5511 recetas de cocina   |   15691 noticias de gastronomia   |   356 autores   |   5 empresas
Lunes 27 de Mayo del 2019

La Estimulación de los Sentidos


hace 12 años

share by WhatsApp

Norberto Eugenio Petryk


El desarrollo del estímulo de los sentidos ayuda a llevar una vida mucho más placentera y a aumentar el placer sexual; hay diversas técnicas para hacerlo solos o en pareja. La cocina puede convertirse en una ayuda muy buena para ello.

Al introducirnos en el conocimiento de la anatomía humana y el funcionamiento interno de sus órganos observamos como a través de estímulos exteriores o mensajes químicos se ponía en funcionamiento el hipotálamo e hipófisis generando una respuesta sexual, observamos uno de los órganos, aún discutido, el vomero-nasal, que aunque se encuentre casi en el mismo sitio que ocupan las fosas nasales posee un mecanismo independiente.

Pero observemos que el hipotálamo recibe estímulos de los cinco sentidos, que se transforman también en mensajeros químicos que activan distintas funciones específicas, entre ellas las sexuales.

La comida está altamente relacionada con estos sentidos pudiendo aumentarlos o exacerbarlos, aun y en muchos casos prolongando los estadios de placer; tomemos el caso específico del chocolate que al ser consumido además de estimular el sistema nervioso central por ser rico en xantinas (teobromina), estimulando también el sistema circulatorio y respiratorio, reforzando y mejorando la relación esfuerzo?trabajo-; además aumenta la serotonina produciendo el mismo efecto placentero que el sexo.

Tanto el placer, felicidad, como los sentimientos ligados al malestar, dolor, que a veces puede proporcionar placer, están ligados a los sentidos.
Para poder tomar mayor conciencia de los sentidos recorramos los órganos encargados de los mismos uno a uno:
Ojos = vista / oídos = audición / nariz = olfato / boca, lengua = gusto / piel = tacto

Muchas veces me encontré pregonando el uso de los sentidos en la cocina entre mis ayudantes, les trataba de enseñar a adquirir memoria visual, auditiva, olfativa, táctil y de sabor, aplicándolas todas iban a poder desarrollar el sexto sentido que les permitiría unificarlas y utilizarlas en situaciones futuras.

Enseñar el arte de cocinar es como enseñar el arte de amar; los alumnos primero deberán aprender a ver, mirar, y de esa forma apreciar todas las indicaciones externar, de las señales que puedan hacer el/la amante, perdón, colores, frescura, brillo, ebullición o evaporación de las pasiones de cada alimento ?elemento-, y así descubrir cuando es el momento oportuno para cada paso y uso; allí otro punto: el saber respetar los tiempos, no se puede apurar una carne al horno ni un buen guiso, tampoco empujar abruptamente a la/el amante a la cama. Deberá también aprender a oír ?escuchar- los diferentes sonidos que también le indiquen los usos de esos tiempos. Tendrá también que experimentar el olfato para descubrir las diferentes delicias o cambios de estado, al igual que deberá saber reconocer los distintos sabores, que tanto en las comidas como en el mapa de la piel provocarán distintos placeres.

Por último, deberá saber tomar contacto con las manos a través de las caricias ?texturas de las formas-. Aprender a maniobrar una masa, masajearla fuerte o suavemente de acuerdo a la circunstancias y al mensaje que reciba de ella. Saber cual es el momento justo del descanso, del levado o de poner en el horno. Apoyar suavemente las yemas de los dedos y experimentar con delicadas caricias lo frío o lo caliente. En fin, un/a buen/a amante puede llegar a ser un/a buen/a cocinero/a y viceversa.

