Variedades de patatas


19-07-2013    |   


ARTÍCULOS



En las tiendas y supermercados nos dejamos influir por etiquetas como, patatas de calidad, patatas para freír, patatas de calibre grueso, etc., etiquetas que en la mayoría de los casos son engañosas.

Muchas veces adquirimos patatas viejas de otros países, de mucha peor calidad que las nuestras, que a veces superan en precio hasta un 900 % a las exquisitas patatas nuevas nacionales, siempre respondiendo a los intereses comerciales de muchos.

Por ello vamos a intentar desvelar los diferentes tipos de patatas españolas, para que entre otras cosas no nos den gato por liebre.

Esto se debe a que los agricultores españoles no pueden competir en precio con algunos extranjeros y las venden más caras, así los intermediarios incrementan sobremanera el precio, llegando al consumidor más caras.

Como solución, algunos agricultores han empezado a venderlas por Internet directamente y aunque no se abaraten en exceso los precios, si se garantiza una calidad y trazabilidad desde su origen hasta el consumidor.

Otros adquieren la exclusividad de ventas en un centro comercial, como sucede con las “patatas del abuelo”.

Otros se asocian y compiten así en los mercados internacionales con productos de gran calidad, como es el caso de la “patata nueva andaluza”.

Dicho esto hablaremos de los distintos tipos de patatas. En España existen 100 variedades distintas, pero solo tres con denominación de origen que son: la patata gallega (no confundir con los cachelos), la patata de Prades (que es catalana) y las papas antiguas (de las Islas Canarias) .

Estas tres variedades son únicas en el mundo por su genética, calidad y versatilidad, además se pueden encontrar a lo largo de nuestra geografía, sobre todo las gallegas.

El Consejo regulador de la Patata admite desde hace no mucho tiempo la patata Valderredible, que es cántabra, con el signo CC de calidad controlada.

También la patata Álava con el “label de calidad” vasco de calidad alimentaria y está a la espera la patata de Grandas, que es asturiana.

En todas las variedades podemos hablar de patatas nuevas, semitardías o viejas. Las patatas nuevas o tempranas se arrancan de la tierra antes de madurar, se encuentran de marzo a junio. Son pequeñas, blancas, de piel fina, además son más nutritivas y con menos calorías. Tienen muchas vitaminas, sobre todo vitamina C. Contienen mucho agua, por lo que se estropean antes.

Las semitardías o normales, se recogen con un mes más de maduración a finales del verano. Tienen mayor calibre y son las más versátiles y duran más que las nuevas.

Las tardías o viejas se recogen dos meses después que las normales, aparecen en Navidades. Son más harinosas y amarillas, por ello son ideales para guisos o purés. Además duran mucho tiempo.

Tienen muchas propiedades beneficiosas, pero en contrapartida poseen hidratos de carbono de absorción lenta, que se convierten en grasa si no se queman con el ejercicio. También forman acrilamidas al freír o asar a altas temperaturas y que se sospecha son sustancias cancerígenas.

Ahora citaremos algunas de las variedades españolas:

Monalisa, son vascas, semitempranas, ideales para freír, aunque valen para todo.

Spunta, es semitemprana, se vende sin lavar en mercados sobre todo. Vale para cualquier preparación, a pesar de su feo aspecto.

Agria, es tardía, amarilla por fuera y blanca por dentro. Generalmente del norte de España. Es ideal para freír y en purés.

Sante, semitemprana, muy conocida y vale para todo.

Caesar, semitemprana, harinosa y muy versátil.

Ágata, con mucho almidón por lo que son ideales para hacer al vapor.

Kennebec, son las gallegas, son tardías y se venden sin lavar. Valen para freír, cocción y horno, pero son más caras.

Desireé, semitardías, de piel roja y carne amarilla, ideal para cocer aunque tiene otros usos.

Baraca, tardía, ovalada y gruesa. Amarilla por dentro y por fuera es buena para freír y para el horno.

Bintje, semitemprana, grande y amarilla, es la mejor para freír.

Draga, semitemprana, para cocer y freír.

Félix, semitemprana, buena para freír y guisos.

Flamenco, semitemprana o nueva, muy bonita de aspecto, sirve para cocer y horno.

Jaerla, nueva, ideal para cocer.

Nagore, semitemprana, muy buena para freír.

Red Pontiac, semitemprana o nueva, muy buena para cocer. Admite congelación.

Turia, vieja e ideal para cocer. Es valenciana.

Nela y Jimena, de castilla-León. La 1ª para freír y la 2ª para cocida.

Papas antiguas, canarias. Pueden ser: negra, bonita, borralla, melonera o la exquisita colorada de baga.

King Edward, provienen de Inglaterra, son pequeñas e ideales para freír en freidora.

Up to date, nueva o normal, mediana y muy versátil.

Kerr´s Pink, normal o tardía, mediana, buena para freír y guisar.

Elodie, nueva, mediana y versátil, como mejor está es frita.

Rooster, normal, mediana y buena para freír.

Vivaldi o patata ligera, tiene la mitad de hidratos, por lo que es ideal para diabéticos, semitemprana y de reciente creación por lo que es difícil de encontrar.

Annabelle, ovalada y de aspecto muy limpio, procede de Holanda y también es difícil de encontrar.

Confiamos que con esta pequeña guía, os podáis defender mejor en el fascinante mundo de las patatas.

TAGS    PATATA TINTO DE VERANO




COMPARTE   


Valoraciones y comentarios

Haz tu valoración:


  •    0
  •    0
  • 0 comentario(s)





A fuego lento

Desde 1996, el magazine gastronómico en internet




Recibe las novedades y recetas
de nuestros cocineros
en tu email


SUSCRIBIRME







www.afuegolento.com ©1996-2017. Todos los derechos reservados. Textos legales Desarrollado por Sitelicon Ecommerce Services