros el turno de pasar a ser el centro de atención, no de las revistas de gastronomía, sino de las revistas de prensa amarillorosácea? ¿Habremos abierto la caja de Pandora?

Sé que Sergi y Mario no consentirán algo así, y me alegro de que sean precisamente ellos quienes estén enseñando la imagen de la cocina y los cocineros.

TAGS    CAFÉ




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services