Recuerdo algo que leí de José Luis Armendáriz ?Chef y maestro de cocina español-: ?Cada día me sorprendo más con los alumnos que nos llegan, chicos con dieciséis o más años y nunca han probado unas judías verdes, un filete de hígado o unas espinacas. Si desconocen el sabor, el aroma, la textura... de sus principales elementos de trabajo, cómo pueden pretender trabajar con ellos. Tristemente la solución es imitar la foto, crear ese icono visual que es el plato, en el cual se omiten aquellos valores que son propios, porque quien no conoce el resultado final, difícilmente puede llegar a él por medio de la vista, y es que la cocina es primero aroma y sabor.
Se quejan muchos críticos de la cocina falta de sabor, insustancial... y es curioso, a veces la técnica es impecable, pero qué pasa. Pasa que las técnicas no son las adecuadas para ese producto, pasa que se combinan productos que no pegan ni con cola, pasa que no se sabe qué se quiere conseguir con ese plato, pasa que se concibe como una idea visual y ese es el fallo más gordo. No se puede cocinar sin tener memoria gastronómica ni el recuerdo de sabores tradicionales.
Quien no tiene memoria sensorial carece de referencias al orientar su cocina, no tiene desarrollada la estética del gusto y carece de criterio gastronómico pero si, además, concibe un plato por su montaje en lugar de por su cocinado, apaga y vámonos.

Podemos enseñar el producto, podemos enseñar la técnica, podemos enseñar a combinar texturas, jugar con dimensiones, alternar colores, etcétera, etcétera, etcétera. Pero cuando te dicen ?yo, eso verde, no lo pruebo?, sabremos que si su gracia va ligada a la estética y su futuro le depara seguir en los fogones, cocinero visual habremos, y que podrá llegar lejos, aunque no sabremos de dónde?.

Todo esto mismo lo podemos aplicar al trato con la pareja o con un amante, puedes utilizar todas las mejores técnicas, pero si no son las adecuadas y no se utilizan los sentidos y se carece de criterios amatorios, pude que resulte un montaje perfecto pero sin sabor? Estaremos copiando como en una fotografía lo que hemos visto pero en la practica resultará insatisfactorio.

Estimular el sentido del tacto es muy importante para una buena comunicación sexual y fundamental para la cocina. Es un muy buen ejercicio el tomar diferentes elementos comestibles y analizarlos al tacto, experimentar sus formas y texturas, sus distintas temperaturas y cambios. Es muy importante en toda comida que busque estimular los sentidos sexuales, que se encuentren elementos que puedan permitir ser tomados con las manos para aumentar el placer; un órgano a veces no reconocido para el tacto es precisamente la lengua, con ella también podemos tomar contacto con la comida.

Muchos alimentos nos brindan estímulos de tipo sexual por la forma exterior de los mismos como es el caso de pepinos, bananas, espárragos, higos, ostras, algunos tipos de panes, contornos en las formas de algunos envases, etc. Por lo cual el juego se encuentra en tus manos...

Como he mencionado entre los productos denominados afrodisíacos encontramos algunos que hacen referencia visual a órganos sexuales estimulando de esa forma nuestra libido a través de los mensajes enviados a la mente, pero es también importante destacar que un ambiente agradable y estimulante enviará mensajes que el cerebro podrá interpretar como placenteros, el color en las comidas, su presentación y disposición en los platos, que por supuesto es de suma importancia que además de ser agradables visualmente sean agradables y estimulantes al gusto, porque ni pensar de algo plásticamente bello pero sin sabor o desagradable pueda terminar estimulando a los sentidos.

La lengua nos permite, junto con la nariz, experimentar la sensación del gusto y sirve para la función del habla y el proceso de masticado y tragado de los alimentos; posee un conjunto de células especializadas que se denominan ?yemas gustativas?, que son los órganos especializados del gusto; otras células producen la saliva que es fundamental para tragar los alimentos y para establecer el contacto químico con los mismos ya que solo a través de esa humedad se puede establecer el intercambio químico que provoca los estímulos.

Las yemas gustativas se encuentran hundidas debajo de la superficie de la lengua en surcos y cavidades, junto a ellas se encuentran las células que secretan líquidos que servirán para enjuagar las cavidades y los surcos poniéndolos en condiciones de recibir los estímulos nuevamente. Las yemas gustativas contienen células con forma de pelos cuyas terminales sobresalen al exterior de los surcos, estas células terminan en una fibra nerviosa que es la encargada de comunicar las sensaciones recibidas al cerebro.

Además del efecto químico producido en las yemas gustativas que provoca la sensación del gusto, se produce un efecto de sensaciones táctiles, tanto físicas como químicas, valorándose de esa forma el tamaño de una partícula o alimento, su textura, su consistencia y temperatura; la propiedad química produce sensaciones como la frialdad que suele sugerir la menta o el grado de picante de un ají chile o guindilla, la sedosidad de la crema, la frescura aportada por la albahaca, etc.

La lengua humana no se encuentra sensibilizada en forma uniforme a lo largo de su superficie, tal es así que en la parte media no es sensible al gusto como lo son las otras partes, por ejemplo la parte anterior es sensible a lo salado, a los costados a los sabores agrios pero en su parte posterior y en su parte posterior central a los amargos y en su extremo anterior se aprecian los dulces, aunque estudios científicos han revelado que esta región puede responder también a estímulos de otros sabores pero en menor escala.

Los sabores agrios son percibidos principalmente en sustancias que son ácidas, ya que estos compuestos contienen átomos de hidrógeno que son los responsables de ese sabor.

Los sabores amargos en un gran número de casos son sales inorgánicas de alto peso molecular, esto es que tienen muchos átomos.

El sabor salado generalmente producto de la sal común de cocina (cloruro de sodio) no se debe precisamente ni al sodio ni al cloro ya que existen sustancias que contienen cloro y no sodio que son saladas y compuestos de sodio que no contienen cloro que también son salados; los compuestos llamados sales de bajo peso molecular, es decir, con pocos átomos, tienen sabor predominantemente salado y las sales con alto peso molecular son principalmente amargas.

El sabor dulce es provocado por compuestos orgánicos como los alcoholes, azúcares, glicoles, etc., que provocan esa sensación.

La temperatura puede afectar la sensibilidad al sabor de alguna sustancia que esté a muy baja temperatura, lo cual dificulta apreciar su sabor, es por ello que se recomienda no beber excesivamente fríos los vinos blancos o el champagne, en general la lengua puede distinguir los sabores que se encuentren a igual o muy parecida temperatura del cuerpo.

Otro factor es el enmascaramiento de los sabores, por lo general producto de la mezcla de azúcar con alguna sustancia amarga, como el café, que conducen a que la lengua no distinga los sabores en forma individual de las sustancias mezcladas.

Si alguna sustancia permanece por mucho tiempo dentro de la boca la lengua perderá sensibilidad para reconocer otros sabores si se prueba otro tipo de alimento y a veces ocurre que nos parece que no tiene el sabor que debería tener, por ello es recomendable lavar la cavidad bucal durante una comida o bien con agua o con vino para complementar los sabores, he aquí un caso del que muchas veces se habla sobre el casamiento de algún vino con ciertas comidas.

Ente el sabor y el olor existe una intima relación, de hecho cuando comemos un alimento percibimos al mismo tiempo o antes de introducirlo en la boca las moléculas que se evaporan del el y que llegan a la nariz con sus células olfativas.

Muchas personas que han perdido la capacidad de oler, por ejemplo, debido a algún accidente, dejan de percibir el sabor de la comida.

Por eso es muy importante que además de la buena presentación de un platillo éste posea un muy buen sabor y aroma, muchos de los afrodisíacos poseen la característica de ser fragantes, es decir de estimular a los nervios sensitivos del olfato. ¿Nunca te ocurrió que al oler algunas comidas se te empieza a formar mayor cantidad de saliva en la boca?, los condimentos por ejemplo, en la mayoría de los casos además de aportar sabor aportan perfume, específicamente puedo mencionar la pimienta negra recién molida, que no resulta de un capricho de los cocineros o gourmets sino que al ser molida en el momento desprende su perfume que se pierde si estuviera molida de antemano, otro punto es el de siempre colocar en el plato algo crujiente que estimule el sentido de la audición.

Habiendo estimulado los cinco sentidos y entendido la importancia de los mismos para una buena comunicación tanto en la vida de pareja como en la propia para estar más conectados con la naturaleza que nos rodea, me queda tan solo ese sentido que mencioné al principio que es el ?sexto sentido?, pero para ello, nada mejor que leer lo que ha publicado José Luis Armendáriz en esta misma página de ?afuegolento? en Firmas de A Fuego Lento.

Por último, para los juegos de la pareja no hay nada como el experimentar sabores, olores, sonidos, imágenes y texturas que además de alimentar al cuerpo alimenten también a los sentidos dormidos?

Las imágenes visuales, la literatura erótica, las fragancias estimulantes, la música adecuada y unos exquisitos manjares serán el preludio de un encuentro inolvidable, y para aquellas parejas con años de convivencia no hay porque dejar todo ello de lado, la rutina es el peor de los enemigos, y el aburrimiento dentro de la pareja es el final de la misma.

Es verdad que nado en un perpetuo mar de sexo, pero las aventuras actuales son bien escasas. Creo que más bien se trata de que siempre estoy dispuesto a amar, siempre hambriento de amor. Y hablo de amor, no de sexo. Y no me importa saturar mi obra con él -me refiero al sexo- porque no le tengo miedo y casi deseo ensalzarlo y predicar sobre él.
-Henri Miller; "Cartas a Anaïs Nin"-


"Oh, vosotros, hombres que buscáis el amor y afecto de las mujeres, y deseáis retenerlas, mirad de retozar antes de la copulación. Preparadla para el placer y no dejéis al azar la consecución de este fin. Exploradla con todos los medios a vuestro alcance y, al hacerlo, dejad vuestra mente libre de otros pensamientos. Estad. atentos al momento propicio del placer: llega cuando sus ojos están ligeramente humedecidos y su boca entreabierta. Uniros entonces, pero no antes". -Sheikh Nefzawi (siglo XVI)-

RECETA DE SENSUALIDAD

Me resulta divertido y sensual cocinar con todos los sentidos..., es como apreciar en toda su plenitud las bondades de un/a buen/a amante... sin apuro, despacio, lenta y suavemente... mientras se va descubriendo con la mirada, el tacto, el oído, el sabor y el olfato todos los ingredientes con que está compuesto/a...

Beber un buen vino de un solo trago no es para buenos catadores..., perdería el apreciar su color, su forma, su aroma, el oír el estallido contra las paredes de la copa y el deleitarse sorbo a sorbo, apretándolo muy despaciosamente entre la lengua y el paladar...

Lo mismo ocurre con los alimentos y con los cuerpos... Podría tragar algo de un solo bocado, pero me perdería de gran parte de sus texturas y sabor...

Desvístete muy despacio, lentamente, deja que vaya adivinando de a poco todo lo que me vas a ofrecer. Y cuando no quede más ropa que quitar, ofrécete a mis manos para que ellas vayan descubriendo a cuentagotas todas tus texturas. Y cuando te hayan descubierto totalmente, deja que mi boca te recorra con la lengua para así, ir arrastrando todos tus sabores y pueda también, ir descubriendo los perfumes de tu piel. Entrega como una música a mis oídos todas las experiencias que recojas...

Entrégate despaciosamente, dejando que se funda tu piel con mi piel. Ofrécete a mis sentidos como una fruta que ha madurado bajo los rayos de Febo, y fresca/o como los manantiales de agua pura y cristalina...

Sé mi alimento; deja que te moldee como la harina y el agua; toma la sal de mi piel... y entrégate para que te posea una y mil veces más, bajo el reflejo de plata de la Luna..., sé mi alimento y sé quien calme mi sed..., mi comida y amante.



  2 COMENTARIOS




15/03/2016  |  15:19
k boleta
100% de 1

15/03/2016  |  15:19
jajajajajajaja
100% de 1


FACEBOOK
YOUTUBE

EMPRESAS DESTACADAS

AUTOR DESTACADO

   

ELISA ROYO COLOMA

Me encanta la cocina y los mercados ademas soy una gran usuaria de la Termomix

4 artículos publicados




SÍGUENOS
          
SUBSCRÍBETE




Followers
Followers
Connections
Subscribers




Desde 1996, el magazine gastronómico en internet.


© 1996 - 2019. 23 años. Todos los derechos reservados.
SUBSCRÍBETE

Recibe las novedades de A Fuego Lento


SÍGUENOS